Colabora

Crítica de Nanatsu no Taizai 3x1: La guerra nunca acaba

Fichas
CRÍTICA

Crítica de Nanatsu no Taizai 3x1: La guerra nunca acaba

Los Siete Pecados Capitales lidian con las consecuencias de un conflicto en aras de seguir extendiendo dolor

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 9/10/2019 (Tercera temporada)
  • Pais: Japón
  • Género: Acción, aventura, fantasía
  • Productora: A-1 Pictures / Studio DEEN
  • Distribuidora: Funimation (Estados Unidos)
  • Director: Tensai Okamura
  • Guionista: Nakaba Suzuki

Del road trip con tintes clásicos, al pastiche melodramático de mitologías milenarias y profecías ancladas en el determinismo más cruel. El universo de Nakaba Suzuki ha ido evolucionando en televisión según lo hacían su páginas; abandonando la postura naíf de sus protagonistas, y acogiéndose a un pasado bélico enfrentado por las fuerzas del bien y del mal. Todo ello hacía de la segunda temporada de "Nanatsu no Taizai" un polvorín en el que no faltaron bajas importantes y destrucciones masivas de enclaves importantes de Britannia.

¿Y ahora qué? El último episodio dibujaba un futuro algo incierto abierto a todo tipo de posibilidades. La premisa del anime había mutado hacia una historia mucho más volátil, y los guionistas estaban abiertos a jugar con flashbacks y revelaciones constantes casi a placer. Cosa que no ha terminado enturbiando el principal interés de Studio DEEN en la recién estrenada tercera temporada: su afán por seguir resolviendo los cabos sueltos y las deudas pendientes entre los Siete Pecados Capitales y los Diez Mandamientos.

Solo ha sido el principio

La muerte de Galand (ante un despectivo Estarossa), la captura de Grayroad (propiciada por una Merlin en todas sus capacidades) y el exterminio despiadado de Fraudrin (por un Meliodas en su forma demoníaca) no han conseguido nada más que aumentar el enfado de Zeldris. El Clan de los Demonios se ha reposicionado en consecuencia, desatando el terror por toda Britannia mientras intenta localizar el paradero tanto de Monspeet como de Derieri; cambiando las reglas del juego, y empujando a los protagonistas a tener que proseguir una lucha sin un fin claro.

"Debemos salvar el corazón de la gente". Con esa frase Meliodas resuelve las dudas que Ban porta ante el devenir de la guerra. El primer episodio de la tercera temporada abandona los grandes combates y escenarios, para bajar a nivel de suelo y retratar el dolor del pueblo. Y es que aunque Liones fue reconstruida de un segundo a otro, sus habitantes seguían portando en sus memorias todo lo que había sucedido en la ciudad. La guerra desgasta, y los Diez Mandamientos quieren explotar el tedio obteniendo réditos en forma de sacrificios.

Este contexto le brindaba la oportunidad ideal a Susumu Nishizawa para tejer una introducción alejada del recap. La tan habitual técnica narrativa que intenta salvar los espacios en blanco que dejan las esperas entre temporadas, aquí es sustituida por un episodio lento pero novedoso. Un capítulo en el que se localizan a los personajes tras la pasada temporada, y se encarrila la trama hacia lo que promete ser más dolor y muertes. Las sensaciones son las de un impás, claro, pero rehuyen del relleno más intrascendente de estas situaciones.

Esperanza y dudas

Meliodas y Ban se dedican a limpiar el reino de demonios, mientras el rey Bartra se prepara para nombrar a un nuevo Caballero Sagrado. Hawk presenta un modernizado Sombrero Jabalí, y Elizabeth prosigue su introspección. Es en ella, en su pasado, y en el papel qué ocupa dentro de la vida del protagonista, donde Studio DEEN encuentra más recursos para profundizar en la fórmula shonen tan efectista de "Nanatsu no Taizai". ¿Cómo aceptar el dolor de alguien a quien amas?

Meliodas está inmerso en un ciclo sin fin de protección y destrucción. De aceptación y negación de su propia identidad. Tiene el poder para cuidar de Elizabeth, pero eso implica dejarse dominar por su oscuridad interna, perdiendo el control de la parte humana que le ha permitido precisamente acercarse al corazón de la princesa. El sacrificio es necesario para desatar el nudo, pero no está del todo claro cuál será el coste de elección más importante en esa encrucijada. Lo que sí parece evidente es que el estudio instrumentalizará esta trama mediante flashbacks ocasionales.

¿Y qué hay del resto de personajes? El primer episodio no ha sido más que un aperitivo en el que no ha tenido cabida todo el reparto. De hecho, el principal caladero de comentarios no ha estado tanto en los protagonistas que sí han aparecido en pantalla, como en la polémica censura que ha recubierto a la producción. "Nanatsu no Taizai" se veía afectada por un maquillaje de luces y sombras que terminaban por completo con la sangre y los desmembramientos tan característicos de la obra.

El líquido rojo era sustituido por un blanco más que reconobible para los más seguidores de la industria, mientras que algunas escenas de episodios anteriores eran rescatadas haciendo uso de un negro bastante torticero. Si entendemos que la decisión no era evitable, ¿no hubiera sido más acertado optar por otro tipo de salida a ello? La serie se ha hecho famosa a lo largo de los últimos años por ejecutar a la perfección la manida fórmula del shonen, pero también por los contrastes de su universo; por la crueldad del Clan de los Demonios, y bien absoluto de los Caballeros Sagrados.

Conclusión

Esa balanza maniquea y atractiva se vería desdibujada ante una censura tendente al gris; a reducir el impacto de las escenas y por tanto de los mensajes. Todavía es pronto para sentenciar nada, pero con el primer episodio ya reflexionado, las preocupaciones son más que justificadas. "Nanatsu no Taizai" tiene todavía mucho espacio para seguir escalando en emoción y tensión, pero solo podrá hacerlo si le dejan. Y la bajada en el nivel de animación, y la corrección política no parecen buenos compañeros de viaje para ese propósito.

Crítica:
Nanatsu no Taizai (Siete Pecados Capitales)

Puntuación Areajugones:
Correcto
Valorar este anime
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Meliodas y compañía prosiguen su camino hacia la exterminación de la oscuridad mientras el Clan de los Demonios se reposiciona. El enfrentamiento entre el bien y el mal se toma un breve respiro en un inicio de temporada manchado por la censura.

  • Nombramiento de un nuevo Gran Caballero Sagrado
  • Meliodas y Ban combatiendo de nuevo codo con codo
  • Nuevo Sombrero Jabalí
  • Descenso en la calidad de la animación
  • Censura torticera y destructiva
Duración: 24 min

Política de puntuación

Etiquetado en :

Nanatsu no Taizai Studio DEEN

Redactado por:

Criado y educado en la escuela de Ghibli. Emborrachado de anime, poco a poco abriéndome a otros sabores y colores.

Comentarios: