Análisis Watch Dogs 2

PC PlayStation 4 Xbox One
Hasta 50% descuento en G2A
 

Cuando se anunció Watch Dogs en la conferencia de Ubisoft del E3 2012, todos los jugadores esperábamos un videojuego revolucionario que cambiase la concepción que teníamos de este entretenimiento. Tuvieron que pasar algo más de dos años para darnos de bruces con la realidad: Watch Dogs no cumplió lo prometido ni por asomo, evidenciando sobre todo su apartado técnico mermado por las capacidades de la presente generación y su carácter intergeneracional que impidió la implantación de promesas jugables que se quedaron en eso, en meras palabras que no llegaron a nada.

Aún así, no debe ser difícil pensar en Watch Dogs como uno de los grandes éxitos de esta generación, puesto que ha vendido más de diez millones de unidades entre todas las plataformas, y ha conseguido un grupo de jugadores fiel a su propuesta diferenciadora de otras sagas como Grand Theft Auto, aunque bastante parecida en el fondo del empaquetado. Quizás debido a las críticas mixtas logradas en su lanzamiento, no se esperaba una secuela tan pronto, pero Watch Dogs 2 está ya aquí con nosotros, con un planteamiento jugable que sigue las bases establecidas, pero mejorado por, ahora sí, su condición de título “de nueva generación”.

Antes de hablar en profundidad del título, decir que Watch Dogs 2 planea recuperar a la base de jugadores perdida por su primera entrega, conseguir a aquellos que no entraron a la propuesta jugable de Ubisoft por los malos comentarios, y rascar entre esa masa heterogénea que forma parte de saga tan consagradas como la ya mencionada Grand Theft Auto. El resultado final ha sido el esperado, o incluso mejora las expectativas depositadas. No estamos ante una simple continuación, sino que el equipo de Ubisoft Montreal, en colaboración con otros estudios de la compañía gala, ha escuchado lo que estaba mal y lo ha mejorado, aparte de retirar aquello que por mucha mejora no iba a funcionar.

Desmarcándose de Aiden Pearce

render-watch_dogs-2Watch Dogs evidenció varios problemas, tanto de diseño del sistema de juego, como de mapeado e historia. En este sentido, los responsables de Watch Dogs 2 han sabido deshacerse de uno de los lastres más importantes del inicio de la franquicia: Aiden Pearce era un personaje interesante, pero que debido a su conflicto tanto interior como exterior, se vio obligado a formar parte de una historia demasiado seria, con problemas de ritmo, carentes de personajes secundarios interesantes, y con una progresión llena de altibajos.

No podemos olvidarnos de aquellos jugadores que buscaban una secuela continuista argumentalmente hablando, pero el cambio de registro de Watch Dogs 2 ha sido uno de los puntos más beneficiosos para su secuela, alejándonos del tono serio y casi deprimente que nos ofrecía el protagonista de la primera entrega y la ciudad de Chicago, para inmiscuirnos en un grupo bastante alocado de hackers estacionado en la colorida ciudad de San Francisco.

En esta secuela nos encontramos un videojuego que sigue de cerca el éxito de una serie de televisión reconocida a nivel mundial: Mr. Robot. En ningún momento intenta conectar con el público utilizando un argumento intrincado y lleno de giros de guión como la serie protagonizada por Rami Malek, pero cierto es que la estética, el uso de la tecnología y la ambientación urbana se parecen bastante a la serie de USA Network. Partiendo de aquí, nos encontramos con Marcus Holloway, joven que se ha unido al grupo hacker más importante de San Francisco, DedSec, para hacer frente a una sociedad cada vez más vinculada al uso de las nuevas tecnologías.

