El poder del amor envuelve a los Androides en Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Finalizada

El poder del amor envuelve a los Androides en Dragon Ball Super

Número 17 y Número 18 acuden al rescate de Goku en un episodio surrealista

El poder del amor envuelve a los Androides en Dragon Ball Super
 

Tras ya varios meses desde que comenzó el Torneo de Poder en “Dragon Ball Super”, los guerreros comienzan a notar el cansancio. A lo largo de las últimas semanas han ido cayendo algunos de los participantes más poderosos de la competición, y con la victoria e Goku sobre Kefla en el episodio anterior, ahora el resto de equipos se preparan para la recta final en una situación muy comprometida. El Universo 2 es uno de los más debilitados, y aprovechando la ocasión movían ficha para acabar por fin con el Saiyajin después de dos combates más que agotadores. Sin embargo Goku no está solo, y el poder del amor no es exclusivo de Ribrianne y compañía.

Viendo el estado de debilidad de su luchador principal, Gohan y Piccolo se lanzaban al rescate intentando despegarse de sus rivales. Y es que desde que se cruzaron con los Namekianos del Universo 6, apenas han tenido un respiro para poder contribuir al equipo. No obstante tanto Saonel como Pilina no permiten que Goku reciba ninguna ayuda y vuelven a atacar anticipando el combate que se desarrollará la próxima semana en “Dragon Ball Super”, y que enfrentará a hermanos de sangre por un mismo objetivo.

 

Por otro lado Vegeta, tras haber contemplado de lo que es capaz Goku con el Migatte no Gokui, decide intentar copiar la técnica con el rival que tiene más cerca. El Príncipe Saiyajin también compartió entrenamiento con Whis cuando este les explicó el método para alcanzar el Ultra Instinto, y después de presenciar algunas clases prácticas, Vegeta decide relajarse y comenzar a recibir golpes del bufón Catopesra del Universo 3. Ante esa provocación el rival activa el “Modo Batalla Olas Embravecidas”, pero vuelve a hacer el ridículo cuando el Saiyajin se cansa de intentarlo y vuelve a ser el mismo de siempre.

Mientras todo esto sucede, la Diosa de la Destrucción del Universo 2 comienza a analizar la situación. Con 5 guerreros en combate, Hela tiene todavía en posesión uno de los equipos más numerosos. La última vez que los vimos en acción fue en el surrealista espectáculo de Ribrianne y sus compañeras del Escuadrón Doncella, y la situación no terminó demasiado bien. Ahora que Goku parece estar totalmente agotado, opta por mandar a todos sus luchadores contra él, pero no tiene en cuenta a los olvidados androides Número 18 y Número 17.

Aunque habían pasado ya muchos episodios desde que ambos entraran en acción, las secuelas del combate todavía les pasaban factura. Especialmente era grave el caso de Número 18, que no podía apenas moverse por una torcedura de tobillo. Sin embargo en un movimiento inesperado Número 17  intima con ella y le cura las heridas con lo que tiene a mano. Y es que Lapis y Lazuli son gemelos y antes de caer en manos del malvado Doctor Gero siempre estuvieron unidos. Desde su regreso a “Dragon Ball Super” no habíamos podido ver eso, pero el amor entre ellos ha resurgido en el momento más necesitado de todo el torneo.

Así es como la pareja acude en ayuda de Goku y sacándolo de la encerrona deciden encargarse de Ribrianne y Rozie. Con un ataque en el último instante desvían el “Love Simphony” de la guerrera, y se colocan en su camino. Mientras tanto los 3 guerreros restantes del Universo 2, Rabanra, Zarbuto y Zirloin, se quedan en segundo plano vigilando al Saiyajin para que no intente nada extraño.

Rozie, quien quería venganza por la eliminación de su compañera Kakunsa, se lanza directamente a por Número 17, mientras que Ribrianne hace lo propio con Número 18. La primera comienza el enfrentamiento con su “Puño Yachaine”, mientras que la segunda opta por el mismo “Machine Gun” que ya usó en el pasado. No obstante los gemelos del Universo 7 logran esquivar todos los ataques dejando claro que la balanza está de su lado.

En este instante el episodio entra en un fragmento totalmente surrealista, y el humor de “Dragon Ball Super” olvidado en las últimas semanas por la escalada de tensión, vuelve a aflorar. La comedia más estúpida acude a la conversación que mantienen Ribrianne y Número 18 ante las constantes provocativas de la primera por su “manejo” del amor. “Peleamos por un objetivo noble, no solo por defender a un calvo“, le asegura en relación a su falta de sentimientos y su marido Krilin. Sin embargo, sin ser consciente, está poniendo una losa sobre su propia tumba.

Tras el intercambio de palabras, Ribrianne vuelve a atacar, pero Número 18 se vuelve a resentir por el tobillo, y justo antes de caer en las garras de la rival, su compañero la rescata de nuevo y traza una estrategia súbita que pasa desapercibida. Una treta en la que cae tanto Rozie como Ribrianne, cuando se golpean por error entre ellas, y Número 17 aprovecha para eliminar de la competición a Rozie.

Ahora que Ribrianne se ha quedado sola opta por utilizar también la inteligencia, y tras perder su transformación y pasar a ser de nuevo Brianne, prepara una trampa a Número 17. Con un señuelo sitúa a su rival donde quiere, y en el momento más inesperado activa su “Big Amour” y encierra a la guerrera del Universo 7 en unas enredaderas de energía que brotan del suelo.

Cuando parecía que las cosas no podían complicarse más, el resto del equipo del Universo 2 comienzan a animar a Brianne con unas varitas luminosas que le confieren energía gracias al poder del amor. Lo que todos desconocían era que la acumulación de esta, provoca el incremento desorbitado de tamaño en la guerrera. Brianne comienza a crecer hasta convertirse en una gigante que sobrepasa toda escala, y que se dispone a acabar con Número 18 de un solo golpe del “Puño el amor”.

Es en ese instante cuando algo cambia en el interior de Número 18 y decide mostrar a todos el verdadero amor que guarda en el interior. Krilin había le había estado animando en todo momento desde las gradas, y eso provoca que explote en ira para no ser eliminada, rompiendo la técnica de la rival y tomándose la justicia por su propia cuenta. Junto a Número 17 escalan el inmenso cuerpo de Ribrianne, y le atraviesan la cabeza evaporando su transformación y acabando con el combate.

Solo quedan 15 minutos antes de que el Torneo de Poder llegue a su fin, y cada vez son menos los guerreros que quedan en pie. Parece que por fin “Dragon Ball Super” se enfrenta a su recta final prevista para el mes de marzo, y la semana que viene le dará la oportunidad a Gohan y Piccolo para que demuestren de lo que son capaces ante los dos últimos bastiones de esperanza del Universo 6. ¿Conseguirán la victoria?


Contenido relacionado