Análisis Just Dance 2017

Nintendo Switch
 

Comenzar el análisis con una anécdota quizás no sea lo más adecuado, pero es justo decir que si se ha podido analizar el título ha sido gracias a la familia del analista porque Just Dance 2017, como juego de fiesta que es, precisa de personas para disfrutarlo 100%. Un viernes por la tarde, madre e hijo se enzarzan en una batalla para descubrir quién es el mejor en la pista de baile. Y así, comienza el análisis de un título que no brillará entre el catálogo general de algunas consolas, pero sí en Nintendo Switch por ser el primero de la franquicia en ofrecer un nivel nuevo de inmersión: ya no bailamos enfrente de la tele, sino en la calle gracias a su posibilidad portátil.

Fuera de esta posibilidad, estamos ante el mismo título que llega al resto de consolas, con una nueva canción que se añade a la selección disponible, en este caso de manera exclusiva para Nintendo Switch, y con un sistema de suscripción que a nosotros no nos convence debido a su escasa “calidad” (algo que puede ser susceptible de tener variedad de opiniones, pero hay bastante morralla entre algunos títulos que sí destacan). Just Dance 2017 puede ser el título que reúna a la familia y sobresalga incluso sobre 1-2 Switch, del que próximamente tendremos análisis y permitirá ver realmente el uso de los Joy-Con. De momento, veamos qué nos depara este título de baile.

¿Jugar solo?

Lo primero que debe quedar claro al jugar a Just Dance 2017 es que no es un juego pensado para jugar solo. Sí puede ser utilizado para practicar en la soledad de tu habitación los bailes que luego realices con amigos, pero la diversión reside en la improvisación que se crea en fiestas y reuniones, en cómo afrontar los pasos y proclamarse ganador de forma inesperada. Pero sí hay algunos modos de juego que están pensados para completar de manera solitaria, y aunque son los menos y dan más que un par de horas de juego, alguno de ellos es rejugable gracias a su función.

En este caso hablo de la modalidad de juego que cuenta las calorías consumidas en cada baile. Dejando de lado la “inexactitud” que obviamente ofrece el juego al contabilizar las calorías, pica bastante ir aumentando el entrenamiento día a día para mejorar: así, podemos empezar con una fase de tres canciones consumiendo, según la máquina, unas 50 calorías, seguir con otro entrenamiento de 6 canciones, que puede durar aproximadamente 20 minutos, y acabar bailando cada día unas 10 canciones, y casi 35 minutos de entreno. Just Dance siempre ha apostado por un juego activo en el que el usuario se mueva, y es un modo de juego que deja claro que ya no es solo un juego de fiestas aunque su función principal siga siendo esa. En este ejemplo deportivo, podemos personalizar las playlist para bailar aquello que queramos.

El modo Dance Quest es otro elemento que incitará a un jugador a vencer a la máquina mediante diferentes retos que te van poniendo y agrupados en diferentes categorías. Si eres miembro de la suscripción Unlimited, tendrás nuevas categorías que ampliarán el tiempo de juego. De nuevo, no deja de ser un añadido más para aquellos que no puedan jugar con gente por falta de reuniones, o simplemente por gusto, pero repetimos, aunque suene “cansino”: Just Dance 2017, como el resto de la saga, no es un juego monojugador.

Otra modalidad que te permite practicar solo y entretenerse es aquella centrada en dar poder a los extraterrestres mediante pasos de “baile” – el modo de juego conocido como Just Dance Machine – (lo ponemos entrecomillas debido a que no siempre se baila, sino que hay actividades de todo tipo). ¿Gracioso? Depende. La modalidad está muy mal aprovechada y no jugarás, con total seguridad, más de media hora. ¿Quizás el problema resida en que Just Dance tiene otro espíritu?

Y cuando llega la gente, ¡a bailar!

Exacto. El espíritu sigue siendo el baile entre dos o más personas, y para ello, hay que jugar tanto con los Joy-Con (permiten dos personas) como con los dispositivos móviles. No es una novedad el uso de los móviles inteligentes pero seguimos agradeciendo que ya no haga falta cámara para un seguimiento de los pasos. Eso sí, como ocurre en la franquicia, la respuesta sigue siendo un poco imprecisa: no es injugable, pero hay veces que no comprendes porque realizas correctamente un movimiento y el juego no te lo reconoce. En cambio, a veces ha ocurrido que sin realizar movimiento alguno, el mando lo ha reconocido. De primera mano sabemos que es algo que ocurre en todas las versiones y que esperamos logren mejorar en futuras ediciones.




En primer lugar, jugar las cuarenta canciones de serie es una delicia ya que no solo hay éxitos actuales (como la “insistente” bicicleta de Carlos Vives y Shakira) sino que encontramos algunos clásicos que pondrán a bailar a los más nostálgicos como “Don’t Stop me Now” de Queen, o la bailable y más actual “Hips Don’t Lie” de Shakira. La selección es amplia, y sobre todo, siempre habrá alguna canción que guste a todos. Sorprendidos estamos ante la inclusión de “Popipo” de Hatsune Miku, ya que siendo un juego dedicado a un público más general, el éxito de la vocaloid llama mucho la atención en el repertorio.

