Análisis PUBG en PlayStation 4

PlayStation 4
 

Playerunknown’s Battlegrounds ya ha aterrizado en PlayStation 4 después de estar disponible desde hace una larga estancia tanto en PC como en Xbox One. El título que dio comienzo a la epidemia del género battle royale alcanza esta plataforma con una gran cantidad de contenido y sin dejarse nada respecto al resto de versiones. Aunque actualmente Fortnite copa la máxima popularidad dentro de esta modalidad de juego, lo cierto es que PUBG cuenta con varios hitos destacados, siendo el título que arrebató a DOTA 2 la medalla de ser el título con más jugadores simultáneos en Steam cuando parecía complicado que alguien pudiera arrebatarle el puesto.

La mecánica de PUBG como casi la de cualquier otro battle royale es muy sencilla. Cien jugadores bajan desde el cielo a un mapa más o menos pequeño, intentan conseguir el mejor equipo en el menor tiempo posible mientras que a su vez empiezan a trazar su estrategia para mantenerse como último hombre en pie. En este sentido cada jugador es un mundo, los hay de los que buscan dar caza al máximo de rivales posibles y otros que simplemente se esconden e intentar aguantar el máximo tiempo posible en la partida. No obstante no hay que olvidar que aquellos que opten por la opción de esconderse y moverse lo menos posible, se verán limitados por una esfera que va haciendo más pequeño el mapa hasta que no queda otro remedio que los jugadores se encuentren.

Si vienes de PlayStation 4 y Fortnite está entre tus títulos favoritos cabe decir que aunque el mencionado juego y PUBG comparten género, son en la práctica muy diferentes. Mientras que Fortnite es muy arcade, PUBG intenta aportar un tono más realista y una jugabilidad mucho más táctica. Debemos tener en cuenta en PUBG cosas como la distancia a la que se encuentra el oponente debido a la caída de la bala, podemos elegir si las armas disparan a ráfaga o sueltan las balas una o una, o directamente tenemos la opción de apuntar con el arma de forma lateral para no descubrirnos a través de una ventana. En este sentido debemos ser más precavidos con nuestra forma de jugar y en general esto hace que las partidas tengan un tono más lento que Fortnite.

Respecto al contenido, el juego viene de base con los tres mapas disponibles en el resto de versiones: Erangel, Miramar y Sanhok. Los dos primeros son espacios de 8×8 Km mientras que Sanhok, el último mapa que llegó al juego, es tan solo de 4×4 Km para intentar competir con el dinamismo y la velocidad de las partidas de Fortnite que tanto público le han robado a este título. ¿Son suficientes tres mapas? Teniendo en cuenta el género en el que estamos, el tamaño y detalles que tienen los mapas, podemos afirmar rotundamente que si. Además hay un cuarto escenario terminando de hervir en los servidores de prueba, por lo que se espera que pronto pueda estar disponible en la versión final.

Para los que estéis leyendo estas líneas cabe anunciar que este es un análisis más enfocado a desgranar las particularidades de la versión de PS4 que a explicar de base las propias dinámicas del juego. Respecto a lo técnico esta versión cumple lo prometido, unos ‘sólidos’ 30 fotogramas por segundo que solo se resienten en algunos momentos puntuales y una calidad gráfica no diferente a la del resto de versiones, la cual tampoco es que sea muy destacable. Nuestras partidas disfrutadas en PS4 Pro han rendido según lo esperado y no hemos notado mayores diferencias respecto al PC o cuando pudimos probarlo en Xbox One X. Los controles también han conseguido adaptarlos al dualshock 4 de forma correcto, siguiendo un esquema idéntico al que implementaron en el mando de Microsoft.

La personalización también es mucho más escasa que en Fortnite. No podemos vestir a nuestro soldado de formas demasiado extravagantes, tampoco lo echamos en falta por la sobriedad del juego. Si que nos ha gustado poco que el acceso a nuevos objetos sea tan complicado, de forma que si no pasamos por caja, tengamos que jugar una gran cantidad de partidas para conseguir una nueva camiseta, pantalón u otro accesorio para el personaje.

Conclusión

PUBG podemos definirlo como puro entretenimiento. Sin duda se trata de uno de los battle royale con más experiencia del mercado, con un gran recorrido y que cualquiera que se sienta atraído por el género debería probar. Llega además a PlayStation 4 de forma muy completa, permitiéndonos jugar solos, en grupos de dos y también en escuadras de hasta 4 personas. Además los novatos agradecerán que a diferencia de Fortnite, en PUBG podemos encontrar un campo de entrenamiento donde poner a prueba nuestras habilidades antes de dejarnos caer por el campo de batalla. La sensación de tensión y recompensa que transmite el juego cuando el número de jugadores empieza a ser escaso es muy interesante de vivir y disfrutar por uno mismo. Aunque ya os adelantamos que tampoco es nada fácil conseguir el primer puesto. ‘Winner, Winner Chicken Dinner’,


Positivo

  • Entretenimiento al máximo exponente
  • Táctico en sus mecánicas
  • Variedad de mapas
  • Constante actualización
  • Dificultad elevada
  • Modo entrenamiento

Negativo

  • Microtransacciones
  • Algo flojo respecto a menús y HUD
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Juan Linares
Fundador y director general de esta revista. Graduado en Derecho y especialista en Marketing Digital. Aprender de los errores como modelo de vida.