Análisis Bayonetta y Bayonetta 2 para Nintendo Switch

Nintendo Switch
 

Después de muchos días jugando a Bayonetta y su secuela, y una ligeras impresiones publicadas el pasado día 1, llega el momento de ofrecer el veredicto final a esta versión del juego que llegará a Nintendo Switch el próximo día 16 de febrero, en tan sólo dos días.

Poco nos queda decir ya sobre la saga Bayonetta, dos grandes hack and slash con identidad propia que hace de su jugabilidad y su nivel visual y sonoro un sello de identidad irrenunciable; un cóctel espectacular que después de dos generaciones de consolas sigue funcionando como el primer día.

Antes de empezar a entrar en materia, queríamos destacar que vamos a ofrece una visión global de ambos títulos debido a sus puntos comunes. Cuando hagamos alguna referencia en particular para alguno de los juegos, citaremos a cual de ellos nos referimos concretamente. También queremos dejar claro, que se trata de un análisis global de esta versión del juego, y que la opinión vertida en su día, Bayonetta es la tercer vez que se analiza, y la segunda para Bayonetta 2, sigue siendo la misma, pues siguen siendo los mismos juegos.

Bayonetta como juego

La irrupción de Bayonetta como videojuego supuso un antes y un después para el género hack and slash, una bocada de aire fresco después de varios años de estancamiento en el que juegos con God of War o Devil My Cry eran los referentes – y lo siguen siendo- de un género que apuesta por la acción.

Platinum Games, con toda intencionalidad, cogió lo mejor de las mejores sagas creando un personaje fuerte -en esta ocasión femenino- y se dejó de medias tintas apostando por un juego directo y frenético, con una jugabilidad exquisita, centrada en la acción pero sin renunciar a ofrecer una buena historia.

Parte del éxito del juego es el diseño del Bayonetta, un personaje ágil capaz de usar tanto los brazos como las piernas indistintamente para atacar y también con la posibilidad de combinar las armas que a lo largo de la aventura vamos obteniendo, permitiendo que el jugador adapte al personaje a su forma de jugar pero también que este lo haga a las características que el juego requiere en ese momento.

Resulta interesante, como el equipo de Hideki Kamiya ha conseguido darle una vuelta de tuerca a lo que supuso Devil My Cry, ofreciendo una jugabilidad en el que se le da muchísima importancia al movimiento de esquivar que pasa de ser un simple comando para evitar daño, a un movimiento que se integra dentro del sistema de combate siendo tan importante o más que el ataque. Al esquivar además, Platinum Games se le ocurrió la brillante de idea de introducir una ralentización de la acción llamado “Tiempo Brujo” que nos permitirá golpear a los enemigos más fácilmente durante unos segundos. Queremos remarcar que el movimiento de evasión es importantísimo en Bayonetta.

El hecho de que la jugabilidad de ambos juegos esté tan depurada -con algún que otro fallo en la situación de la cámara- es comprensible debido al desarrollo del título tan centrado en la acción. Se prescinde de zonas bastante típicas en algunos hack and slash basadas en la exploración y resolución de algunos puzles y en los casos aislados en que encontramos este tipo de jugabilidad, supondrá una mera anécdota dentro del todo el juego o algo muy sencillo de resolver. La pausa la encontraremos en las transiciones entre zona y zona de combate, donde se nos permitirá buscar alguna llave, alguna zona escondida o encontrar algunos de los cofres repartidos por el juego que nos proporcionarán la posibilidad de mejorar nuestra vitalidad o magia.




Volviendo al camino a lo destacable del juego, es decir los combates, tanto en Bayonetta como en Bayonetta 2 tendremos varios movimiento especiales llamados “Castigo” y “Tortura” que podremos realizar cuando la carga de la barra de magia en el primero de los casos llegue determinado nivel, y cuando nos enfrentemos a cierto tipo de enemigo cuando el combate nos lo exija en el segundo. Ambos ofrecen variedad y espectacularidad por partes iguales en diferentes situaciones.

Resulta interesante como Platinum Games ha conseguido también incluir acciones QTE de una manera tan magistral e inteligente, que son capaces, incluso, de seguir el frenético desarrollo de los combates y no desentonar o ralentizado. Nos parecen tan importantes, de hecho, que seguro que Bayonetta no sería lo mismo sin ellos.

