Análisis Total War: ROME II – Desert Kingdoms Culture Pack

PC
 

Aunque Total War: ROME II está disponible en el mercado desde hace un lustro, y a pesar de que, después de su lanzamiento, múltiples entregas de la franquicia han sido publicadas, Creative Assembly aún continúa produciendo más contenido para la ingente creación, afirmación que se constata con la reciente liberación de Desert Kingdoms Culture Pack: una adición de cuatro civilizaciones inéditas dentro de la franquicia que añade a los Reinos del Desierto originarios de África y Arabia. En tal sentido, el juego da la bienvenida a los reinos de Kush, Saba, Nabatea y Numidia en una árida expansión que se perfila a crear una densidad de contenido todavía mayor. ¿Mantiene el estudio su pericia para el desarrollo de DLC? Vamos a averiguarlo.

El protagonismo de un bioma

Ante todo, es imperativo enfatizar que, aunque se trata de agrupaciones distintas, su pertenencia a un mismo contexto les confiere características similares, tanto en lo cultural como en lo mecánico. Efectivamente, albergan árboles de tecnología, cadenas de edificios y unidades que varían entre cada una de las cuatro opciones, sin embargo, existen dos aspectos particulares que los relacionan: Guerreros del desierto, que imbuye a las tropas de un +10% a la moral dentro del desierto, y Tradiciones arraigadas, el cual genera una penalización a la capacidad de investigación.

Por otra parte, y yendo en orden de mención, el reino de Kush, además de ser una potencia agrícola gracias a sus extensas tierras fértiles, se halla enfocado en el comercio de oro, joyas y pieles exóticas, aunque se ha visto eclipsada por Egipto, su vecino del norte. En términos culturales, ha sido ampliamente influenciada por los egipcios y los helenos y, entre sus características principales, encontramos afinidad por estas culturas, protagonismo de la mujer dentro del rol político, cerámica fina y una condición inexorablemente comerciante, al igual que cuenta con fuertes arquerosmás baratos y mejores que los demás– para, entre otros menesteres, abrirse paso a lo largo de Etiopía en pos de poder continuar con su expansión.

De similar forma, los individuos de Nabatea crearon una civilización sumamente avanzada en términos de construcciones, y se trataba de un pueblo muy letrado que contaba con dosis de igualdad de género jamás antes vista en la época. Asimismo, debido a su estratégica localización –están situados entre el Medio Oriente y África-, gozan de una admirable cantidad de relaciones comerciales con diversos imperios y una fuerte presencia armada, al igual que se permiten reclutar unidades helénicas para la batalla, cuentan con bonificaciones en el comercio, la diplomacia, la construcción y la fortificación y poseen una estrecha relación con Romapueden ser usar formaciones o habilidades del ejército romano-.

El reino sabeano, por su lado, se encuentra al sur de la península arábiga, con menor énfasis en lo militar pero con sus característicos camellos con armadura. Sin embargo, tienen acceso a una plétora de unidades mercenarias más fuertes y baratasa quienes les confían la protección de sus rutas económicas-, muestran gran eficiencia en la agricultura gracias a la invención de nuevas técnicas de riego y poseen buenas relaciones comerciales con los pueblos del mar Rojo. También, la presencia de la Gran presa de Marib les genera bonificaciones a la agricultura y fertilidad para toda la facción, son comerciantes de incienso -por lo que tienen bonificación en los ingresos por impuestos- y su capital, Marib, es un fuerte impenetrable.

En último lugar, tenemos el imperio de Numidiaparticularmente, los masesilos-, quienes son la única cultura del paquete que no provienen ni de África ni de Arabia sino que, en cambio, forman parte del Estado púnico. Se trata de una facción protagonizada militarmente por la caballería que cuenta con gran afinidad con la cultura latina y la cultura cartaginesa e, incluso, están en la disposición de usar tácticas romanas en combate. Concluyentemente, tienen el rasgo Emboscadores del desierto, el cual les otorga un 50% a la probabilidad de tender una emboscada con éxito, siendo éste uno de los principales hechos que permitió que se alzasen como una próspera potencia norteafricana.

Interesante añadido, pero carente de profundidad y variedad

Uno de los principales inconvenientes que asedian al Desert Kingdoms Culture Pack es la ausencia de factores que, de manera férrea, demuestren algo distinto a lo previamente visto. Las unidades y los edificios dan la impresión de ser únicamente variaciones de otros ya existentes cuyo único punto de inflexión es el estético, aunque, reconocemos, desde el punto de vista cultural, existe un adecuado retrato de la historia, por lo que es ineludible sentir una atracción por cada una de las nuevas agrupaciones.

Pese a que, desde el punto de vista mecánico, lo más resaltante sea la localización desde la que comienzanse desenvuelven en las cercanías de grandes potencias, por lo que el peligro de ser invadidos y erradicados nos lleva a gestionarnos con necesarias cotas de perfección, sin presentar claras vías de resolución como en otros imperios-, no caben dudas en que los arqueros de Kush siguen siendo arqueros, los hombres con lanza nabateanos siguen siendo hombres con lanza, la caballería de Saba sigue siendo caballería y similares, por lo que se echa en falta mayor distinción respecto a lo ya presente en Total War: ROME II para generar más interés en su adquisición; se agradecen los cambios visuales y contextuales, pues permiten eliminar parcialmente la sensación de repetición, pero ésta continúa presente.

Para finalizar, uno de los vértices más destacables del DLC es la actualización gratuita que arribó a su lado, la cual dota de mayor representación a las figuras femeninas a través de la incorporación de Cleópatra y Teuta como líderes de facción. Simultáneamente, el empoderamiento femenino presente en las civilizaciones de Kush y Nabatea, además de fidedignos con la realidad, resultan atractivos añadidos a la obra base pues suponen una dimensión distinta a lo que ya habíamos tenido la oportunidad de disfrutar, descripción que, desafortunadamente, no puede ser atribuida al contenido descargable per se, aunque éste termine adjudicándose, a fin de cuentas, la catalogación de recomendable si se guarda interés por las facciones implicadas.


Positivo

  • Contextual y visualmente, las facciones son interesantes
  • Representan de manera fidedigna la historia
  • El posicionamiento inicial de las nuevas civilizaciones crea un interesante desafío
  • La actualización gratuita es una grata adición, especialmente por la importancia que cobra la mujer

Negativo

  • A efectos mecánicos, no se sienten mayores distinciones respecto a civilizaciones ya presentes
  • Las tropas y edificios carecen de más creatividad
7

Bueno

Política de puntuación

Ronald Goncalves
Redactor de artículos y análisis de dudosa calidad. Objetivo a tiempo completo, subjetivo a tiempo parcial. Asiduo al medio interactivo por su capacidad de hacernos vivir las historias, no contarlas. Joven venezolano amante de los RPG's que busca cooperar en la evolución de un medio en pañales.