Análisis The Longest Five Minutes

Nintendo Switch
 

Nippon Ichi Software Inc. y SYUPRO-DX nos traen en Nintendo Switch, PC (vía Steam) y PlayStation Vita, uno de esos juegos que por y su aire retro y similitudes a clásicos del género como Final Fantasy, nos puede llamar la atención; aunque The Longest Five Minutes es algo más que eso. Es un buen ejercicio narrativo que sobrepasa por mucho sus características jugables a pesar de lo que cuenta es una historia bastante manida. Su punto fuerte, es el enfoque que se le da a esta, cómo se cuenta y lo capaces que son con poco, hacer mucho.

Dicho esto, nos adentramos en el análisis de The Longest Five Minutes, un viaje interesante realizados por los circuitos de Nintendo Switch.

Interesante historia con un enfoque novedoso

Después de varios años en donde hemos sido (y somos) esclavos de los aspectos técnicos, aparecen en el panorama los llamados títulos indies, una especie género en el que la sencillez visual no está reñida con las buenas historias o las buenas mecánicas jugable; un ejemplo muy claro lo tenéis en Celeste, un “sencillo” título que consideramos una auténtica obra maestra.

El juego SYUPRO-DX, no consigue ni por asomo acercarse a tal calificativo por nuestra parte, pero sí ha conseguido cautivarnos gracias a una narrativa que mantiene pegado a la consola durante todo el tiempo.

Durante el juego se narra la aventura de Flash, un chaval que tiene que reunir a su grupo de amigos para llevar a cabo una misión, una misión que demostrará su valía y su paso de la niñez a madurez. Junto a nuestro protagonista, Yuzu, Regent y Clover le acompañarán en una aventura que nos llevará directamente a los compases finales de esta, porque The Longest Five Minutes comienza por el enfrentamiento final.

Y es que por algún motivo que ocurre durante el desarrollo que desconocemos hasta el momento justo, Flash pierde la memoria, y tendrá que ir recuperándola si queremos derrotar al Señor Oscuro, un poderoso ser que jugará con nosotros durante toda la aventura.

Partiendo de esto, distintos flashes nos devolverán a los momentos clave dentro de la memoria de nuestro protagonista, y seremos nosotros completando las misiones, subiendo de nivel y realizando secundarias que nos permitirán devolver los recuerdos necesarios para derrotar al temible enemigo.

Así pues, y como decimos, tendremos que desarrollar un camino a la inversa narrativamente hablando, que de forma magistral nos llevará a empatizar y conocer, sorprendentemente, de manera muy profunda a todos los integrantes del joven grupo de héroes.

Sistema jugable sencillo y directo

Paralelamente a la historia, se desarrolla el juego en su apartado jugable. Un apartado que puede dejar frío a los que buscan un juego complejo en todas sus líneas. Nos encontramos un desarrollo muy lineal, basado casi en un totalidad en la realización de una misión principal, ya que se divide en capítulos, y varias secundarias de fácil resolución en la mayoría de los casos.

En las misiones secundarias, los jugadores tendrán que ayudar a resolver algunos problemas de los NPC que se encuentran en cada una de las localizaciones. Estas, varían desde la búsqueda de un objeto o persona, eliminar un determinado enemigo o limpiar una zona en incluso minijuegos.

La resolución de estas misiones os dará experiencia y una especie de puntuación que servirá para recordar en mayor o menor medida lo necesario para derrotar al Señor Oscuro. En cuanto al hilo principal del juego, encontramos el mismo desarrollo, bastante guiado y sencillo de resolver todo, incluso los combates contra enemigos y jefes, los cuales suelen más que asequibles hasta casi la mitad del título.

En este punto, nos paramos hacer algunas referencias a aspecto tan importante en un RPG como son los combates. Y es que nos sorprende que con un título tan sencillo gráficamente hablando, no hayan profundizado demasiado en este aspecto. De hecho encontramos un sistema bastante simplón y sencillo, exento de “capas”, es decir, exento de cualquier tipo de complicación en la que necesitemos acceder a algún tipo de arma o elemento para poder “domar” determinados enemigos. Alguno de los combates, incluidos jefes, no nos llevarán más de un minuto superarlos.

En cuanto s los enemigos del juego, parece que forman parte de algo preocupantemente anecdótico, repitiéndose continuamente por zonas, y teniendo unos diseños bastante poco inspirados; siempre a nuestro juicio. Esto mismo podemos decir de los demás aspectos como por ejemplo del mapa que resulta bastante vacío y sin localizaciones secundarias; y lo mismo ocurre en la mazmorras, muy directas y ”facilonas”.

En resumen, The Longest Five Minutes, a pesar de su aspecto de juego de 8Bits, pocas más similitudes con los grandes de la época; sin embargo, si que le encontramos con algunos de los RPG actuales, muy lineales y centrados en la historia.

La importancia de la memoria

La memoria es una de las características más importantes del ser humano gracias a que nos permite recordar personas, objetos, situaciones cotidianas -sean malas o buenas- y también los llamados “momentos inolvidables” siendo plasmado en multitud de obras cinematográficas y literarias.

En The Longest Five Minutes, SYUPRO-DX ha conseguido crear un juego muy centrado en la historia que están contando gracias a un diseño jugable sencillo y lineal, que también resulta extremadamente rápido. Jugablemente no le ponemos demasiados “peros”, por lo que lo que hace, lo hace bien a pesar que nos hubiese gustado tener un sistema de combate mucho más desarrollado, y también un mapa mucho más extenso que se saliese de la tendencia de “ir de X a Y” continuamente.

En definitiva, este curioso RPG para Nintendo Switch cumple con lo que ofrece y de manera efectiva convirtiéndose así en un interesante juego.


Positivo

  • Narrativa interesante y con mucho gancho
  • Personajes, que aunque algo comunes, son interesantes
  • Gran capacidad para hacernos empatizar con el grupo
  • Juego directo y rápido, centrado en la narrativa

Negativo

  • Algunos jugadores echarán de menos profundidad de combate
  • Mapa grande, pero muy vacío
  • Ausencia de "quest" alternativas con las que profundizar
  • Los enemigos se repiten constantemente
  • Muy sencillo, curva de dificultad poco pronunciada
7.5

Bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.