Análisis Planet Alpha

PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One
 

Hace apenas unos meses que se daba a conocer al gran público Planet Alpha, la primera obra de un estudio danés compuesto por profesionales de todo el mundo y que cuenta con el apoyo de Team17 como editora. Sin embargo, aunque la presentación oficial de la obra se hizo recientemente, el videojuego lleva visitando diversas ferias y eventos durante años, consiguiendo enamorar con su estilo y su mezcla de puzles y plataformas a miles de fans.

Ahora ha llegado el momento de que Planet Alpha deje atrás este largo desarrollo, de que despegue y se lance por fin al mercado. Nosotros ya hemos podido disfrutar de lo que ofrece la obra de Planet Alpha Game Studio durante los últimos días y, si queréis saber qué esperar de este videojuego que mezcla puzles y plataformas con un llamativo apartado artístico, os invitamos a que nos acompañéis en nuestro análisis de Planet Alpha.

Siguiendo la estela de Limbo

Cuando hablamos de plataformas y puzles el primer título que se nos viene a la cabeza es, posiblemente, Limbo (o, en su defecto, Inside, su secuela). Las obras de Playdead son uno de los referentes sin duda alguna en el género, y es por ello que otras tantas han tratado de, manteniendo un estilo propio, seguir la estela de estos videojuegos, considerados por muchos como obras maestras. Entre los ejemplos recientes nos podemos encontrar con Little Nightmares, Unravel y su secuela o, lo que hoy viene más a cuento, Planet Alpha.

La obra del estudio danés que hoy nos trae aquí es uno de esos videojuegos cuya jugabilidad se describe a la perfección poniendo a Limbo como ejemplo. Se trata de un título en 2,5D (scroll lateral en entornos tridimensionales) que combina tanto zonas de plataformeo con pequeños puzles que exigen explorar el entorno y aprovechar las mecánicas de la obra, en muchas ocasiones basadas en físicas.

La principal novedad de Planet Alpha en este aspecto la encontramos en el ciclo de día y noche que se sucede y que, a medida que avanza la obra, podemos controlar. Más allá de los saltos o el uso simple de físicas, este ciclo es la mecánica más utilizada a la hora de resolver los puzles de la obra, permitiéndonos hacer que ciertas plantas florezcan o incluso que grandes bloques del escenario se desplacen.

Sin embargo, los puzles en los que todas estas mecánicas salen a relucir son el punto más en contra de la jugabilidad del título. Nos encontramos antes puzles demasiado simples, que no ofrecen ningún tipo de reto y se basan en modificar la hora del día o mover una roca del escenario; nada mucho más allá de esto. Y si algún puzle se atasca, cosa que nos ha ocurrido, es únicamente porque el videojuego es capaz de romper algunas de sus normas. De repente, y sin motivo aparente, una mecánica cambia ligeramente y tendremos que volver a entender el funcionamiento del sistema para resolver el puzle, lo que resulta bastante frustrante. La jugabilidad, en este aspecto, se queda muy por detrás de otras obras del género y es la principal lastra de Planet Alpha.

Y lo peor no es que los puzles no convenzan, sino que las escasas zonas en donde el plataformeo es más exigente (aunque ya os adelantamos que tampoco demasiado) sí que lo hacen. El plataformeo de estas obras, que suele dejarse más de lado en favor de los puzles, resulta el mejor apartado de Planet Alpha; pero queda tremendamente desaprovechado y relegado a un segundo plano. En la mayor parte de la obra el plataformeo solo requiere de encontrar el camino correcto y, como mucho, de hacerlo en un tiempo determinado mientras te persigue un enemigo, haciendo que este apartado tan prometedor se quede en eso, en una mera promesa.

En general, la jugabilidad de Planet Alpha se queda por detrás de lo esperado y de sus principales competidores. Unos puzles que no acaban de convencer y un plataformeo que queda relegado a un segundo plano y se desaprovecha son los dos principales problemas de una experiencia jugable que, lejos de llevarnos de la mano por este mundo alienígena, incurre en una sensación de repetición y pereza que le cuesta muy caro a la obra.

