Análisis Crackdown 3

Xbox One
 

Son muchos los años que los seguidores de la saga Crackdown vienen esperando una nueva y excitante entrega, más aún con los buenos precedentes y el soplo de aire fresco que supusieron las dos primeras entregas en Xbox 360 donde muchos de los jugadores quedaron bastante impresionados con un juego donde prácticamente todo era posible. Con la primera entrega en la calle allá por el año 2007 y muy buenas críticas en su haber llegó Crackdown 2 tan solo tres años después a la misma plataforma. Una secuela que, sin ser perfecta aguantó bien el tirón de su predecesor con un título divertido y a raíz de las bases del original.

Así las cosas, llegamos a la octava generación de consolas donde Microsoft puso en marcha el camino de Xbox One en 2013 con un salto generacional esperado que puso fin a Xbox 360. Inmediatamente los seguidores de la consola norteamericana esperaban con ansias la llegada de Crackdown 3, un título que se ha dilatado demasiado en el tiempo y que, tras muchos retrasos ha acabado llegando el en ciclo final de vida de Xbox One. ¿Cumplirá con las expectativas esperadas y ansiadas por los jugadores esta tercera entrega? Os invitamos a descubrirlo en nuestro análisis de Crackdown 3.

Un modo campaña entreteniendo, correcto y algo repetitivo

Como todo hijo de vecino, tendremos que ganarnos el pan y la forma en la que nuestros héroes deberán hacerlo es bastante peculiar. Nos encontramos con que ha pasado ya una década desde los acontecimientos vividos en Crackdown 2 (con zombis incluidos) donde la corporación tecnológica Terra Nova realiza un atentado mundial a la red energética global. Aquí es donde la agencia decide trasladarse directamente a la isla de New Providence donde se encuentra implantada la base de operaciones de esta organización.  De esta manera nuestros agentes, genéticamente modificados y evolucionados, deberán entrar en acción con carta blanca para destruir todo lo necesario en post de la paz mundial.

Desde Sumo Digital junto a Microsoft Studios tuvieron clara la idea principal desde el principio y es que, esta tercera entrega debía fundamentarse y seguir los mismos pasos, a la vez que mejorar ciertos aspectos de todo lo que hizo grande a la primera entrega de Crackdown. Pero los continuos problemas de desarrollo y los distintos retrasos que ha venido sufriendo el juego desde 2016 parecen haberle pasado factura en muchos aspectos, sobre todo en el diseño artístico en el cual profundizaremos más adelante. De tal forma, se nos presenta ante nosotros un modo campaña en líneas generales correcto donde deberemos hacer frente a diversos jefes de zona (algo parecido a como ocurre en Shadow of Mordor) realizando diversas acciones como derrocar bandas callejeras, conquistar emplazamientos y vernos las caras con ciertos jefes finales.

Al mismo tiempo, tendremos la oportunidad, como en pasadas entregas, de ir evolucionando a nuestros agentes con distintos orbes para conseguir transformarnos en todo un Terminator a la vez que conseguimos desbloquear un potente arsenal de armas de todos los tipos y colores. Aquí es donde realmente parece que destaca el título, pero los puntos en contra de este le pesan demasiado. Y es que, el desarrollo de misiones es poco variado y repetitivo, llega a una zona mata a los enemigos de esta y avanza una y otra vez. Todo junto a un pequeño resquicio con estancias de carreras en las que podremos demostrar nuestra habilidad al volante, así como mejorar nuestro vehículo personal hasta en tres modelos diferentes. Por otro lado, si que es destacable los combates intercalados y el desafío que sufrimos ante los distintos jefes finales en los que no dudarán en ir desafiándonos y provocándonos todo el rato. Así mismo la narrativa si que es de lo mejorcito que hemos visto, sobre todo en cuanto a cinemáticas. Por otro lado, las misiones secundarias y optativas pese a que son repetitivas si que son fáciles de avanzar. Otro punto a favor es la opción de disfruta el modo campaña en modo cooperativo, algo que aumenta la diversión del juego y sobre todo el sistema de progresión.

Un diseño artístico y jugable un tanto desconcertante

Desde la desarrolladora siempre se ha mantenido que con esta tercera entrega se quería mantener la esencia del título original, y en parte se logra, pero con un alto precio y algunos resultados bastante incomprensibles. Por un lado, tenemos el diseño de personajes con un claro suspenso donde los rasgos y las apariencias de estos dejan bastante que desear mas cuando nos encontramos con un título que se encuentra prácticamente a las puertas de una nueva generación y viendo como juegos de la pasada, como puede ser Saints Row III o IV, lo sobrepasan notablemente. Del mismo modo New Providence se nos presenta con un diseño tridimensional con cell-shading (gráficos que se asemejan a los dibujos animados) donde se ha intentado dar un toque futurista, y en parte lo consigue, pero nos encontramos ante un mundo abierto demasiado plano con texturas para olvidar y enemigos y civiles que se repiten una y otra vez, aunque el diseño futurista y los toques de neón cuando los vemos en HDR si que apuntan buenas maneras.

