Jugamos y te contamos todo de The Elder Scrolls Online: Wolfhunter

The Elder Scrolls Online

PC PlayStation 4 Xbox One
8.7

Muy bueno

Jugamos y te contamos todo de The Elder Scrolls Online: Wolfhunter

Así es el nuevo pack de contenido

Jugamos y te contamos todo de The Elder Scrolls Online: Wolfhunter
 

Hoy mismo día 13 de agosto llega a The Elder Scrolls Online el más reciente de los DLCs, Wolfhunter. A través de este DLC llegan al exitoso MMORPG de Bethesda y ZeniMax Online dos nuevas dungeons con su propia historia, estética, mecánicas y, por supuesto, recompensas. Gracias a Bethesda nosotros hemos tenido la ocasión de disfrutar de una de estas dos dungeons nuevas acompañados por parte del equipo de desarrollo de la obra. En concreto hemos estado asesorados y acompañados por Matt Firor, director del juego; Jeremy Sera, diseñador jefe de contenido; y Mike Finnigan, diseñador jefe de mazmorras. Y si queréis descubrir más, os invitamos a que nos acompañéis en este repaso a Wolfhunter.

Como bien os contábamos, Wolfhunter incluye dos mazmorras distintas: Moon Hunter Keep y March of Sacrifices. La primera de ellas, que es la que no hemos podido jugar por nosotros mismos, nos transporta a la ciudadela de Moon Hunter Keep para hacer frente a una horda de hombres lobo que se han hecho con el control de la zona. Deberemos desentrañar quién está tras todo este asunto y abrirnos paso para acabar con ello.

Sin embargo, March of Sacrifices, que es la mazmorra más llamativa, sí que la hemos disfrutado de primera mano. A través de esta nos introducimos en la realidad de Hircine, conocida como Hunting Grounds (o Terrenos de Caza en castellano), un lugar en el que constantemente luchan presas contra cazadores. Tal y como indica Mike Finnigan, desde el primer momento nos damos cuenta de que estamos ante un lugar especial, ya que aunque los mundos daédricos siempre tienen aspectos muy peculiares, muy extraterrestres, esta zona está creada para parecer completamente natural, recordando a la naturaleza salvaje de Tamriel.

Sin embargo, Hunting Grounds está repleto de terribles bestias y, por supuesto, de otros grupos de cazadores que harán lo que haga falta para conseguir el favor y el beneplácito de Hircine, que observa cada uno de nuestros movimientos desde la lejanía. Cada una de las pequeñas zonas que conforman March of Sacrifices es única, tanto a nivel visual como de mecánicas. Los diferentes enemigos y la fauna y flora local consiguen esa sensación de progreso, de no estar atascados en un punto concreto y de seguir adelante, haciendo que una mazmorra bastante larga, como es esta, se convierta en una experiencia que se pasa volando.

Además, cada uno de los enemigos que nos encontramos en la mazmorra tiene su porqué, tanto narrativa como jugablemente. Hunting Grounds es el hogar de temibles bestias a las que tendremos que hacer frente y que, a medida que avanzamos, servirán para ir dándonos pistas acerca de qué mecánicas nos vamos a encontrar en el próximo jefe. De esta forma, aunque tendremos que aprendernos algunos patrones de ataques, los bosses resultan bastante intuitivos.

Mención especial merece la capacidad de ZeniMax Online para introducir en Wolfhunter novedades mecánicas. A través de March of Sacrifice tendremos que ser tanto cazadores como presas. Y para ello se ha hecho un excepcional uso del sigilo. Llegado el punto, tendremos que abatir a la presa que hemos venido a buscar utilizando el sigilo, escondiéndonos en las sombras y esperando a que Tarcyr (que es nuestro objetivo) desvele su posición. Sin embargo, no mucho más tarde, los acontecimientos se tuercen y nos veremos en la posición de presa, obligándonos a ser nosotros quienes tratemos de evitar revelar nuestra posición, dando así como resultado un uso totalmente original y fresco del sigilo en The Elder Scrolls Online.

Otro toque interesante es el hecho de incluir objetivos secundarios en March of Sacrifices. Con esta inclusión, desde ZeniMax Online han intentado crear algo que sea capaz de no interferir con logros principales como el de completar la dungeon en cierto tiempo o hacerlo sin morir; pero que a la vez pueda ofrecer una experiencia y una recompensa única a los jugadores que no quieren los retos clásicos.

También cabe destacar el apartado narrativo de las dos mazmorras que llegan con Wolfhunter. Por un lado, llama la atención que ambas estén interconectadas, ofreciendo no dos experiencias separadas, sino una historia coherente y completa a través de las dos. Por otra parte, y respecto a March of Sacrifices, resulta gratificante que la historia va más allá de ser una mera excusa, poniendo sobre la mesa un debate y dando al jugador la opción de que tome un final u otro.

En general, Wolfhunter es un DLC como los que ZeniMax Online nos acostumbra a lanzar para The Elder Scrolls Online. No se trata de un enorme pack de contenido ni va a revolucionar el videojuego, pero por suerte no se queda en la introducción de más contenido porque sí. Lleva cosas nuevas al jugador, se siente fresco y la capacidad creativa de los responsables de The Elder Scrolls Online no da seña alguna de agotamiento. Y eso es una gran noticia para los millones de jugadores del MMORPG.


Contenido relacionado