Análisis Mother Russia Bleeds

PC PlayStation 4
 

Cuando los beat ‘em up gobernaban las máquinas recreativas y las consolas allá por finales de los 80, apenas era un número considerable del público el que se fijaba en los pequeños detalles del título que jugaban. El atrezzo o las características más enfocadas al diseño del juego pasaban desapercibidas, Mother Russia Bleeds logotodo lo contrario a lo que sucede en tiempos actuales donde el público reclama un mayor protagonismo a los pequeños detalles dentro de un videojuego.

En el caso de Mother Russia Bleeds los detalles se conforman a través de pequeñas pinceladas que hacen destacar al juego más allá de ser un título enfocado a repartir estopa a diestro y siniestro. Con las propiedades de crear un juego que mezclara la violencia y la crítica social con los mamporros, Le Cartel ha creado un título fresco pero que tiene tanto taras como defectos. Un juego que se apoya en las características de un beat ‘em up de toda la vida: un yo contra el barrio que se suele decir. Y todo eso sumado al típico humor que puebla por internet sobre rusos y sus vídeos virales. Sean bienvenidos a este espectáculo de puñetazos y patadas.

Historia a través de la violencia

El primer vistazo que damos a Mother Russia Bleeds sirve lo suficiente para darnos cuenta con qué nos vamos a encontrar. Cuando nos dispongamos a enfrentarnos al título, encontraremos un videojuego que no se ahoga en la censura y dice las cosas tal y como las piensa, donde no hay límite para la moralidad y la sangre está siempre presente. La mezcla entre la jugabilidad de Streets Of Rage y el desparpajo de Hotline Miami convergen perfectamente en una obra donde la superviolencia está elevada a un alto nivel, sin alcanzar cotas extremas.

Mother Russia Bleeds pasa por tomar el rol de uno de los personajes sanguinarios que nos dan a elegir, cada uno con sus particulares virtudes y defectos. Las variaciones entre uno y otro se distinguen de típicas características que pasan por la rapidez, la fuerza o el término medio entre ambas opciones. Cabe destacar que podremos jugar a la vieja usanza, con un amigo que nos acompañe en nuestra lucha por las calles de Rusia, o en su defecto con un bot que muchas veces nos vendrá de lujo para que nos ayude a despejar nuestro camino. A pesar de todo, en los bots encontramos el defecto de que nunca piensan correctamente y siempre se lanzan a lo loco a por los enemigos, por lo tanto, su supervivencia decrece notablemente.

mother-russia-bleeds

El título nos sitúa en una Unión Soviética donde el orden y el caos está desatado, influenciado por una droga llamada “nekro” que está haciendo estragos en todo el país. Como una de las ovejas negras de la sociedad, tendremos que enfrentar los ocho niveles del videojuego donde golpearemos, nos golpearan y recuperaremos salud inyectándonos jeringas, todo esto mientras vemos una población soviética que se comunica con nosotros por toneladas de sangre. Porque amén de que la lucha por un territorio o contra la injusticia es una de las premisas del juego, la violencia también se forma como una de las partes importantes. El golpe de la injusticia es la sangre que derramamos, mientras que el sufrimiento de nuestros enemigos es una lucha constante por salir adelante y salvar a gran parte de la población.

Se puede decir que el guión del juego lo marcan nuestros golpes, pero parte de esa conversación agresiva la dicta el fantástico trabajo con los escenarios. Mientras vamos avanzando luchando por nuestra supervivencia, podemos ver las diferentes atrocidades que se van sucediendo a nuestro alrededor: hombres torturados, personas matándose unas a otras o experimentaciones de lo más bizarro con animales. El impacto visual en Mother Russia Bleeds es, con total probabilidad, lo que más llame la atención en todo momento y sin duda está justificado. Es demoledor, oscuro e incluso crítico con la sociedad. En la obra podemos palpar con total claridad la violencia, pero si investigamos un poco más sus escenarios con todo el detenimiento que merecen, veremos que detrás de la violencia se encuentra la crítica inteligente, como ya ha ocurrido con otros títulos.

Golpes descafeinados

Ahora bien, si Mother Russia Bleeds destaca en ofrecer una historia que se apoya bastante en los elementos visuales, su jugabilidad pasa por no terminar de ofrecer nada nuevo en el género, e incluso por momentos se complica la vida.

