Colabora

Crítica de My Hero Academia 4x02: la Yakuza y el vacío de poder

Fichas
Noticias
CRÍTICA

Crítica de My Hero Academia 4x02: la Yakuza y el vacío de poder

La jubilación de Al Might tiende puentes ahora a la llegada de Overhaul y una nueva facción interesada en el Símbolo de la Paz

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 12/10/2019 (Cuarta temporada)
  • Género: Shonen / Acción / Comedia / Superhéroes
  • Productora: TOHO animation / Shueisha / Bones
  • Distribuidora: No disponible (España)
  • Director: Kenji Nagasaki / Masahiro Mukai
  • Guionista: Michio Fukuda / Motonobu Hori / Shinji Ishihira / Rie Matsumoto

Que continúe el baile. Esa danza de figuras y facciones de poder que ha ido tejiendo el inmersivo universo de "My Hero Academia". Lejos de la superficialidad que arrastra propia de un shonen, la obra de Horikoshi Kouhei no ha dejado de evolucionar narrativamente desde su inicio; chapoteando por el viaje del héroe, y buceando más y más en una sociedad jerarquizada y cainísta que se desvive por las distintas formas de poder. Con la derrota del All For One, y el retiro del One For All, ese pastiche sociopolítico no podía dejar de intensificarse en la cuarta temporada.

Nuevos peligros

Tras un primer episodio que Bones volvió a utilizar, una vez más, para hacer recapitulación, el anime por fin abraza la que será su trama principal durante los próximos meses. Kenji Nagaski dispone dos frentes de desarrollo bastante claros, que vienen a ahondar en el maniqueísmo tan efectista de este universo; el de la carrera de Midoriya por convertirse en el nuevo Símbolo de la Paz, y el de los fratricidios entre La Liga de Villanos y la Yakuza, por pervertir ese mismo estandarte de control. Sin rey en el tablero, el sistema busca reequilibrar la balanza.

Esta semana el anime pone el foco sobre el personaje que servirá de revulsivo en el enfrentamiento de desgaste que mantenían héroes y villanos. Overhaul, quien se dejó ver brevemente al final de la pasada temporada, comienza a abrirse poco poco trasluciendo el complejo trasfondo de su propio pasado. Ahora bien, el estudio sube un escalón más en la complejidad de esta introducción. Lo hace contraponiendo el efecto torticero y condescendiente de sus rótulos -todavía siguen presentes tras más de 60 episodios-, con una escena cargada de tensión y simbolismo.

My Hero Academia

Shie Hassaikai -así se llama realmente- consigue en apenas dos minutos, retratar a quienes hasta ahora eran considerados el mal absoluto, como unos simples maleantes. Su reunión con Tomura y el resto de la Liga sirve, no solo para crear un pretexto donde explotar su Kosei, sino también para evidenciar su nivel intelectual. Mientras el sucesor de Shigaraki actúa como un niño resentido, movido por la presión de sus iguales y la influencia de una figura paterna de la que es dependiente, Hassaikai actúa de forma completamente autónoma.

Este no se caracteriza por perseguir un totalitarismo diferente al de Tomura. El principal rasgo definitorio es el método que emplea para alcanzar sus objetivos; renegando de la imposición por fuerza, y abogando por la estrategia y el chantaje. La Liga de Villanos actúa como una facción con intereses comunes, cuyas decisiones se toman por semiconsenso, pero la Yakuza está regida por una jerarquía piramidal en la que Overhaul tiene la máxima potestad para instrumentalizar a sus compañeros sin ningún cargo de conciencia. No resulta extraño que uno vea la reunión como una posibilidad de alianza para llenar el vacío de poder, y el otro solo la contemple como una oportunidad más de consolidar su meta.

El segundo episodio de la temporada no arriesga en términos materiales, pero sí formales. Sus primeros compases aportan más información que gran parte de la última temporada, y asientan un tono que promete seguir ennegreciéndose con el paso de las semanas. Claro que, con un antagonista mucho más peligroso e inteligente de por medio, Bones necesita también intensificar la luz que hace de contrapeso en este universo de oscuros o negros. Y es ahí donde entra de nuevo Midoriya, la Sociedad de Héroes, y una nueva fase del entrenamiento que comenzó en el mismo inicio de la adaptación.

