Análisis Mirage: Arcane Warfare

PC
 

Torn Banner Studios, creadores de Chivalry: Medieval Warfare, lo han vuelto a hacer. Han vuelto a crear un juego multijugador que nos dejará enganchados al PC durante horas. Mirage: Arcane Warfare no es lo mismo que Chivalry, pero mantiene la esencia del juego y perfecciona una fórmula de juego de acción que demuestra que para tener un multijugador frenético no hay que ser Battlefield.

Mirage nos ofrece exactamente lo mismo que Chivalry: Batallas entre dos equipos en un mapa donde el combate cuerpo a cuerpo es nuestro mayor arma. Además, como novedad respecto a Chivalry, aquí tendremos la posibilidad de usar hechizos mágicos que irán variando entre clases de personaje. Cada clase es distinta entre sí, por lo que será importante tener claro el ritmo de la partida para elegir de forma adecuada nuestro personaje. Las partidas son bastante equilibradas, ya que aunque cada clase tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, todas pueden combatir entre sí sin que una destaque descaradamente, dejando todo en las manos del jugador. Además, no puede haber más de dos jugadores con igual clase en el mismo equipo, por lo que estamos obligados a colaborar con nuestros compañeros.

El factor equipo es crucial en el juego, ya que para ganar la partida necesitaremos que todos nuestros compañeros contribuyan. No sirve de nada ir cual lobo solitario atacando mientras pasamos de cubrir a nuestros compañeros, porque eso nos llevará a ser el foco de los enemigos. Como decimos, todas las clases tienen sus puntos fuertes, por lo que es obligatorio colaborar. Si tenemos un personaje muy rápido, quizás nos convenga ir abriendo flancos a nuestro compañero más lento pero que tiene mayor potencia de ataque, por ejemplo.

Con esto no queremos decir que para poder disfrutar del juego tengas que jugar con amigos o estar constantemente hablando con tus compañeros de equipo para trazar una estrategia, pero sí que es necesario echar un ojo a cómo van tus compañeros de equipo para que les cubras si lo ves necesario.

Además la magia juega un papel importante en este juego. Todos los personajes cuentan con tres hechizos distintos para usar durante la partida. Cada uno es distinto al otro, y son variados. Podemos lanzar un hechizo que al impactar contra los enemigos hace que estos salgan despedidos, otro que nos permitirá lanzarnos contra ellos u otro que hará que salgan unas lanzas mágicas del suelo que se clavarán en los rivales.

Como es habitual en este tipo de juego, tendremos a nuestra disposición una serie de mensajes predeterminados que podremos mandar a nuestros compañeros mediante las teclas del teclado, por si no queremos escribir nuestros propios mensajes o si es necesario decir algo concreto de forma rápida.

Quizás un aspecto que no nos ha gustado del juego es que hay muchísimos servidores vacíos -algo que es normal teniendo en cuenta que el juego acaba de salir-, pero esperamos que se solucione pronto porque un juego así se nutre principalmente de los jugadores. Es frustrante que por la ausencia de jugadores una partida termine convirtiéndose en un 3 contra 6.




Otra de las cosas que el juego hereda de Chivalry es el gore. Podremos cortar las cabezas, brazos y piernas de nuestros enemigos si asestamos el golpe de forma precisa, aunque para dominar el sistema de combate al cien por cien necesitaremos paciencia y destreza hasta hacernos con el personaje, ya que es un poco más sofisticado que lo que era Chivalry. Tenemos los mismos tipos de ataque, pero la velocidad de cada personaje y el desplazamiento del mismo al atacar son totalmente distintos entre las diversas clases.

El apartado gráfico está realmente cuidado. Nos ofrece multitud de paisajes árabes y persas como palacios, desiertos, bazares y ciudades. Además, cuenta con doce voces de doblaje que servirán para narrar los comandos que tecleemos durante la partida.

En conclusión podemos afirmar que es una buena evolución tras el exitoso Chivalry. Mantiene la esencia del estudio pero con novedades, demostrando que el equipo puede mantener su estilo sin caer en la monotonía. Es un juego que encantará a todos los que jugaron Chivalry y a los que sean amantes del género. Quizás el combate sea un poco complicado de entender al principio, pero tras un par de partidas nos podemos adaptar sin problema. Es un juego que ofrece variedad de personajes y, lo más importante, equilibrio entre todos ellos. Prima la unidad en el equipo y promete partidas épicas donde nunca habrá un claro favorito hasta el final.

Pese a todos estos puntos positivos, es elemental que un juego multijugador necesita jugadores para ser un éxito, y la cantidad de servidores vacíos del juego son un problema para el futuro del título. Esperamos que esto se remedie pronto, pues es un juego que promete bastante y que podrá evolucionar muy bien con el paso de los meses si se añaden eventos y actualizaciones constantes.


Positivo

  • Combate con tintes gore
  • Multitud de roles de combate
  • Potencia la fórmula vista en Chivalry
  • Apartado artístico muy agradable

Negativo

  • Poca cantidad de jugadores
  • No está en español
8

Muy bueno

Política de puntuación

Ezequiel Ruiz
Gamer a tiempo completo y redactor. Empecé jugando a los 3 años, y hoy a mis 22, sigo con las mismas ganas que al principio. Me gusta expresar mi opinión, por eso llevo varios años colaborando en webs de mi mayor hobby: Los videojuegos.