Un planeta de ensueño

Dejando de lado la jugabilidad, algo que destaca desde el primer momento en Planet Alpha es el apartado visual de la obra. Los increíbles entornos tridimensionales con los que nos sorprende Planet Alpha son el escenario perfecto para este título de plataformas y puzles, y no solo a nivel puramente visual, sino también a la hora de entremezclarse tanto con la jugabilidad como con la narrativa. En el primero de los casos, los entornos son capaces de marcarnos con cierta claridad el camino a seguir, sin resultar demasiado obvio, resaltando algunas zonas y elementos importantes con el uso de la paleta de colores y la iluminación.

Sin embargo es en la narrativa en donde el apartado visual consigue ser más importante. Como es habitual en estas obras que buscan seguir el camino marcado por Limbo, toda la narrativa es visual. Esto es, no se nos dirá ni una sola palabra a lo largo de nuestra aventura y, aún así, hay una historia de fondo que se nos cuenta a través de pequeñas escenas que suceden en el fondo mientras jugamos. En este aspecto, Planet Alpha cumple sin grandes aspavientos. La narrativa consigue resultar interesante de principio a fin, sin llegar a ofrecer ninguna revolución ni gran sorpresa, pero poniendo sobre la mesa un tema y un desarrollo interesante.

A nivel artístico, Planet Alpha es simplemente perfecto. Los diferentes entornos que recorremos son variados, coloridos y sacan provecho a la perfección de la profundidad, a pesar de que nuestro personaje se mueva en 2D. Los diseños, tanto de los elementos del escenario como de los diferentes enemigos y criaturas que nos encontramos en nuestra odisea resultan bastante inspirados y, además de ser bonitos, son capaces de transmitir lo que la narrativa requiere, poniendo sobre la mesa un apartado visual sobresaliente.

En el aspecto técnico de la obra nos encontramos con algunas imperfecciones que, aunque no resultan demasiado importantes, nos habría gustado encontrar más pulidas. En primer lugar, las hitbox a veces se comportan de forma algo extraña y, aunque el videojuego beneficia al jugador y hace que el personaje se agarre a los bordes, a veces resulta incómodo visualmente el comportamiento de estas hitbox. Por otra parte, el rendimiento de la obra sufre en determinados puntos; a pesar de que no es demasiado recurrente, en las peleas con algunos enemigos Planet Alpha sufre caídas importantes en el framerate.

Conclusiones

Planet Alpha es una obra con unas propuestas prometedoras pero que, al pasar del papel a la acción, cuenta con una ejecución que deja bastante que desear y se queda muy por detrás de otras obras del género, sobre todo a nivel jugable. Los puzles son demasiado simples y su única complicación reside en el hecho de que el videojuego cambia sus propias normas de vez en cuando; las plataformas, que sí funcionan, quedan muy desaprovechadas; y, en general, la experiencia jugable se queda en algo que, a excepción de puntos concretos, llega a resultar incluso pesado.

El apartado visual y la narrativa son lo que consiguen mantener a flote Planet Alpha. Aunque la historia no resulta especialmente sorprendente, está bien llevada, con cierto secretismo y misterio, para enganchar lo suficiente para querer saber más. El apartado artístico y los entornos, por su parte, tienen un nivel simplemente sobresaliente y hacen de Planet Alpha una de las obras más bonitas visualmente de lo que llevamos de año.

En definitiva, Planet Alpha es un juego que no resulta fácil recomendar, no tanto por sus defectos sino por la calidad de sus competidores directos. En un mundo donde Limbo, Unravel o Little Nightmares han rozado la perfección de los juegos de puzles y plataformas, Planet Alpha tiene poco que ofrecer más allá de un apartado visual sobresaliente. Si sois acérrimos del género está claro que puede gustaros, pero si no es el caso, lo cierto es que hay opciones mejores en el mercado.


Positivo

  • Narrativa interesante de principio a fin
  • Zonas de plataformeo escasas pero divertidas
  • Artísticamente sobresaliente

Negativo

  • Plataformeo desaprovechado
  • Puzles demasiado simples
  • Jugabilidad muy por debajo de lo esperable
  • Puede resultar frustrante en varias ocasiones
  • Algunas asperezas a nivel técnico
6.5

Jugable

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.