Así es el Xbox Adaptive Controller, el mando centrado en la accesibilidad

Se lanzó en septiembre del año pasado

Xbox Adaptive Controller
 

El mundo del videojuego se encuentra en plena adolescencia: aún no ha crecido lo suficiente como para ser reconocido con la misma dignidad que otros artes por el público ajeno a este medio. Aunque sí es cierto que, desde hace algunos años, se empieza a notar cierto interés por parte de la industria en mostrarse más abierta y dispuesta a expandirse no sólo en números y volumen de usuarios, sino en políticas y responsabilidades con la sociedad en la que se enraíza.

Y es que, muchas han sido las veces en las que la comunidad de jugadores ha tenido que ver cómo se demonizaba al medio y encontrarse con que la única herramienta para defender el potencial positivo de los videojuegos es una simple intuición de que, efectivamente, usados de forma correcta, pueden ser beneficiosos. Una intuición a la que le hacen falta estudios, elementos tangibles, iniciativas sociales… En definitiva, que la vayan convirtiendo poco a poco en algo cada vez más real. Microsoft se dio cuenta de esto hace algunos años, los cuales ha empleado para crear un mando que represente bien esas intenciones: el Xbox Adaptive Controller.

Xbox Adaptive Controller

¿De dónde surge el proyecto?

El Xbox Adaptive Controller surge de una coherente mezcla entre una de las filosofías empresariales de la compañía americana y la necesidad de cobrar relevancia universal a través de crear un nexo con el mundo real. De tal forma que el entorno social pueda beneficiarse de los esfuerzos e inversiones en innovación llevados a cabo por la compañía. Este mando sería esa conexión: una herramienta que permita que los videojuegos sean mucho más accesibles para aquellos colectivos que poseen algún tipo de problema de movilidad. Lo cual, al mismo tiempo que esconde la clara ventaja de que el número de clientes al que poder llegar se expande considerablemente, se consigue el efecto colateral de alcanzar una mayor integración de estas personas en la cultura del ocio digital interactivo.

Xbox Adaptive Controller Proyecto

¿Cómo funciona?

El Xbox Adaptive Controller está pensado para suprimir las barreras que ofrece la rigidez de un mando convencional. Es decir, aboga por multiplicar las opciones a la hora de configurar y remapear los controles del dispositivo tradicional para que cada usuario pueda encontrar la forma de jugar que más se ajusta a su condición.

Para lograrlo, el Xbox Adaptive Controller posee un total de 24 entradas a las que se le pueden conectar una gran variedad de periféricos que sustituyan aquellos botones del mando cuya disposición impida que la persona pueda jugar de forma cómoda. Así, a través de un amplio rango de entradas mini-jack, se le suman varias USB mediante las que se le añadirían el uso de joysticks, pulsadores, pedales y un sinfín más de tipos de herramientas. Una serie de posibilidades que se multiplican de manera exponencial si tenemos en cuenta que también es compatible con otros dispositivos creados a partir de una impresora 3D. A todo esto, hay que sumarle la posibilidad de conectarle un mando convencional para que una persona ejecute los comandos que a otra le resultaría imposible aún con el uso de estos periféricos. De tal manera que, por ejemplo, en un shooter una controlaría la cámara del personaje mientras que la otra se encargaría de apuntar y disparar.

Sin embargo, las virtudes del mando no sólo residen en la posibilidad de recurrir a elementos externos a él sino que Microsoft se ha preocupado por tratar de que sea lo más versátil posible o, dicho de otra manera (y recurriendo al propio término ”Adaptive” que conforma el nombre de este mando) se adapte también a diferentes circunstancias. Así, el Xbox Adaptive Controller no estaría pensado única y exclusivamente para que funcione en la consola de sobremesa de la compañía, sino que la intención que hay tras él se basa en la idea de que forme parte de un ecosistema más grande. Con esto nos referimos a que podrá usarse también en PC si tenemos la versión Windows 10 y con el futuro proyecto Stadia presentado recientemente por Google.

Xbox Adaptive Controller accesorios

¿Para qué sirve?

Tal y como mencionábamos antes, el Xbox Adaptive Controller hace que aquellas personas que posean movilidad reducida en diferentes grados pueda disfrutar de cualquier videojuego de manera intuitiva y cómoda. Un logro que, aunque a primera vista parezca simple, esconde una gran cantidad de connotaciones si lo contemplamos a nivel psicológico y social.

Haciendo referencia a estas últimas, hablamos de que el mando se presenta como una herramienta con un potencial impresionante a la hora de disminuir la exclusión que estas personas pueden padecer en su entorno social. El Xbox Adaptive Controller sería la puerta de entrada a formar parte de una actividad que cada vez disfrutan más personas, lo que iría encaminado a romper esa barrera psicológica que hace que el entorno social muestre aún cierto rechazo con respecto a estos colectivos. Una barrera que, sobre todo, frena la visibilización de su sufrimiento y sus problemáticas.

Y es que las bondades de este nuevo proyecto de Microsoft no se quedarían sólo en esto, ya que la satisfacción que a estas personas no estaría únicamente relacionada con la diversión sin procesar que ofrecen los videojuegos, sino porque el dispositivo ayudaría a crear un espacio en sus vidas en el que se sintieran verdaderamente autónomas y con ello, más autorrealizadas.

Xbox Adaptive Controller accesibilidad

Conclusión

Tras haber acudido a la presentación del Xbox Adaptive Controller y tener la oportunidad de trastear con él y ver a otros usándolo, el pensamiento que principalmente inunda mi cabeza es, simplemente, el siguiente: necesitamos más proyectos como este. Resulta estimulante ver cómo el medio del videojuego comienza a ser consciente de lo que hay más allá de sus propios márgenes. Una inercia a la que se le van sumando nuevas empresas como Electronic Arts, que también cuenta en algunos de sus juegos con funciones que hacen sus propuestas más accesibles para personas con algún tipo de discapacidad.

Y, sobre todo, es bonito ver cómo, en este caso concreto, el Xbox Adaptive Controller ha suscitado una sólida colaboración con un gran número de fundaciones cuya principal misión es mejorar la vida de estas personas. Ya iba siendo hora de que los videojuegos también atendiesen a una responsabilidad social porque, por mucho que nos transporten a mundos impensables y soñados, al final siguen siendo una parte más de la realidad en la que todos vivimos.

Ramón Baylos
Redactado por: Ramón Baylos
Crecí rodeado de naturaleza y campos de trigo, pero con la cabeza llena de historias sobre dragones y planetas lejanos. Después me hice psicólogo para poder fascinarme con las historias de los demás.