Sobre el modo online en sí, no hay nada muy destacable salvo su buen funcionamiento en las partidas que hemos realizado aunque ha tardado en encontrar jugadores en varias ocasiones. Sigue siendo un modo pensado para un jugador que quiera jugar con otros y no tenga a nadie en casa, pero lo cierto es que es un buen complemento a la oferta familiar.

Avatares funcionales

Aunque hablar de gráficos en un título como el que tenemos entre manos es un poco innecesario, si deberíamos mencionar la diferencia existente entre el contenido propio de esta edición, y el reciclado proveniente del servicio Unlimited (la suscripción gratuita durante 90 días que puede ser renovada posteriormente y da acceso a 200 canciones). En el primer caso, los bailarines y los fondos, coloridos y llamativos, están muy bien definidos y no hay borrosidad presente. Como era de esperar, ninguna ralentización presente, y junto a esto, la interfaz, algo caótica en un primer lugar, pasa a ser una buena presentación cuando nos acostumbramos.

En cambio, las canciones presentes en el servicio Unlimited suelen presentar una definición menor debido a su procedencia streaming. Se debería haber trabajado más en este sentido puesto que a menudo parece que estemos jugando al primer Just Dance, algo que resta inmersión. Eso sí, no tiene mayor problema porque al ser un juego familiar lo que prima es la diversión.

En cuanto al sonido, cumple su cometido con una variedad amplia de canciones. Si sacamos el juego a la calle, los altavoces son suficientes como para jugar en un sitio poco ajetreado, ya que la potencia sonora de Nintendo Switch es bastante amplia. En cambio, si hay mucho murmullo puede ser que no escuchemos claramente las canciones y sigamos el baile por inercia.

El juego social más completo de lanzamiento

Nintendo es sinónimo de todos los públicos: tanto más aventajados en el mundo de los videojuegos, como aquellos que entran tímidamente para propuestas como esta. A falta de probar 1-2 Switch, y sabiendo la cantidad de minijuegos que posee aquel y su duración, Just Dance 2017 es el videojuego social más completo en este lanzamiento. Tiene contenido para un jugador y para varios, y además, su selección de canciones es bastante buena. En cambio, el servicio Unlimited lo vemos poco trabajado, y hay fallos en el reconocimiento de movimientos.





Positivo

  • El modo Dance Quest pica a jugar siendo un solo jugador
  • Siempre habrá diversión en grupo o mediante Internet
  • El aspecto gráfico del juego base y su interfaz
  • La selección de canciones base es bastante buena
  • Poder crear rutinas de "entrenamiento"
  • Poder jugar en la calle

Negativo

  • El servicio Unlimited está muy desaprovechado
  • El modo "marcianitos" deja mucho que desear
  • Fallos en el reconocimiento de movimientos
7.5

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida

7 comentarios

  1. Nunca he sido fan de los juegos de la estirpe de Just Dance, pero… es que es inevitable echarse unas risas al jugarlo. No creo que sea lo más relevante para Nintendo Switch, sin embargo, es esa clase de títulos que, definitivamente, ningún mal pueden hacer a su catálogo, así que qué bueno que esta franquicia tenga todavía diversión por ofrecer.

  2. La verdad es que los Just Dance nunca han sido mi estilo pero echarte unos bailes con los colegas siempre son risas aseguradas. Además, Switch le va a sentar fenomenal a este juego.

  3. Que te cuente las calorías lo va a convertir en el próximo Wii Sports xD. Fuera de coñas, me preocupa enormemente que al final se quede en nada, y es una muy mala estrategia por parte de Nintendo sabiendo que está el Zelda. Ese juego absorbe hasta la luz.
    De todas formas hay que decir que también está para Wii, y siempre suele vender bien, así que me alegra que sigan saliendo nuevas entregas. 😀

  4. Nunca he sido devoto de este tipo de lanzamientos, y a pesar de que lógicamente prometen horas de diversión en familia y/o con amigos, creo que los fallos en el reconocimiento es algo en lo que se debería hacer especial hincapié.

    • Yo ya creo que es algo que la tecnología actual no logra captar al 100% y de ahí los fallos. No son numerosos pero bueno, ahí están y a veces frustran. Lo bueno que al jugar con gente sigue primando la diversión.

      • Es lo lógico, sí, sería incomprensible de otra forma.

  5. Un Just Dance siempre nos puede animar el día si estamos con amigos y en Switch no podía faltar uno. Lo que creo que deberían centrarse es en esos fallos de reconocimiento. Un juego que bebe de esas mecánicas de movimiento no puede permitirse ese tipo de errores.

Dejar un comentario