Mario Tennis Aces

Mario Tennis Aces

Nintendo Switch

Primeras impresiones jugables de Mario Tennis Aces

El fontanero recupera la raqueta en uno de las entregas más potentes y arriesgadas de toda la saga

Mario Tennis Aces
 

Uno de los lanzamientos más importantes de Nintendo para este verano es sin ninguna duda Mario Tennis Aces. Hace unos días tuvimos la suerte de probarlo, tanto su vertiente multijugador como el modo aventura, y en este artículo os venimos a traer nuestras primeras impresiones.

Mecánica al servicio de la diversión

Lo primero que hay que tener claro es de donde venimos. Mario Tennis: Ultra Smash de Wii U no consiguió convencer a la crítica en gran parte por el excesivo protagonismo que tenían las mecánicas más fantasiosas. Para no caer en los mismos errores, esta vez Camelot Software ha rediseñado las mecánicas que afectan a esta parte del juego.

Como jugadores tenemos el set básico de golpes, golpe plano, cortado y globo, además de una barra de energía que iremos rellenando a medida que vayamos conectando golpes. Esa barra será la que nos permitirá hacer los movimientos más increíbles. Por un lado manteniendo pulsado el botón “”R” paralizamos el tiempo para llegar a casi cualquier bola y cuando la barra esté completamente llena, con el botón “L” podremos utilizar un supergolpe apuntando de forma mucho más precisa, consiguiendo casi de forma segura un punto a nuestro favor.

Otro de los elementos jugables en los que también interviene la energía son las estrellas. Éstas surgirán en nuestra parte de la pista cuando nuestro rival conecte un mal golpe y si nos posicionamos dentro de ellas y pulsamos el botón “R”, podremos realizar un tiro apuntando menos fuerte que el especial, pero que también pondrá las cosas muy difíciles a nuestro oponente.

Estas tres opciones nos abren un abanico de posibilidades estratégicas sobre la gestión de la energía. Igual algunos jugadores prefieren ahorrarla para conectar golpes ganadores y otros con un estilo más defensivo prefieren utilizarla para realentizar el juego.

Mario Tennis Aces

El último aspecto que hay que tener en cuenta para entender la jugabilidad es el de las vidas de las raquetas. Una raqueta tiene tres vidas y se van perdiendo de dos formas. La primera es si golpeamos demasiado pronto un tiro de nuestro rival desde una estrella. En ese caso perderemos una vida, pero si por el contrario devolvemos demasiado pronto el tiro especial de nuestro rival, perderemos directamente las tres vidas. Si esto ocurre vaya como vaya el partido quedaremos eliminados.

Por suerte esta opción se puede quitar y que así simplemente cuando rompamos una raqueta perdamos un punto. Esta mecánica nos ha parecido interesante ya que supone que como jugadores tengamos que elegir entre arriesgar o ser más conservador a la hora de intentar devolver un golpe especial. Si lo intentamos y fallamos perderemos la raqueta y la partida, pero en cambio si nos arriesgamos y lo conseguimos podemos conseguir un auténtico golpe moral.

En conclusión se puede decir que la mecánica de este Super Mario Tennis Aces se adapta a la perfección al objetivo del juego, la diversión. Supone un equilibrio perfecto entre los elementos habituales del tenis y los fantásticos, haciendo que el gameplay sea fluido, intenso y adictivo.




Una aventura de todos los colores y sabores

Aunque el principal reclamo de la saga en los últimos años ha sido el modo multijugador, Camelot ha puesto en esta ocasión un verdadero cariño a la propia aventura. El Modo Historia de Mario Tennis Aces se despega de los orígenes más enfocados al rol de la franquicia, para optar por una aplicación de las mecánicas de los partidos a distintas situaciones. Se percibe el esfuerzo del estudio por intentar mantener el estilo de los últimos títulos del fontanero, conservando  los elementos que funcionan allí con un replanteamiento de concepto. Resulta extraño hablar de un mapa con casillas por las que nos movemos, pero su inclusión funciona a las mil maravillas. Durante nuestra partida pudimos probar un nivel que servía a modo de tutorial, donde nos enseñaban los distintos golpes y habilidades, más otras dos fases. Son estas dos las que ponen de manifiesto el potencial de este modo.

Los niveles se dividen entre enfrentamientos directos contra algún otro personaje, y otras fases de transición en la que se nos presentan distintas pruebas. Ninguno de estos dos tipos plantea situaciones antes vistas en la saga. Mientras que en el nivel valle teníamos que devolver un número determinado de pelotas a unas plantas que nos disparaban, en el otro sacábamos toda la artillería para derrotar a Donkey Kong.  Ambas pruebas pertenecen al mundo ambientado en la jungla de los queridos simios, y todos los elementos, tanto estéticos como jugables se amoldan a esta premisa. No obstante, la sensación de solidez y fluidez general se mantienen a pesar del riesgo que suponen algunas de estas propuestas “poco comunes”.

Mario Tennis Aces se apoya sin conservadurismos en el escenario para acolchar unos golpes y movimientos que si bien sorprenden, no son suficientes como para sostener todo el título. La magia de la simulación en esta ocasión está exprimida al máximo, y la locura de los Mario Party se puede sentir en muchas de las situaciones a las que tendremos que hacer frente. Hablar de un partido frente al simio de turno en este título no es hacerlo sobre un golpe ganador, o el efecto de la pelota en determinado momento, sino de la habilidad que demostremos en el momento de interactuar con la prueba de fondo. Y es que cada pista nos presenta obstáculos con los que lidiar al tiempo que ganamos el partido. Para Donkey Kong es un red hecha de plantas que nos dificultan pasar la pelota, pero para otros jugadores serán otros elementos completamente distintos.

Desconocemos cómo evolucionará esta disposición de los niveles y las mecánicas a lo largo del juego -solo probamos una porción muy pequeña- pero esta entrega apunta a ser una verdadera revolución en cuanto a modo historia se refiere. Sabemos que la narrativa del fontantero nunca ha sido de alabar, pero poco importa cuando el viaje es tan divertido. Los colores, la música, y el carisma del personaje están presentes en todo momento. Nintendo nos lanza un pozo de horas que servirán de complemento ideal para la verdadera estrella del juego. La compañía nipona no ha incluido una aventura de pega, pero sí se ha volcado de lleno en el verdadero músculo que sostendrá el lanzamiento este verano.

Un multijugador con un gran potencial

Terminamos este artículo hablando de la parte a la que la gran mayoría más horas jugaréis, el multijugador. Como todos sabréis el online de Nintendo Switch va a pasar a ser de pago y quizás Mario Tennis Aces sea uno de los juegos que justifique este pago.




Mario Tennis Aces

El juego cuenta con una plantilla de más de 20 personajes y hay diferencias entre ellos y sus tipos de golpes. Esto hace que en el modo multijugador sea importante dominar las diferentes características de los jugadores. Un buen ejemplo es Rey Boo que tiene la posibilidad de recorrer la pista de forma rápida gracias a sus fantasmagóricos poderes.

Nosotros no hemos podido probar el online pero simplemente jugando partidas contra compañeros o la IA hemos podido ver el gran potencial que tiene el juego. Las mecánicas de la energía, el buen equilibrio que hay entre los elementos arcade y del tenis tradicional y las leves diferencias entre personajes, pueden crear, si la comunidad lo permite, un online de los más activos de Nintendo Switch.


Contenido relacionado