Colabora

Crítica de Cómo Sobrevivir en un Mundo Material: una curiosa reflexión sobre lo que importa en la vida

Fichas
Noticias
CRÍTICA

Crítica de Cómo Sobrevivir en un Mundo Material: una curiosa reflexión sobre lo que importa en la vida

La nueva película de Miranda July, protagonizada por Evan Rachel Wood se estrena en cines el próximo 4 de diciembre

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 4/12/2020
  • Género: Comedia. Drama
  • Productora: Annapurna Pictures, Plan B Entertainment.
  • Distribuidora: Universal Pictures
  • Director: Miranda July
  • Guionista: Miranda July

En una época en el que poco a poco los estrenos están volviendo a las salas de cine llega "Cómo Sobrevivir en un Mundo Material", la nueva película de una de las directoras más interesantes que han surgido en los últimos años, Miranda July, y que nos ha traído títulos como "Tu y yo y todos los demás" o "El futuro". La realizadora se caracteriza por ofrecer una interpretación del mundo muy peculiar, a través de unos personajes que suelen ser muy extravagantes, casi rozando lo absurdo, un rasgo que sobresale en "Cómo Sobrevivir en un Mundo Material".

La película, que se estrenó en el pasado Festival de Sundance, cuenta la historia de una familia pobre que vive alquilada en la trastienda de una fábrica de jabón, y que más que vivir, sobreviven cada día para poder pagar sus deudas y seguir comiendo. En la vida de estos tres inadaptados no hay un solo día fácil, pues se pasan todo el día robando, haciendo estafas, y en definitiva, intentando vivir de una manera libre y alejados del sistema con los nombres de Evan Rachel Wood, Richard Jenkins y Debra Winger como ejemplos. La película se estrena el próximo 4 de diciembre, ¿Está a la altura "Cómo Sobrevivir en un mundo material" del mensaje que se propone?

"Libres"

Si atendemos a su premisa, puede parecer que la cinta va a tirar por lo social, denunciando cómo el capitalismo provoca que haya gente que más que vivir, sobrevive, y que todos estaríamos mejor si no fuéramos esclavos del dinero. Si bien con estos personajes puede parecer que el planteamiento sea el comentado, lo cierto es que Miranda July da un rodeo para utilizar la misma premisa pero con otro fin. Estos personajes son así porque lo han elegido, se creen libres porque no tienen horarios o un trabajo al que responder, pero estas carencias de responsabilidades se convierten en otras; conseguir cierto dinero para pagar algo, tener que procurar que la espuma de la fábrica no inunde su casa, o tener que robar a diario para comer.

Porque al final de día, y aunque no lo queramos, vivimos en un mundo material. Por mucho que quieras alejarte de él, no vas a poder vivir al margen porque el alquiler no se paga con otra cosa que sea el dinero. La primera parte de la película explora este escenario, mostrándonos una treta que tiene como fin poder pagar el alquiler. No obstante, hacia la mitad del metraje, la historia da un cambio radical, y recoge todo lo que ha sembrado para dejar un bonito sello en el espectador a modo de consigna.

Theresa, Robert y Old Dolio se han convertido en unas personas muy materialistas, por el simple hecho de que necesitan hasta el último centavo. Justo cuando se creían más lejos del sistema, más atrapados están por el mismo, y en ese punto, se han olvidado de lo que de verdad importa en la vida. Si hacen una compra, es porque es una inversión que les va a dar más dinero, pero no comprenden ningún gasto para satisfacer un capricho.

Y sin darse cuenta es así como han criado durante 26 años a su hija, Old Dolio, que es una joven marginada, que no comprende como funciona el mundo, y que vive a merced de los miedos que le han inculcado sus padres. Con este planteamiento, July consigue tejer un bonito cuento con un final muy satisfactorio sobre qué es lo que de verdad importa en la vida, y como es la mejor manera, o al menos la menos sacrificada, para poder sobrevivir en el mundo material en el que vimos. En este proceso será clave el personaje de Melanie, una joven espontánea y que vive la vida de manera muy distinta a esta familia. Todo esto converge en un mensaje final del que es mejor no desvelar nada, pero que deja al espectador satisfecho y con ganas de pensar.

La película es lenta, pero agradecida

Eso sí, este bonito mensaje se cuece a fuego lento, con una narrativa algo lenta y que entra en una deceleración bastante evidente hacia el final. Pero esta espera merece la pena, porque July consigue sentar los mimbres perfectos para contar su mensaje de una manera contundente a la vez que desenfada, y con la sensación de que se encuentra en un nivel superior. Si hay algo que no me ha gustado de la película es que a veces hay un exceso de condescendencia hacia el espectador, y hay algunas escenas que no tienen mucho sentido, pero que suman para asistir a este espectáculo tierno a la vez que bizarro.

Eso sí, si no te gustan las películas lentas, te costará llegar al final con una buena actitud. Pero el viaje es maravilloso, gracias en parte a una espectacular banda sonora que dota al metraje de ritmo y de misticismo a la vez. El reparto está muy bien, sobre todo Evan Rachel Wood, con esa naturaleza salvaje que requiere su personaje, y Richard Jenkins, un maestro del género, consigue lo que quiere, generar repulsión.

Conclusión

En definitiva, la película es lenta, pero merece la pena. Es una reflexión sobre qué le mueve a las personas a vivir, como a veces nos intentamos alejar tanto de nuestra realidad que nos olvidamos de ser humanos. Miranda July traza una parábola con un final trascendental y poético, que consigue levantar los ánimos y el aplauso. Un cuento sobre la importancia de saber qué es lo que de verdad importa en este mundo.


Crítica de Cómo Sobrevivir en un Mundo Material: una curiosa reflexión sobre lo que importa en la vida

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar esta película
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Cómo Sobrevivir en un mundo Material es una reflexión sobre qué le mueve a las personas a vivir, como a veces nos intentamos alejar tanto de nuestra realidad que nos olvidamos de ser humanos. Miranda July traza una parábola con un final trascendental y poético, que consigue levantar los ánimos y el aplauso. Un cuento sobre la importancia de saber qué es lo que de verdad importa en este mundo.

  • Una bonita historia
  • El mensaje funcional, y la narración esta muy bien medida
  • Evan Rachel Wood y Richard Jenkins
  • Un final trascendental y poético
  • Es algo lenta
  • Algunos momentos del guion son absurdos
Duración: 104 min.

Política de puntuación

Redactado por:

Periodista amante del cine. A veces antepongo la forma al fondo... Pero no siempre.