El juego nos lleva también a superarnos a nosotros mismos durante toda la aventura gracias a un cierto aire arcade muy interesante. Superar los combates con más o menos daño, el uso de consumibles o artilugio o caer o no durante el capítulo tendrá un efecto directo, y es que conseguiremos más o menos Halos al finalizar los combates o lo capítulos – nos dará un trofeo dependiendo del resultado- para poder hacer compras en “Las Puertas del Infierno”, un lugar donde podremos comprar trajes, nuevas técnicas, armas e incluso consumibles que resultará importante para el jugador recién iniciado en el juego, pero que se vuelve una mera anécdota conforme vayamos avanzando y que si somos veteranos en el género o la saga,lo haréis con suma facilidad.

Así, a grandes rasgos, podéis ver que el juego sigue siendo el mismo que pudimos jugar tanto en PlayStation 3 y Xbox 360, pero con las mejoras de rendimiento introducidas en la versión de Wii U que, por otro lado, tampoco fueron para echar cohetes. Estarán presentes también los extras como la posibilidad del control por movimiento, del cual hablaremos después, y también los trajes basados en Nintendo en esta versión.

Del mismo modo, en Bayonetta 2 encontraremos una nueva función para desbloquear nuevos trajes a través de los amiibo, que podremos obtener de la misma manera y de forma sencilla conforme avancemos, por lo que tan sólo supone un pequeño atajo para tenerlos disponibles mucho antes. En el caso de la segunda entrega, también tenemos un nuevo modo cooperativo como interesante añadido para algunos y controles por movimiento usando el panel táctil de nuestra Nintendo Switch.

Bayonetta como personaje

Es importante remarcar la figura del personaje principal como una de las figuras más interesantes e importantes surgidas en los últimos años en los videojuegos alejado habituales personajes masculinos que rebosan testosterona. Bayonetta es un personaje con un carisma muy potente y con muchos matices. La bruja oculta dentro de la seguridad en sí misma, un mar de dudas que va despejando a lo largo de la aventura (hablamos del primer título), pudiendo ver todos estos matices gracias en las conversaciones que esta mantiene durante todo el desarrollo de la historia.




Bayonetta es una especie de femme fatale, una mujer con cuya belleza pero sobre todo con su personalidad e inteligencia es capaz de destacar por delante de todos los personajes masculinos que la rodean (Luka, Rodin y Enzo). A pesar de todo esto, el personaje se aleja de ese modelo de mujer hipersexualizada al que estamos acostumbrados en videojuegos y películas a pesar de que su aspecto físico no nos dice eso. Es fascinante como el personaje ha sido desarrollado de tal manera que a pesar de su aspecto, sea capaz de alejarse de esos estereotipos que tanto daño hacen.

Pero no solo Bayonetta tiene una personalidad fuerte e interesante, sino que Jeanne, la otra Bruja de Umbra, también posee una personalidad fuerte y llena de matices, de hecho, todas las Brujas de Umbra que aparecen en el juego tienen este perfil. Algo que nos encanta.

En cuanto a la historia narrada, ambos juegos, siendo el segundo mucho más flojo en este sentido, tiene mucho más trasfondo de lo que parece. La compañía ha sido capaz de crear un título barroco y extravagante en lo visual, pero también sorprendente y atrevido en lo narrativo. Vale la pena seguir con atención los acontecimientos que van sucediendo, leer los documento que encontramos, cuyas letras dotan de matices la narrativa, pero también fijarse en el trabajo de documentación que el equipo de Platinum Games ha hecho en pequeños detalles como las “Torturas” y “Castigos”, que son una especie de homenaje, por decirlo de algún modo, a los castigos que las mujeres y hombres considerados brujos y brujas durante el siglo XV. Un trabajo excepcional.

La jugabilidad en Nintendo Switch

Una vez detallado lo que vamos a encontrar en ambos juegos, recordad que se lanzará Bayonetta 2 y el primer juego vendrá en formato digital solamente, queremos hacer un repaso cuestiones algo más técnicas de ambos títulos.

Algunas pinceladas hemos dejado a lo largo de lo anteriores apartados, y es que el juego luce muy bien en Nintendo Switch, podemos incluso afirmar que podemos ver una mejora de rendimiento en ambos títulos en esta versión, todo ello sin dar datos técnicos concretos de los que no disponemos. Es la sensación que hemos tenido al jugarlo.

