Análisis Kirby Star Allies

Nintendo Switch
 

Hace pocas semanas, apuntamos que Kirby Star Allies devolvía al icónico personaje de Nintendo a lo más alto del género plataformas y tras haber jugado lo suficiente como para realizar este análisis, podemos volver a decirlo: es una de las entregas más redonda de esta “bolita” rosa que absorbe aire tanto para tragar a sus enemigos como para escupirlos. En parte, el éxito se debe al haber continuado la senda del éxito iniciada con Kirby Triple Deluxe y Kirby Planet Robobot, por lo que es cierto que no inventa la rueda y algunas de las ideas que encontramos en Star Allies ya estaban presentes en los videojuegos de Nintendo 3DS.

Pero tenemos la impresión de que en Nintendo Switch, el equipo de HAL Laboratory ha logrado encontrar una mecánica jugable única que lleva todo lo aprendido de anteriores entregas a un nuevo exponente: el cooperativo, ya sea jugando con la IA como con otros jugadores, es una maravilla. Es un elemento que ya estaba presente en uno de los videojuegos de Wii, el conocido como Kirby Adventure, pero se ha visto mejorado gracias a las divertidísimas (y útiles) habilidades presentes en esta primera incursión de la saga en la nueva plataforma híbrida de Nintendo.

Kirby Star Allies

¿Pero estamos ante un nuevo imprescindible de la consola? Todo dependerá de la vinculación que tengáis con la marca de Kirby, pero es recomendable que leáis el siguiente análisis para ver tanto lo bueno (que es mucho), como lo no tan bueno (que es bastante menos). Pero sí podemos avanzar que HAL Laboratory ha hecho un buen trabajo y que la demostración de la eShop se queda corta con lo que acabamos encontrando en el juego final.

¿Qué ha ocurrido en el mundo de Kirby?

Cualquiera que se ha enfrentado alguna vez a una obra de Kirby, sabe que la historia no es su fuerte, al igual que tampoco lo es en otros plataformas de Nintendo como Mario, Yoshi o Donkey Kong. En cambio, siempre suele haber un pretexto para hacernos avanzar mundo tras mundo sin pensar que vamos por inercia sin un objetivo claro. En esta ocasión, vuelve a presentarse esta premisa que se irá desarrollando durante las 8-10 horas que nos puede durar el videojuego (algo más si vamos a por el 100%).

Al comienzo de nuestra aventura, descubrimos que Dream Land se despierta con lo peor que podía ocurrirle al reino: el rey Dedede ha robado toda la comida para poder tragársela él solo, por lo que solo hay un héroe capaz de arrebatársela y devolvérsela a esta Tierra de paz: nuestro querido Kirby. El avance se produce de manera rápida y, en alguna ocasión, no sabemos por qué se ha producido un giro argumental u otro (que son bastante simples y esperados), pero gracias a la presencia de algunos diálogos muy divertidos, el avance se hace más ameno que ir fase tras fase sin ningún tipo de historia.

El resto del argumento, sin sorpresas, mantiene la atención y se complementa con algunas escenas de vídeo dignas de una película de animación. Kirby luce mejor que nunca gracias a la pantalla de Nintendo Switch y, aunque ahora no toque hablar del apartado gráfico, la plataforma le sienta genial a la bolita rosa.

Un detalle interesante por si nos perdemos es que en cada pantalla de selección de mundo nos encontramos con una pequeña descripción que nos permite ubicarnos argumentalmente antes de introducirnos de lleno en las fases que presenta Kirby Star Allies. Es algo que nos ha salvado en más de una ocasión para saber a qué hacíamos frente, por lo que es una característica bienvenida.

Presume de amigos o se egoísta: cualquier forma de jugar es bienvenida

El juego cooperativo es lo que principalmente se ha promocionado desde el primer momento en Kirby Star Allies: hasta cuatro jugadores, cada uno con un personaje, irán avanzando de nivel en nivel aprovechando cada una de sus habilidades no solo para abrir nuevos caminos sino para descubrir pasajes ocultos. En cambio, hay una pregunta que ronda la cabeza de muchos jugadores: ¿es igualmente disfrutable si se juega solo? 