DedSec es la organización a la que nos uniremos en los primeros compases del videojuego, y está formada por diferentes integrantes que forman un grupo de lo más variopinto. Así, tenéis que estar preparados para ver personalidades de lo más histriónicas, con un punto friki, y que pueden llegar a agobiar con el paso de las horas de juego. Eso sí, también puede ser un punto a favor porque es una muestra más de ese ritmo más frenético y suave que tiene Watch Dogs 2 frente a su secuela, gracias a un argumento más liviano que, pese a tener sus giros de guión importantes, basa todo su peso en unos personajes llenos de personalidad, misiones bastante episódicas, y en el tratamiento de temas de todo tipo como los ciberataques, el uso de la religión como generadoras de asociaciones sectarias, la ciberseguridad, etc.

watch-dogs

Es importantísimo seguir los diálogos de todos los personajes que aparezcan en pantalla, puesto que hay momentos divertidísimos en los que si nos perdemos alguna frase, nos estaremos alejando del tono jocoso de la aventura. Lo bueno de todo es que, como suele ser habitual en Ubisoft, los diálogos están doblados completamente al español, y por si no fuera poco, la calidad del doblaje es sobresaliente. Quizás hay algunos errores de sincronización labial en las escenas cinematográficas, pero a pesar de ello, se disfruta muchísimo. Eso sí, para comprobar los diferentes acentos originales recomendamos las voces americanas puesto que es así como fue concebido originalmente.

Para terminar con este apartado del argumento de Watch Dogs 2, decir que la elección de un protagonista como Marcus puede tener un punto comparativo con Grand Theft Auto. Marcus Holloway, al igual que uno de los protagonistas de la quinta entrega de la saga de Rockstar, es un joven sin posibilidades que se une a un grupo para luchar contra las injusticias. En Grand Theft Auto V, aunque no se luchase en sí contra injusticias sociales, si se trataban diferentes temas que, de una manera u otra, pueden verse reflejados en Watch Dogs 2. Y sobre todo, Ubisoft Montreal ha querido conseguir el tono desenfadado de la franquicia de Rockstar. Por eso es que Watch Dogs 2 es un buen competidor de Grand Theft Auto ahora que llevamos años sin una nueva entrega de esta saga.




En cuanto a la vinculación con Watch Dogs, esta secuela está unida de manera bastante simple: estamos ante una versión nueva del sistema ctOS, por lo que DedSec tendrá que hacer frente a este conglomerado informático que controla a la sociedad mediante una tecnología al alcance de pocos. Hay alguna vinculación más con la primera entrega de Watch Dogs, pero es mejor que lo veáis vosotros porque es una sorpresa bastante satisfactoria para algunos.

watch-dogs-5

Estructura argumental basada en operaciones

Cada misión de la historia está estructurada en diferentes operaciones principales y secundarias que nos ayudan a completar el juego. Watch Dogs 2 puede llegar a durar unas 20 horas yendo simplemente al grano, sin completar ninguna operación secundaria, pero estamos seguros que, debido a lo bien implementadas que están, podréis gastar otra decena de horas completando diferentes encargos alejados de la campaña principal. Pero yendo a lo importante, las operaciones principales tienen un punto a favor: son quince pero, en realidad, cada una de ellas contiene diferentes misiones, por lo que contando estos objetivos estaríamos ante una cantidad que oscila entre las 60 y 80 misiones.

Esta estructura hace que el argumento quede dividido en una estructura parecida a las series de televisión: como si de una temporada de quince episodios se tratase, en cada uno de ellos ocurren diferentes hechos, a menudo auto conclusivos, que dan nombre a cada una de las operaciones.

En cuanto a la importancia de cada una de las operaciones principales, debemos asegurar que ninguna sobra, ni tampoco nos falta alguna para cerrar el argumento principal. El desarrollo ha sido calculado milimétricamente para que, con estas quince operaciones, se cierre una historia en poco más de veinte horas. Además, cada misión tiene su importancia dentro de la campaña e incide sobre diferentes temas: algunos de tono más serio, y otros con un tratamiento más histriónico.

En cuanto a las operaciones secundarias, algunas aparecen directamente en la aplicación del móvil correspondiente, pero otras nos la ofrecen diferentes ciudadanos repartidos por el mapa. Su ubicación es fácil de adivinar gracias a que aparecen señalados en el mapeado de San Francisco mediante un símbolo negro y naranja. La importancia de estas operaciones pocas veces llega a la que tienen las operaciones principales, pero mientras que en la primera entrega las actividades secundarias eran bastante inocuas y con importancia limitada, aquí sí nos instan a continuar realizando diferentes encargos. Hay un gran número de ellas, y si decidimos completarlas junto a las principales, la duración del videojuego se dispara a las cuarenta horas.