Así mismo, tenemos muy poca variedad de vehículos con pocos detalles y muy muy repetitivos, con bastante poca originalidad. Cómo dijimos anteriormente, la variedad si que la encontramos en los diversos jefes finales los cuales si que han sido bien implementados y llegan a suponer todo un reto en muchas ocasiones. Por otro lado, en lo que al apartado sonoro se refiere tenemos también muy poca variedad y una escasez de melodías bastante preocupante, así como los gritos de los enemigos que parecen haberse repetido hasta la saciedad. Aunque, todo esto no ocurre en la narrativa donde si han logrado un completo notable en las cinemáticas que consiguen integrarnos en la historia para querer seguir avanzando. Por otro lado, tampoco se entiende muy bien que en las cinemáticas nos encontremos con unos subtítulos muy grandes en comparación con los subtítulos diminutos que nos encontramos durante las misiones. De igual forma, Microsoft se ha olvidado por completo del mercado español donde no nos llega el título doblado en español y no tendremos opción de escuchar el gran doblaje que se ha realizado en latinoamericano a menos que cambiemos la consola de región, algo incomprensible.

Tampoco podemos dejar de hablar de la jugabilidad donde, si partimos de la conducción de vehículos esta resulta bastante tosca y muy poco realista donde puede llegar a parecer que todos los vehículos se comportan de la misma manera independientemente del modelo, salvo por el tonelaje donde si notaremos más sensación de ligereza respecto de unos vehículos a otros. En lo que respecta al movimiento del personaje, contamos con las opciones de auto apuntado que mejora respecto a pasadas entregas, aunque la forma en la que se mueven los personajes es muy poco realista. Por su parte la inclusión del jet-pack es todo un acierto y un punto importante de los modos multijugador.

Cómo decimos, el apartado gráfico no es lo que nos cabría esperar tras nueve años respecto a lo visto en Crackdown 2, aunque seguramente esto no sea un problema para los fans de la saga que encontrarán un título correcto en líneas generales. En lo que respecta al rendimiento si que podemos dejar claro que Crackdown 3 se mueve a la perfección y no hemos notado ningún tipo de problema ni en Xbox One S ni en Windows 10 donde hemos tenido la oportunidad de disfrutar el juego.

El multijugador competitivo, la gran novedad de la saga

La principal novedad que nos encontramos en Crackdown 3 es, sin lugar a duda, el modo demolición o multijugador competitivo donde podremos repartir a diestro y siniestro contra jugadores de todo el mundo en escenarios en lo que prácticamente todo se puede destrozar. De igual forma, no podemos dejar de destacar el modo de procesamiento remoto en línea que Microsoft ha implementado para la ocasión donde, el escenario se va reorganizando todo el rato.

Pero una vez más nos encontramos ante una buena idea que no llega a brillar donde, por el momento no hay evolución competitiva, no hay apenas mapas y solo entraremos muy de vez en cuando para probarlo pues ni si quiera llega a divertir lo suficiente. Así mismo, pese a que la idea es buena en las pruebas que hemos realizado el título se atranca en la hora de procesamiento con la nube por lo que la experiencia jugable se torna bastante difusa. Tendremos batallas 5vs5 donde el equipo que más medallas consiga ganará. Pocos incentivos por el momento que esperamos que poco a poco mejoren con la llegada de nuevas actualizaciones.

Conclusiones:

Microsoft ha querido empezar el año con uno de sus grandes exclusivos un título muy esperado por muchos durante años pero que sigue pareciendo más un querer y no poder que otra cosa. La idea es buena pero no convence, el diseño de personajes y las texturas son para olvidar, aunque en líneas generales el modo campaña podremos finalizarlo en unas veinte horas si no nos entretenemos demasiado, un título que nos dará algunas horas de entretenimiento pero que, ni con el multijugador, da la sensación de rejugabilidad. Crackdown 3 ha intentado evolucionar sin éxito con un título bastante plano en líneas generales que puede que convenza a los amantes de la saga pero que puede no convencer a los jugadores más exigentes pese a contar con un modo multijugador que, por el momento y a falta de actualizaciones se encuentra muy poco desarrollado.


Positivo

  • La narrativa resulta interesante
  • La idea del multijugador resulta entretenida
  • El rendimiento del juego es sobresaliente
  • La variedad de jefes finales es muy interesante

Negativo

  • El apartado sonoro resulta muy pobre
  • El modo multijugador aun parece estar en desarrollo
  • El modo campaña resulta muy repetitivo
  • El diseño de personajes parece de otra generación
  • El aspecto gráfico de algunas texturas es para olvidar
5.5

Aceptable

Política de puntuación

Alfonso Cánovas
Ingeniero de Telecomunicaciones. Cojo otro juego, lo tiro por el retrete... Y ya son tropecientos juegos los que el retrete se ha tragado. ¯\_(ツ)_/¯