De la escuela al mundo real

Con los exámenes ya concluidos, ahora es el momento de poner todos los aprendizajes a prueba. No dentro de un entorno controlado, como había venido sucediendo hasta el momento, sino en el mundo real. Mirio Togata, uno de los Tres Grandes introducidos en el anime el año pasado, sirve de conexión entre el universo escolar del que proviene Midoriya, y la actividad profesional real de la que el protagonista intentará hacerse partícipe buscando el apoyo de Nighteye; un viejo compañero de All Might, de aspecto serio pero carácter morboso. La Sociedad, sin embargo, no se muestra abierta a la transición de sus alumnos.

My Hero Academia

La jubilación del One For All ha abierto un paradigma de difícil solución que los profesores no saben exactamente cómo resolver. Y la responsabilidad de todo ello la tiene Deku. Sí, pese a ser el último en llegar, su presencia ha cambiado por completo el destino de los héroes. Primero porque intensificó los ataques de la Liga sobre esta facción al acaparar la atención de All Might, y segundo porque sustituyó a Mirio como sucesor del Símbolo de la Paz. Apostar por él implicaba abrazar un retorno de mucho más largo recorrido, que ahora tanto villanos como mafiosos están intentando aprovechar.

Como consecuencia, la credibilidad de los héroes se ha visto increíblemente mermada. Sin un legado fuerte, en el futuro será imposible seguir manteniendo su visión de la sociedad. Aizawa les explica con claridad esto a sus alumnos, dejando claro que la institución en la que estudian no es favorable a que hagan la Residencia que por metodología les correspondería pasar. Solo las agencias con un buen historial, abiertas a recibir estudiantes, tendrán vía de acceso a este banco de nuevos talentos. ¿Y quién es el mayor de todos ellos? La pregunta no importa cuando hay una respuesta condicionada desde el interlocutor.

My Hero Academia

Aunque Nagasaki busca un dibujo homogéneo del grupo cuando quiere afianzar los lazos familiares del protagonista, continúa insistiendo en reforzar unas virtudes que supuestamente le hacen único. "Quiero que nadie se preocupe por mí. Quiero ganar siempre. Quiero salvarlos siempre". Las palabras con las que Midoriya define al héroe, son un claro reflejo de los esfuerzos narrativos que Bones ha hecho en el desarrollo y evolución del personaje. No se puede obviar que su leit motiv sigue estando trufado de clichés y arquetipos manidos, pero el trasfondo de abandono y superación ahora tiene un marco de contexto con el que los espectadores pueden empatizar más abiertamente.

Conclusión

El arranque de la cuarta temporada está siendo por el momento el más interesante del anime hasta la fecha. Promesas ambiciosas, nuevos personajes, y una sensación de peligro nunca antes vista en la obra de Kouhei. "My Hero Academia" ya domina la parcela visual, el componente más visceral y lúdico. Ahora le ha llegado la hora de crecer y convertir su universo en un cuadro con más grises que absolutos. ¿Lo conseguirá?


Crítica de My Hero Academia 4x02: la Yakuza y el vacío de poder

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este anime
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

El vacío de poder dejado por All Might ahora perfila un nuevo terreno de juego en el que las conspiraciones y los pactos serán determinantes. Bones canaliza este nuevo apstiche de tensiones y tejemanejes dialécticos con un inicio de temporada cargado de tensión y grandes promesas.

  • El encuentro entre Overhaul y Tomura
  • Gran despliegue de animación en fases tempranas de la temporada
  • El humor que lleva asociado Mirio y ahora Nighteye
  • Nulo protagonismo de personajes secundarios
Duración: 24 min/ep

Política de puntuación

Etiquetado en :

My Hero Academia

Redactado por:

Criado y educado en la escuela de Ghibli. Emborrachado de anime, poco a poco abriéndome a otros sabores y colores.