No nos vamos a engañar: se pierde un poco de frescura, ya que la inteligencia enemiga no es que actúe mal, sino que actúa demasiado bien y nos facilita mucho las cosas. Por lo tanto, la dificultad disminuye y quizás, el componente de diversión también. Es algo que se comprueba si jugamos primero solo y luego de forma cooperativa con nuestros amigos.

Es entonces cuando iremos “capturando” a personajes amigos, cada uno controlado por un jugador, e iremos avanzando y dando órdenes a nuestros compañeros reales para que avancemos sin la ayuda de la “máquina”. Además, el uso de habilidades y combinaciones de las mismas es tan variado que nos encanta las posibilidades que tenemos, algo que se reduce jugando solo puesto que subiendo el joystick izquierdo se combinan las habilidades necesarias si disponemos de ellas.

En cuanto a la dificultad general del título, nos encontramos con una aventura asequible, algo que tampoco debería sorprender a cualquier jugador de Kirby puesto que la saga siempre se ha caracterizado por sencilla. En cambio, la segunda mitad del juego puede ponernos en aprietos sobre todo en algunos niveles con estructuras móviles y en los combates finales. Eso sí, las vidas nunca serán un problema y será difícil que veamos un “Se terminó la partida“.

Nos ha gustado que algunas fases extras se desbloquean explorando bastante el escenario, y no están a simple vista; al igual que las piezas de puzzle especiales que nos desbloquean ilustraciones en la galería. El videojuego tiene contenido suficiente como para incentivar la rejugabilidad, por lo que no se nos ha quedado corto en ningún momento. También ayuda la presencia de diferentes minijuegos que no queremos revelar porque algunos de ellos son bastante interesantes como para mantenerlos en secreto (aunque puede que nos suenen de anteriores entregas de Kirby).

Artística y técnicamente es uno de los juegos más bonitos de Switch

Es cierto que Kirby Star Allies no será uno de los videojuegos más punteros del catálogo de Nintendo Switch, sobre todo, porque lo que muestra en pantalla no requiere de una potencia enorme. En cambio, sí que es uno de los títulos más bonitos (sobre todo, si hablamos de videojuegos del mismo género) que hay disponibles hoy en día en la consola. No hablamos ya solo de un apartado técnico estable como un roble (los 30 FPS no se nota), sino de una vertiente artística espléndida.

Estamos ante un videojuego colorido, con una paleta variada y que es ejemplo del buen gusto: cada mundo se diferencia notablemente entre sí, y dentro de cada mundo, no habrá dos fases iguales (aunque la ambientación sea coincidente). Los enemigos destilan amor por los cuatro costados y solo algunos enemigos nos parecen poco inspirados. En cuanto a los jefes finales, todos ellos nos parecen que tienen una personalidad única que se complementa con sus diálogos.

La banda sonora es cierto que podría ser más variada, porque a lo largo de la aventura hemos echado en falta más variedad, pero aún así, cumple. No innova respecto a otros Kirby y mantiene la misma línea.

Un videojuego completo y que mantiene a Kirby en lo más alto

Si Donkey Kong es ahora el personaje “difícil” de Nintendo y el fontanero Mario es el apto para todos los públicos, Kirby sigue enfocado a un público más juvenil sin perder de vista a los adolescentes y adultos fanáticos tanto de la jugabilidad (basada en habilidades y combates) como de lo artístico del personaje. Kirby Star Allies es un videojuego bien construido, completo y que mantiene a Kirby en lo más alto de la franquicia, junto a las dos anteriores entregas principales de Nintendo 3DS.

El mayor temor era no lograr estar a la altura si se juega solo, pero nos ha gustado tanto de forma cooperativa como individualmente (aunque esta última modalidad se haga algo más sencilla). El diseño de niveles, sin ser una novedad, sorprende y mantiene la diversión a lo largo de sus ocho horas de duración media. Por lo que si queréis retomar el género de las plataformas 2D, antes de que llegue Donkey Kong en mayo, estáis ante una buena oportunidad.


Positivo

  • Una jugabilidad que sigue enganchando
  • El cooperativo es un añadido que dota de mayor profundidad
  • Sigue siendo disfrutable si se juega solo
  • Tiene contenidos suficientes (unas ocho horas para una primera vuelta, con contenido extra y minijuegos)
  • El apartado técnico y artístico es genial

Negativo

  • No innova demasiado a pesar del cooperativo
  • La historia sigue siendo poco más que una premisa
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida