Análisis Darksiders Warmastered Edition en Nintendo Switch: Entre el Cielo y el Infierno

Nintendo Switch
 

En 2010, Vigil Games y THQ sorprendieron a los amantes de videojuegos de aventuras y hack and slash con Darksiders. Una obra muy singular diseñada por Joe Madureira, conocido escritor y dibujante por su trabajo en Marvel Comics, que rápidamente ganó una notable popularidad gracias al recibimiento de la prensa especializada y el público en general. Dos años más tarde, salió a la venta Darksiders 2, una historia paralela que amplificaba notablemente todo lo visto en el anterior juego consagrándose como una saga prometedora. Lamentablemente, en 2013, THQ, cayó en bancarrota y varias de sus franquicias entraron en subasta —otras desaparecieron sin dejar rastro— con un vacío en al industria casi insustituible. Tiempo después, nació THQ Nordic con el objetivo de rescatar el legado de la antigua editora de videojuegos, y los fans volvieron a tener esperanza de ver continuar la serie.

Con el lanzamiento de las remasterizaciones para las nuevas consolas, finalmente Darksiders III se convirtió en una realidad (desarrollado por Gunfire Games gracias a la colaboración de antiguos empleados de Vigil Games). A pesar de que el título no cumplió las expectativas de muchos seguidores, significó un nuevo punto de partida para la franquicia. Ahora, los usuarios de Nintendo Switch reciben Darksiders Warmastered Edition, la versión mejorada de la obra original para revivir o conocer el periplo del primer Jinete en su última misión en la Tierra.

Una historia de venganza colosal

En Darksiders Warmastered Edition encarnaremos a Guerra, uno de los cuatro Jinete del Apocalipsis encargado de velan por la Justicia Divina, que es enviado a la Tierra en respuesta de la batalla final entre el Cielo y el Infierno. El Jinete sufre una emboscada y es acusado por el Consejo Abrasado de adelantar el Apocalipsis. Como penitencia por su delito, deberá limpiar su nombre y buscar a los verdaderos culpables que han condenado el mundo de los hombres.

La historia de Darksiders Warmastered Edition sigue siendo una gran aventura con algunos momentos memorables y unas cinemáticas que han aguantado muy bien el tipo. Destaca especialmente en la construcción de personajes, tanto principales como secundarios, que siguen mantenido carisma gracias a su fuerte inspiración en la mitología cristiana. No podemos decir lo mismo de la variedad y extensión de mundo, pues estamos ante un título bastante lineal y el paso de los años denota lo vacío y carente de vida que están sus partes abiertas. Pese a ello, sigue siendo una delicia recorrer su universo a lomos de Ruina, empaparse de su argumento y descubrir todos los secretos que esconden las más de 15 horas de aventura principal. Asimismo, dispondremos de cuatro niveles de dificultar diferentes por si queremos rejugarlo cualquier momento.

El mundo humano en aparente cenizas

Aunque la historia no resulta tan sorprendente como en 2010, la jugabilidad sigue siendo magnífica, combinando exploración de escenarios, resolución de puzles y acción estilo hack and slash. Deberemos ayudar a Guerra a recuperar sus poderes y armas derrotando a los demonios más poderosos de cada zona. La diversidad es muy rica y recuerda a los capítulos más clásicos de la serie The Legend of Zelda, puesto que cada escenario se plantea como una gran mazmorra que tenemos que completar para continuar la historia. Haremos uso de todas las habilidades del Jinete disponibles: saltar plataformas, mover objetos, deslizarse por salientes, etc.

Aun así, lo verdaderamente importante será conseguir el arma de la zona que nos permita atravesar habitaciones aparentemente inalcanzables (por ejemplo, el Guantelete Sísmico que permite romper estructuras o el Vuelo Sombra que sirve para planear y llegar a zonas alejadas). Los objetos además de ser útiles para completar rompecabezas sirven para avanzar por el mapa, e incluso para derrotar a los jefes finales —que aunque no abundan en el videojuego— ofrecerán un desafío más táctico como en la famosa saga de Nintendo. También tendremos a nuestra disposición objetos de un solo uso como el Recipiente Vacío, que nos servirá para curarnos en pleno combate o recargar el medidor de caos.