Es obvio, que la segunda entrega se ve mucho más beneficiada en este aspecto debido a que su desarrollo fue mucho más tardío, ser un juego exclusivo de una consola, lo que supone mucha más dedicación de recursos y también al posible “plus” de rendimiento de Wii U con respecto a las otras plataformas.




En todo caso, el primer juego de la saga no luce nada mal aunque sí algo mejor que la versión de Wii U, con mejor framerate y resulicón -ya sabéis todo a ojo-, pero al que notamos el paso de tiempo en el aspecto gráfico. De hecho, creemos que podrían haber dedicado algo de tiempo a meter algún filtro para suavizar los bordes de los personajes, la vegetación y edificios de algunos escenarios y demás.

En cuanto al juego portátil, mantenemos todo lo dicho anteriormente. Luce muy bien y se juega muy bien, una autentica maravilla poder jugar a Bayonetta y su secuela en cualquier lugar. Sin duda, creemos que si eres seguidor de la saga merece la pena adquirirlo tan solo por jugarlo así.

Adicionalmente, y aunque no sean santo de nuestra devoción, os hablaremos de los controles táctiles que se han mantenido en estas versiones del juego y que dadas las características de Nintendo Switch tan solo podremos usarla durante el modo portátil. No nos parece la mejor forma de jugar a un juego de estas características, y de hecho nos parece la peor idea introducida en la versión para Wii U. De todas maneras, funcionan muy bien, tanto cuando usamos la pantalla, como cuando hacemos uso del giroscopio cuando la acción del juego lo requiere.

La mejor manera de jugar a Bayonetta es, de hecho, hacerlo a través de un control tradicional que en el caso de esta versión pasa por lo Joy-con y el Controller Pro para Nintendo Switch. En el caso de solo tener acceso a los primeros, no tendréis ningún problema sin embargo, nos parece un juego mucho más disfrutable con un Controller Pro de tanta calidad.

En cuanto a Bayonetta 2, contamos con un nuevo modo para dos jugadores, que tan sólo podemos valorar que se juega bastante bien y que es bastante divertido al poder jugarlo con un amigo. Casi todo es más divertido cuando lo hacemos junto a alguien, sin embargo, tampoco nos parece algo que os vaya a animar a comprar Bayonetta 2. El juego se vende por si mismo sin este modo de juego, y hubiésemos preferido que se hubiesen dedica más recursos a matizar y mejorar los aspectos gráficos, sobre todo del primer juego, que a crear este modo. En todo caso, ahí está para quien quiera disfrutar de él, como con el control táctil.

“Mientras haya música, yo seguiré bailando”

Ambos juegos de Bayonetta nos hacen bailar, reir y sorprendernos y disfrutar durante sus horas de juego y más allá. El juego de Platinum Games van juntos pero separados. El primer juego sorprende por la presentación de la Bruja de Umbra, por su apuesta, sus novedades jugables y su historia. En Bayonetta 2, si bien reconocemos que narrativamente pierde algo y que también no cuenta con el factor sorpresa(o novedad) de la primera entrega, sorprende por como han conseguido tener una continuidad jugable implantada en el primer juego, mejorándola incluso, y sorprendiendo por el nivel técnico, visual y sonoro que han sido capaces de alcanzar

Si vale la pena o no volver a comprar los juegos en Nintendo Switch es una cosa que debéis valorar vosotros mismos en el caso de haber jugado a ambos juegos. Si no ha jugado a alguno de los dos -seguramente a la segunda entrega-, es una compra prácticamente obligada de cara a la tercera entrega, de la que esperamos siga en una dinámica ascescente; aunque tendremos que esperar todavía un poco.

 





Positivo

  • El juego rinde y funciona perfectamente en Nintendo Switch
  • Jugar a la saga Bayonetta en modo portátil
  • Bayonetta 2 luce espectacular y mantiene el rendimiento de Wii U
  • Comprobar de primera mano, como la saga ha evolucionado
  • Gran aperitivo para la tercera entrega

Negativo

  • El primer juego se nota el paso del tiempo y no ha sido mejorado
  • La versión digital de Bayonetta
9

Increíble

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.