Watch Dogs 2

Por tanto, Watch Dogs 2 no es un videojuego vacío como podría pecar su primera entrega: aparte de todo esto tenemos diferentes actividades como Driver San Francisco, una especie de minijuego en el que seremos taxista al más estilo de Uber (atentos a su crítica social, porque es hilarante) pero sorteando diferentes dificultades a lo largo de cada viaje realizado. Además, tendremos diferentes ubicaciones secundarias repartidas por todo el mapeado y otras actividades como carreras en diferentes vehículos.




Cada una de estas actividades, tanto principales como secundarias, está repartida por un mapa como es el de San Francisco y Oakland. En tamaño, estaríamos dispuestos a afirmar que es algo más pequeño que el que formaba Chicago, pero está mucho más nivelado gracias a que en cada zona habrá algo que hacer. Y todo esto se amplía con el apartado multijugador, mediante el cual accederemos a operaciones en línea que pueden ser completadas con otros jugadores, a hackeos en línea a otros usuarios en los que no podemos ser descubiertos… Todo este apartado lo dejaremos para el tramo final del análisis por su importancia, pero era útil de mencionar para que logréis ver la cantidad de actividades repartidas por el mapa.

Sigilo, acción, o mezcla. Elige tu estilo de juego

En la primera entrega de la franquicia teníamos un problema principal: las promesas jugables basadas en la utilización del hackeo eran bastante simples debido a que no llegaron a cumplirse del todo por una serie de decisiones bastante desacertadas. Ya sea por la estructura de las misiones, por la forma de abordarlas, o por una combinación de ambos elementos, en Watch Dogs el hackeo no estaba bien implementado y teníamos menos posibilidades de las esperadas. Quizás por ello, desde el anuncio el pasado E3 de Watch Dogs 2, Ubisoft no se ha centrado únicamente en mostrar las posibilidades de hackeo (como vimos en el primer vídeo usando el cuadrirrobot o dron), sino que también se nos ha mostrado otros estilos de juego que podemos elegir en cualquier momento.

watch-dogs-2

El origen de todo está en nuestra base de DedSec, ya que allí dispondremos de una magnífica impresora 3D que permitirá la construcción de diferentes armas y artefactos que nos acompañarán durante toda la aventura. Algunas no estarán disponibles desde el inicio pero es necesario visitar esta máquina cada poco tiempo para ver las novedades que hemos desbloqueado en nuestra aventura. Una vez adquirido el material deseado (una pistola tranquilizante, una máquina de alta tecnología que nos ayude en el espionaje, o un dron), pasamos a la acción.

Las misiones principales quizás tienen un problema: suelen ser bastante parecidas en su concepto: en las operaciones solemos acceder mínimo a una base llena de enemigos y a la cual tendremos que entrar usando la acción, el sigilo, o una mezcla. A diferencia de esta estructura que fue fallida en el reciente Mafia III (misiones clónicas durante cuarenta horas de juego con una nefasta IA con la que estando en sigilo se derrotaban a todos los enemigos), la inteligencia artificial en Watch Dogs 2 está muy cuidada, y no serán pocas las veces que dentro de una misma misión tengamos que cambiar nuestra forma de actuar.

Así, podemos decidir en ser precavidos y observar todo el espacio desde fuera utilizando tanto cámaras de seguridad como aparatos basados en drones o pequeños robots teledirigidos que pueden ayudarnos a abrir determinadas puertas cerradas. Este sería el modo “sigilo tecnológico” y que, de una manera u otra, casi siempre tendréis que utilizar para abriros paso con un mínimo de posibilidades. Una vez dentro del recinto, es cuando hay que decidir si queremos seguir en silencio, con una pistola tranquilizante o una cuerda para atizar a los enemigos, o ir a la acción con diferente armamento.