Una espada para purificar todas las armas

Darksiders Warmastered Edition se presenta como un juego de acción en tercera persona, Guerra maneja su poderosa espada llamada Devora Caos con la que realiza movimientos de todo tipo. Dependiendo de la combinación, seremos capaces de ejecutar golpes rápidos pero débiles, otros lentos pero muy potentes o incluso agarrares al enemigo. Avanzando en el juego, conseguiremos nuevas armas, como una shuriken que regresa a las manos de Guerra tras lanzarla, una pistola que nos permiten atacar enemigos a distancia o una guadaña especializada para luchar contra varios adversarios a la vez. La opción de combinar diferentes tipos de armas es tremendamente satisfactoria, permitiendo a Guerra desarrollar auténticas coreografías en combate.

Esto, a su vez, incluye la forma Caos que podremos activar en determinados momentos para desatar todo el potencial oculto de Guerra, transformándose en una gran criatura imparable. Además, a lo largo de la aventura, nos encontraremos a Vulgrim, un mercader que nos proporcionará mejoras a cambio de las almas que recolectemos en las batallas. En general, no vemos ningún fallo que arruine la experiencia más allá de algunos errores de cámara que provocan que los enemigos nos golpeen cuando intentamos esquivarlos. El control de Guerra se siente preciso no solo con el Mando sino también con los Joy-Con, siendo la primera opción ligeramente mejor para disfrutar tanto de los enfrentamientos como de las plataformas.

Un único camino entre Ángeles y Demonios

Gráficamente, Darksiders Warmastered Edition luce adecuadamente tanto en sobremesa como en portátil; el juego está perfectamente diseñado para brillar en la nueva consola de Nintendo. Salvo algunas pequeñas caídas ocasionales en el frame rate y errores en algunas texturas, no hemos notado grandes problemas en el rendimiento. Es importante señalar que la obra incluye dos modos de juego: el modo Calidad que corre a 30fps y 1080p, y el modo Rendimiento que funciona a 60fps y 720p en el televisor.

El problema viene cuando activamos el modo Rendimiento en el juego portátil, pues la resolución pasa a ser mucho menor y no resulta nada agraciada a la vista. De hecho, no recomendaríamos usar este modo porque el videojuego apenas logra los 60fps y, de esta forma, estamos perdiendo calidad de imagen, distancia de dibujado e, incluso, claridad en las propias letras del juego. Por su parte, la banda sonora está compuesta por temas orquestales muy épicos de mucho nivel pero que, en ocasiones, quedan eclipsados por la acción que estamos viviendo en pantalla. Por último, destacar el gran trabajo de doblaje al castellano con voces como la deLorenzo Beteta (God of War, The Last of Us o Alan Wake) que nos sumergen aún más en el fantástico universo de Darksiders Warmastered Edition.

Conclusiones

Resumiendo, Darksiders Warmastered Edition sigue siendo una propuesta muy disfrutable a todos los niveles. Es cierto que el paso de los años evidencia aún más todas sus costuras pero, si estáis buscando aventura estilo Zelda, plagada de mitología y con un jugabilidad retadora, este podría ser vuestro juego. Su diseño artístico sigue siendo realmente sorprendente con colores vivos, un buen diseño de personajes y una composición cinemática realmente lograda. Las escasas novedades —más allá de la potabilidad en Switch— pueden no convencer a los jugadores veteranos mas, si sois nuevos en la saga, es una oportunidad fenomenal puesto que el título sale a la venta con un precio reducido de 29,99 euros. Un aperitivo perfecto mientras esperamos a la auténtica reina del hack and slash, Bayonetta 3.


Positivo

  • Una historia épica llena de personajes memorables
  • Un sistema de combate frenético con muchas opciones de mejora
  • Una jugabilidad magnifica que combina exploración, puzles y combates
  • Diseño artístico original basado en la mitología cristiana
  • Doblaje al castellano muy logrado a todos los niveles

Negativo

  • Mundo abierto vacío y carente de vida
  • Escasas opciones de rejugabilidad en la segunda partida
  • Resolución mucho peor en modo portatil
  • La banda sonora pasa inadvertida por momentos
8

Muy bueno

Política de puntuación

David Jiménez
Formado en audiovisuales y ciencias de la comunicación, soy amante del cine, el comic y el manga/anime. Me declaro fanático de los juegos de rol, me encanta todo lo retro, me obsesiona la narrativa y explorar lo que hay detrás de cada juego.