IvanBien es cierto que es complicado ofrecer algo en condiciones en un beat ‘em up, más aún cuando tantos otros títulos se han encargado de exprimir al máximo posible el género tanto en el pasado como
en fechas más recientes. No deja de ser una mentira que añadidos como
la cura de salud a través de las jeringas de nekro o el modo cólera en el que entramos pulsando una tecla indicada en la pantalla, son un elemento que pretende destacar con respecto a los demás títulos del género, pero por el contrario penaliza el hecho de que sea tan repetitivo en sus mecánicas.

La falta de combos es palpable en los personajes y aunque sea bastante divertido aporrear enemigos, no terminar de resultar todo lo que debería ser. Da la sensación de que todos los objetos se utilizan de la misma manera, que tienen el mismo fin y rara vez podemos sentirnos diferentes a la hora de golpear a los enemigos. Es una oportunidad perdida que en un videojuego que se vende como violento y noSergei apto para todas las edades, no se de la opción de neutralizar a nuestros enemigos con diferentes técnicas de combate u objetos. Que no podamos ver diferencias grandes entre usar una tubería o usar un cuchillo, es un error clamoroso digno de destacar.

Se echa por tanto en falta esos pequeños detalles que, de haber sido añadidos, hubieran logrado un tono distinto en la jugabilidad y muy acorde con lo que pretende ofrecer: esto en cambio es violencia descafeinada, falta de concepto.

Mother Russia Bleeds

En su jugabilidad, al lado de la diversión , también se encuentra la injusticia y lo que es peor, sometida al azar. Con Mother Russia Bleeds ocurren problemas en relación a la dificultad y al manejo del propio personaje. Por momentos da la sensación de que los combates contra los enemigos están más enfocados a sus movimientos aleatorios, y lo más lógico en estos casos sea golpear en el momento preciso. Es entonces en ese momento cuando surge el problema, pues podemos estar esperando ese momento durante un tiempo excesivo, lo que conlleva a que el combate se haga pesado y aburrido. Todo lo contrario a la diversión y frenetismo que debería vender un beat ‘em up. Si obviamos este fallo, también podemos encontrarnos con que el combate contra los bosses está enfocado a depender de tener los ojos en los enemigos comunes, en el jefe final e incluso en algunas ocasiones en un elemento fuera de pantalla imposible de eliminar. Una cosa es añadir dificultad y otra es obligar al jugador a vivir en constante movimiento mientras intentamos que nuestros enemigos caigan en desgracia uno por uno y luego hacer daño al jefe, teniendo en cuenta que en los próximos diez segundos otra hornada de enemigos vendrá a intentar machacarnos. Eso no pasa por añadir dificultad, pasa por añadir extremismo incluso en los modos de juego más suaves.

Por otro lado tenemos los problemas a la hora de caer en combate y empezar desde un checkpoint. La introducción de las escenas que se puedan hacer antes de combates finales o ciertos tramos de misión, se suceden en bucle cuando somos derrotados. Sin posibilidad de saltar dichas cinemáticas, acabamos por caer en una constante espiral donde tengamos que presenciar la misma escena siempre que nuestros enemigos nos destrocen, a pesar de que ya la conocemos de sobra y no nos interesa en absoluto volverla a ver. Como es obvio es un problema menor, pero una vez más se rompe el ritmo de juego y las ganas por combatir contra ciertos enemigos.

Conclusiones

Por el análisis ofrecido, cabría pensar que Mother Russia Bleeds es una buena idea con ejecuciones un poco erróneas. Ni tanto, ni tan poco. La obra de Le Cartel tiene una jugabilidad que ofrece diversión, mamporros a punta pala y un modo multijugador que resulta entretenido, pero le faltan ideas muy básicas relacionadas con lo que ofrece el título.

mother-russia-bleeds

A nivel visual es excelente tanto por el mimo puesto en sus escenarios, por lo que se cuenta a través de ellos, pequeños detalles que antiguamente se obviaban en títulos como Final Fight. Es uno de los puntos más destacables de un videojuego que entretiene, cumple sus funciones básicas pero erra en la jugabilidad con errores graves como las peleas contra jefes finales, o no tan graves como la falta de combos o variedad. Es un título que se puede disfrutar, pero en el que es complicado pasar por alto sus taras.


Positivo

  • Los pequeños detalles que guardan sus escenarios
  • Rescata la esencia de género perdido como es el beat 'em up
  • Tanto en solitario como multijugador es divertido
  • El diseño de algunos niveles es digno de aplauso

Negativo

  • Le faltan combos y variedad en sus ataques
  • La jugabilidad contra los jefes finales aumenta en dificultad con ciertos parámetros injustos
7

Bueno

Política de puntuación

Conecta el escribir sobre videojuegos con la ingesta de Doritos. Reside en Madrid rodeado de gatos.
X