Si elegimos esta última opción, estaremos ante una incursión complicada puesto que los enemigos nos rodearán, subirán y bajarán plantas para dar con nosotros, y si no vigilamos nuestra estrategia nos derrotarán. Si optamos por el sigilo, estaremos ante un videojuego cercano en su concepto a Metal Gear: la pistola tranquilizante es un guiño a la franquicia de Konami. No se llega al extremo enfermizo por el detalle de las mecánicas jugables que hay en la saga de Kojima, pero sí se antoja una mecánica bastante bien implementada dentro del juego.

watch-dogs-6




Para terminar de hablar sobre esta forma de pasarse las misiones principales, hay que mencionar los espectaculares puzles que vuelven en forma de hackeos masivos para desbloquear las redes internas de diferentes edificios importantes. El entorno es importante porque tendremos que resolver un acertijo basado en la canalización de energías girando diferentes anclajes hasta que la corriente llegue al punto deseado. En algunas misiones estos puzles ocupan la fachada entera de un edificio y para ello tendremos que deambular por la zona sin ser observados por los enemigos.

Un árbol de habilidades para todos los gustos

Para ir mejorando dentro de Watch Dogs 2, regresa el conocido árbol de habilidades existente en la primera entrega. No resulta un gran avance aunque sí que hay un mayor número de mejoras disponibles y accesibles mediante “puntos de investigación”. Éstos se ganan cuando aumenta nuestro número de seguidores, elemento bastante importante que actúa como si se tratasen de puntos de experiencia que van abriéndonos niveles.

Cada mejora exige un mínimo de 2 puntos de investigación, aunque otras pedirán entre 4 y 6, y tenemos que ir viendo qué vertiente mejorar para no tener todo equilibrado: hay que tener claro qué estilo tenemos, y podemos decidir entre los siguientes elementos.

  • Mejorar el sistema de hackeo con la eliminación de las alarmas de coche, la movilización de los vehículos de forma automática, pedir la retirada de los helicópteros que nos siguen de la policía…
  • Ampliar la posibilidad de control remoto de diferentes objetos repartidos por el mapeado de San Francisco.
  • Utilizar ingeniería social para crear distracciones mediante móviles u otros aparatos a los enemigos. Esto nos ayudará para entrar de forma sigilosa de forma mucho más sencilla.
  • Perturbar la ciudad con la rotura de tuberías de gas, el cambio de semáforos, etc. Es el aspecto más conservador respecto a la primera entrega.
  • Mejorar la puntería, incidiendo especialmente en el uso de armas para tener más oportunidades en un combate lleno de acción.
  • Ampliar el espectro de la habilidad “manitas” con la que podemos crear artefactos o cortocircuitos que generen explosiones mortales, por ejemplo.

Watch Dogs 2

Conforme vaya pasando el tiempo de juego, podréis ir ampliando el número de mejoras y acceder a casi todo, pero es recomendable que optéis al inicio por mejorar aquellas habilidades que os ayuden en la acción, o aquellas que os mejoren las técnicas de sigilo. Esto se debe a que, ahora sí, las mejoras del árbol de habilidades se sienten bien implementadas y no como ocurría en el primer juego.

Otras actividades secundarias repartidas y variadas

Ya hemos hablado de la posibilidad de realizar una gran cantidad de operaciones secundarias, algunas más importantes que otras. Además, hemos mencionado por encima una de las actividades paralelas como es la de Driver San Francisco, pero no solo existe este contenido para alargar el juego. Como hemos mencionado, San Francisco es un mapa bastante más extenso de lo que pueda parecer en un primer momento y todo se debe a que estamos ante una ciudad bastante viva.

En los primeros compases de la aventura podemos pensar que hay poco vehículo en la carretera, o que no hay demasiado que hacer, pero pasadas las primeras horas se nos abren diferentes actividades como la realización de fotografías en espacios clave, la búsqueda de canciones nuevas, etc.

watch-dogs-3

ScoutX es una aplicación disponible en nuestro móvil (hablando del móvil de Marcus en el juego) que nos señalará la ubicación de diferentes lugares especiales en los que fotografiarnos. Cada fotografía nos da más seguidores para lograr nuevos puntos de investigación.




Además, también tendremos la posibilidad de adquirir nueva ropa en varias tiendas de San Francisco. La moda de la ciudad es bastante “hipster”, y eso se nota también en las tiendas. Por ello, podréis comprar desde prendas de segunda mano hasta camisas de más de trescientos dólares adornadas por piñas. Lo interesante es que, si andáis por el mundo gafapasta, esta moda casa perfectamente con dicha tribu urbana.

