Probamos el nuevo Nacon Revolution Pro Controller 2

Probamos el nuevo Nacon Revolution Pro Controller 2
 

Nacon, la marca de periféricos, consiguió la licencia de PlayStation para poder lanzar al mercado mandos para el sistema PlayStation 4. De esta licencia nació consigo el Revolution Pro Controller, un mando para jugadores profesionales que aunque con mucha intención, tuvo diversos fallos que terminaron por no acabar de convencer a la mayoría de jugadores. Abandonar el Dualshock es algo complicado, especialmente para los usuarios más longevos en la marca y hacía falta algo más de lo que el primer mando de Nacon ofreció.

Con la lección aprendida llega al mercado el Revolution Pro Controller 2. Tras recibir mucho feedback por parte de la comunidad, han sabido crear un mando que en esta ocasión si merece un espacio para los jugadores más exigentes. Para quien desconozca el perfil de este mando, una de las principales virtudes es la inclusión de nuevos botones configurables en la zona muerta de agarre del mando, al más puro estilo scuff.

Lo primero que deberemos hacer es configurar el mando conectándolo a un PC, ya sea a través de Windows o MAC, pues en esta ocasión el software es capaz de funcionar desde dispositivos Apple. El mando puede almacenar hasta 4 perfiles diferentes del mapeado de botones, lo que permite posteriormente cambiar con un botón el tipo de controles que queremos utilizar.

El mando y los nuevos botones son cómodos, muy cómodos. La ergonomía del mando es muy correcta, teniendo una forma mucho más similar al mando de Xbox que a la forma que adoptan habitualmente los mandos de la marca PlayStation. Los controles analógicos están bien posicionados además de implementar muy correctamente la forma de cada uno de ellos. Con este mando no perdemos ninguna función respecto al Dualshock 4, ya que también contamos con un panel táctil en el centro del mando.

La configuración completa es lo mejor de este mando, además de los accesos directos en la parte trasera del mando, podemos configurar desde las direcciones del pad, la curva de respuesta de los controles analógicos e incluso la zona muerta con los gatillos traseros, dando más opciones y aportando más velocidad en el disparo de cara a los shooters. Además viene con diferentes configuraciones preconfiguradas para diferentes tipos de juegos, sin contar con que podremos descargar perfiles de configuración desde la red a través de otros usuarios que se atrevan a subir sus mapeados para cada determinado juego.

¿Necesito este mando? Es una pregunta compleja, lo que queda claro es que solo será un mando útil para jugadores que quieran llevar su juego un paso más allá. Es un mando pensado para competir, pero también para todo aquél jugador exigente en los principales modos en línea de sus juegos favoritos. Si eres un jugador amateur, que no disfruta de los modos en línea, que dedicas el tiempo a muy diversos juegos, quizá no compense el desembolso extra que supone. Pues mientras que el mando oficial de Sony tiene un precio que ronda los 50€, el Revolution Pro Controller 2 se va por encima de los 100€. *Añadido importante es que este mando lo podemos utilizar también en PC.

La clave será saber si vas a sacar partido al mando, pues principalmente está pensado para shooters con modos en línea frenéticos o tácticos, pues con los botones opciones podemos realizar acciones mucho más rápidas y obtener la milésima necesaria que cambia nuestra muerte por la del oponente. En este sentido el mando cumple a la perfección, es accesible, fácil de configurar y ofrecerá resultados. Si eres un jugador al que no le gusta quedarse atrás sin duda puede ser un buen desembolso. Si juegas esporádicamente y los modos en línea no son lo tuyo, quizás debas pensártelo dos veces. *Solo se puede jugar previa conexión mediante USB-C ya que no dispone de conexión inalámbrica.