Impresiones jugables de Wolfenstein II: The New Colossus

Wolfenstein II: The New Colossus

Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One Xbox One X

Impresiones jugables de Wolfenstein II: The New Colossus

54 minutos de contenido gameplay en dos misiones ampliadas del E3

Impresiones jugables de Wolfenstein II: The New Colossus
 
 

América, 1961. El nazismo se extiende cubriendo toda la costa este y oeste de manera tan rápida que hay planes inmediatos por parte de los nazis para alterar el idioma del país del inglés al alemán. Soldados de la SS, patrullan las calles en la mayoría de las ciudades mientras la máquina de guerra alemana ha alcanzado nuevos avances tecnológicos. Literalmente, hay gigantes voladores que rivalizan con uno de los pilotos de Nick Fury en esas películas de Marvel. No sólo pueden albergar a miles de miembros de la tripulación, sino también a droides de asalto. Tu eres William BJ Blazkowicz y estás listo para la batalla.

Wolfenstein II: The New Colossus es la continuación del excelente reinicio de MachineGames de la legendaria franquicia Wolfenstein. Una franquicia que podemos decir con seguridad que va por buen camino junto a la Doom en términos de grandes clásicos de los shooters en primera persona.

Fuera de la diversión sin fin que depara disparar a nazis con controles sólidos y un arsenal de armas frescas, lo que más destaco sobre el reboot de 2014 fue la forma en que logró mezclar toda esa escoria nazi con una participación narrativa. Una que terminó trascendiendo el simple origen de Wolfenstein como una divertida excusa para disparar a nazis tecnológicamente avanzados en un castillo. Y en el proceso, convirtiéndolo en un juego que también trataba sobre el amor, la pérdida, la esperanza y el arrepentimiento.

No fue una casualidad tampoco con Id Software dándole a MachineGames los derechos de la franquicia en 2010. Se dedicó mucho tiempo y esfuerzo a asegurar que Wolfesntein: The New Order no sólo mantuviera el mismo nivel de diversión y desafío en primera persona por el que es conocido el nombre de la franquicia, sino también el desarrollo del protagonista William BJ Blazkowicz hasta el punto en que no puede quedar totalmente absorto en su historia personal y en la de la Resistencia.

Wolfenstein II: The New Colossus es más una secuela con la que mirar hacia adelante, por lo que si eres un fanático del primer juego te encantará este. Dejando a un lado el hecho de que se ve mejor que nunca gracias al Tech 6 que impulsó Doom el año pasado, la expansión del alcance narrativo y las ideas que nos ha brindado este título, es lo que más incita ver.

El trozo más grande que tuvimos oportunidad de experimentar en un evento reciente de Wolfenstein II tuvo lugar en la versión alternativa de Roswell, Nuevo México. Esa ubicación desértica en América más famosa por ser el lugar donde el gobierno de los Estados Unidos se abalanzo para encubrir y posiblemente obtener ganancias, es un sitio de impacto extraterrestre. Y sí, hay algunas indirectas sobre los nazis que asumieron el programa de investigación extraterrestre y están poniendo toda esa tecnología del motor del hover del espacio exterior para el buen uso.

Comenzando en un día soleado, un William BJ Blazkowicz encubierto está de camino a un restaurante local para establecer contacto con un miembro de la Resistencia. Con el objetivo final de acceder a una base secreta clandestina nazi. Aunque Wolfenstein no es en absoluto un juego de mundo abierto, el conjunto y el nivel de detalle muestra un gran cuidado en la recreación de este 1961 alternativo.




Cuando te encuentras con una conversación en su mayoría humorística entre dos miembros de KKK y un soldado nazi super-techno, se hace evidente lo bien que MachineGames puede equilibrar la luz, la oscuridad, la violencia y el sentido cómico. La secuencia cinematográfica subsecuente en la cafetería, también es una puesta en escena y destaca la locura pura de los nazis que imponen su voluntad en algo tan simple y pintoresco como lo que está disponible en el menú. Los días de hamburguesas y patatas fritas están prácticamente en extinción pero no los batidos de fresa que los oficiales de las SS toman como postre.

Es difícil no hablar de lo que sucede en el juego sin aventurarse en territorio spoiler y eso se reduce a que Wolfenstein II: The New Colossus sigue basándose en una narrativa cinematográfica guiada de lo que fue el anterior título. Tal vez más. Toda la misión de Roswell dura más de una hora y consiste en comenzar en la ciudad antes de infiltrarse en una estación de metro y luego usar un tren para llegar a una instalación secreta de investigación. Que puede o no concluir con una gran nube radioactiva que se extiende sobre el horizonte.

Donde más transmite The New Colossus respecto al juego original es en el combate. Para aquellos que jugaron Wolfenstein: The New Order, seguro que recordaras que no sólo era un juego desafiante que ofrecía múltiples maneras de abordar cada encuentro, sino también uno que recompensaba la habilidad. Y no a través de puntos o proclamaciones superficiales, sino con el simple hecho de que sobrevivir y superar a un escuadrón de nazis que llevaban una multitud de armamento era, sin duda, una victoria. Además, la era alternativa y las libertades tomadas con la tecnología avanzada del enemigo, se ha convertido en un camino pavimentado para ese viejo concepto de diversión con armas cada vez más impresionantes.

Hay una escopeta automática en Wolfenstein II que en realidad se siente como un subfusil semiautomático, con una gran cantidad de proyectiles. Enlazada en un cañon láser, puede ser un poco difícil de apuntar, pero puede fácilmente vaporizar a un nazi con un resplandor enorme antes de desaparecer por completo, destacando por encima de todo la diversión. Además, esta vez depende de la dificultad que la mayoría de los encuentros puedan llegar a ser a cercanos y brutales con derribos cuerpo a cuerpo.




La misión de Roswell implico un encuentro con un gran nazi musculoso, un escuadrón de soldados SS y androides nazis robóticos. Llámalo como quieras, pero un súbito impulso de correr hacia la salida y tratar de escapar, se apoderó en todo momento. Lo curioso es que el nivel de libertad del jugador en el juego permite que suceda sin dejar de respirar y no fue precisamente un punto negativo.

En resumen, Wolfenstein II: The New Colossus es una continuación directa y estupenda de la historia que comenzó The New Order, con un protagonista más humano y personajes memorables ante la situación de una resistencia oprimida que busca volver a atacar a los nazis. Las dos secciones que tuvimos ocasión de jugar, incluía una introducción divertida, pero ligeramente acolchada en la que un B.J. Blazkowicz, con silla de ruedas, luchaba hacia la libertad con secuencias cinematográficas del más alto nivel. Además de mucha acción. Y hay mucho que se puede decir acerca de personajes muy detallados con una gran animación y actuación, aún más en un juego como The New Colossus. Una experiencia llena de tanta historia como de matanzas nazis.

Tráiler – Batido de fresa

Video gameplay – Reunión y Roswell


Contenido relacionado