Vuelve el verdadero Bakugo en el episodio 60 de My Hero Academia

My Hero Academia

Vuelve el verdadero Bakugo en el episodio 60 de My Hero Academia

Con la verdad por delante Katsuki enfrenta su destino en pos de alcanzar su sueño

Vuelve el verdadero Bakugo en el episodio 60 de My Hero Academia
 

Tras más de una veintena de episodios, la tercera temporada de “My Hero Academia” se aproxima a su desenlace. Sin embargo Bones ha sabido seccionar con inteligencia el material original, dejando para este momento uno de los puntos de inflexión más importantes de toda la obra. El Examen de Licencia de Héroe ha llegado a su fin, pero los problemas no han hecho más que empezar. Y es que los resultados de la prueba tendrán consecuencias importantes en algunos de los alumnos. Ahora que el mundo conocerá a sus nuevos protectores, algunos de ellos parecen perderse por el camino, o incluso desviarse hacia la oscuridad.

¿Aprobará Todoroki? ¿Qué pasará con Midoriya? El final del último episodio dejaba en el aire las notas de las pruebas, y nos hacía preguntarnos si realmente la serie sería tan atrevida como para dejar fuera de juego a alguno de los protagonistas. Pues bien, el episodio 60 de esta semana nos da una respuesta intermedia. La pantalla de resultados revela que efectivamente Deku ha aprobado, así como casi toda la clase 1-A. Todos menos Todoroki, quien ya tenía papeletas para suspender por el altercado con Gang Orca, y Bakugo, a quien finalmente le termina pasando factura su agresivo carácter y su falta de compasión.

Yoarashi, el otro involucrado en el desastre de la última prueba también ha sido castigado con el suspenso, sin embargo ni él ni Todoroki explotan en ira. Más bien el alumno de la Shigetsu cae de rodillas ante Shoto para pedirle disculpas por lo sucedido. Mientras uno comprende que ha errado por estar ciego de ira, el otro por fin despierta de su sueño. Durante toda su vida Todoroki siguió el camino de su padre, sin cuestionarse nada, ni cultivar un pensamiento crítico propio. Esta es la primera vez que no logra alcanzar la siguiente meta de ese camino pactado, y la primera vez que vislumbra otras realidades.

¿Sería capaz “My Hero Academia” de sorprender? El anime sigue sin estar dispuesto a arriesgar su posición en los rankings de popularidad, tomando decisiones que puedan dividir a la comunidad. Poco tarda en quedar evidente cuando Yokumira Mera termina su discurso emotivo para los nuevo héroes, y anuncia la posibilidad de repesca para todos aquellos que han suspendido. Todoroki, Bakugo y Yoarashi tendrán una segunda oportunidad en un curso de recuperación de tres meses. Tras aprobar estos test podrán volver junto a sus compañeros en igual de condiciones. Una noticia que sin duda alegra a la mayoría, pero que no parece despejar la mente intranquila de Katsuki.

Más y más explicaciones. Durante las últimas semanas el anime había estado regalando píldoras de acción casi sin descanso, y con el episodio de esta semana parece que la intención era poner un poco de pausa y atar narrativamente algunos de los sucesos que pasaron casi sin dejar poso por pantalla. ¿Nos acordamos de Camie? Su aparición generó un gran revuelo –desnudo incluido– pero tan fuerte llegó, desapareció sin dejar rastro. Aunque los lectores del manga ya conocían el truco, puede decirse que la explicación tras su marcha es un giro más que interesante para tender un puente hacia el arco que está por llegar.

Con todo esto aclarado, la serie reengancha la continuidad de su universo con la trama para generar preguntas. Han nacido nuevos héroes que defenderán la sociedad, pero la ausencia de All Might seguirá sin cubrirse. Ya lo mencionaron los responsables del examen durante su preparación, cuando explicaron que preferían tener muchos héroes mediocres que supieran trabajar en equipo, antes que dejar el hueco vacío del Símbolo de la paz. La unión hace la fuerza, y aunque esto aplique efectivamente al bando de los buenos, también podría comenzar a aplicarse a todos los villanos. Tanto el símbolo de un bando como el del otro han desaparecido dejando vacante un poder por el que ahora podría desatarse una verdadera guerra.

La idea de un desastre de proporciones desastrosas sigue estando en la mente de All For One cuando All Might acude a visitarlo a la prisión de alta seguridad Tártarus. Tanto es así, que incluso dejó preparado un atajo para los suyos cuando comenzara la disputa entre las nuevas generaciones de héroes y villanos. La puerta de escape para los planes del All For One se llama Shigaraki, el joven destinado a continuar su legado. “No sé dónde está”, aclara ante el interrogatorio de All Might. “A diferencial del tuyo, él ya ha dejado el nido“. Tomura se ha convertido en un nuevo jugador autónomo por la lucha del poder. Pero ¿es eso realmente lo que quería el líder de la Liga?

All For One nunca pensó en formar un equipo, ni siquiera siente amor por su pupilo. Su mente está tan corrompida que no entiende el significado de la amistad o la empatía. Lo único que le movía y le ayudaba a seguir hacia adelante era intentar convertirse en el rey del mal. ¿Por qué? Porque All Might era el rey del bien, solo por equilibrar la balanza. Sin bien no hay mal, y sin mal no hay bien, un dicho al que se ha recurrido tanto en literatura como en cine durante décadas, y que “My Hero Academia” siguiendo el cómic americano, no ha dejado pasar la oportunidad de incluirlo.

Como haría un Joker encerrado frente a Batman, All For One ya tiene en su cabeza la cadena de acontecimientos que cambiarán el orden del mundo. Endeavor sucederá a All Might como número uno, y comenzará a cuestionar las instituciones y la unidad de los héroes. Eso provocará un clímax de inestabilidad propicio para la aparición de voces discordantes, y para el incremento de la actividad entre los villanos. Será entonces cuando Shigaraki reaparezca junto a sus compañeros para canalizar todo ese odio y hacerse con el mandato del mundo. Todo esto mientras All Might observa impotente sin poder hacer nada.

No me dejaré matar, no dejaré que Shigaraki me mate. No dejaré que ocurra el futuro que imaginas“. El antiguo símbolo de la paz parece recobrar su energía al menos en espíritu. “Destruiré tu futuro en pedazos tantas veces como sea necesario“, le dice mientras piensa indirectamente en Midoriya. Será él quien tenga que cumplir el trabajo, pero para ello antes deberá dejar resuelto todos los cabos que ha ido acumulando desde que recibió el One For All. Si quiere echarse el mundo a la espalda tendrá que hacer frente a Bakugo. Y es que se acabaron las mentiras entre los dos.

El momento era inevitable, y su resolución promete ser realmente impactante. Bakugo ha descubierto al fin el origen del quirk de Midoriya, y se dispone a ajustar cuentas con él. No porque lo crea injusto, o por que le odie, sino porque ahora que sabe a quien tiene delante, siente miedo de no poder alcanzar su sueño. “Ambos queremos ser como All Might“. Pero solo uno de los dos lo conseguirá ¿Será él? Saldremos de dudas en el próximo episodio.


Contenido relacionado