Por último, antes de hablar del ansiado modo multijugador, recordar la presencia de carreras que alargan bastantes horas la duración del juego para intentar superarnos, por lo que no hay tiempo para aburrirse en Watch Dogs 2. Lo que se ha eliminado es la cantidad de “juegos” como el ajedrez que existían en Chicago, algo de agradecer puesto que no añadían nada a la experiencia final y sus recursos podían ser utilizados para otras actividades como las aquí descritas.

Un modo online pensado para alargar la experiencia

Grand Theft Auto Online ha creado escuela y faltaba que saliese su primer imitador. Ya en la primera entrega de Watch Dogs vimos un vago intento por crear un modo multijugador innovador pero se quedó en eso: en una posibilidad más que no destacaba sobre la experiencia monojugador. En estos días hemos podido jugar con otros usuarios arbitrarios al modo multijugador establecido en Watch Dogs 2, aunque durante las últimas horas Ubisoft ha decidido cortar dicha modalidad por la presencia de unos problemas que, en nuestro caso, no hemos notado.wrench_wd2_render-png

El mundo de Watch Dogs 2 se basa en la hiperconexión creada con ctOS 2.0. En el modo multijugador, también hay una conexión real y continúa, puesto que si así queremos podemos estar conectados durante todo el tiempo de juego para que nos asalten las ansiadas Operaciones en Línea, o eventos aleatorios basados en el hackeo de otros jugadores, la invasión de un fugitivo de la justicia…

Las Operaciones en Línea son misiones parecidas a las Operaciones Principales pero sin seguir un hilo argumental, en las cuales muchas veces accederemos a una base para lograr un hackeo de un sistema, algún objeto preciado o descargar datos de los ordenadores de alguna empresa. Son misiones cooperativas por lo que, si las intentáis realizar vosotros solos, os encontraréis un aumento de la dificultad que puede resultar excitante para unos, y frustrante para otros. Hay algunas misiones que son más fáciles que otras y aparecen arbitrariamente en vuestra aplicación móvil, por lo que id observando los distintos objetivos ya que al cumplirlas recibiréis más ganancias. Las misiones realizadas cuando estaba disponible el jugador no tenían ningún problema de conexión, aunque es cierto que se tardaba tiempo en encontrar un colaborador por la escasez de jugadores en el momento de la realización del análisis.

Los eventos DedSec son apariciones arbitrarias de jugadores con los que interactuaremos mediante la realización de hackeos en los cuales tendremos que mantenernos a una distancia prudencial del jugador para que no nos detecte. Si es así, el jugador puede perseguirnos hasta derrotarnos. Estas misiones u objetivos aislados aparecen en cualquier momento si estáis conectados permanentemente salvo en las misiones principales, momento en el cual os desconectaréis automáticamente del matchmaking.

Watch Dogs 2

Apartado gráfico sin errores y sin la presencia de bugs

La experiencia de Watch Dogs 2 en el apartado gráfico ha sido espectacular. El cambio de ubicación y sobre todo, de apartado artístico, le ha sentado de maravilla a la franquicia puesto que el uso de colores, la iluminación y las texturas rayan un buen nivel. La ciudad rezuma vida, y, lo que es más importante, todo se ve muy mejorado respecto a la primera entrega. No hay downgrade si comparamos el juego final con los gameplay mostrados estos meses, e incluso en algunos elementos se ha podido mejorar.

La bahía de San Francisco no podía lucir mejor, y sobre todo de día, es un espectáculo. Los árboles, la hierba. Son elementos vivos que se mueven con cada soplo de aire fresco que llega. Además, la lluvia está bastante bien recreada sobre el asfalto, aunque su caída podría haber sido más natural.

El modelado de los coches y sus físicas han mejorado, y aunque los choques no son realistas, se deforman. Su manejo ha sido también pulido otorgando una conducción algo más cómoda: no parece ya que manejemos tanques, sino que cada coche tiene su comportamiento, y conducir en motocicleta es genial. Cierto es que no se ha llegado a la experiencia otorgada en otras sagas de mundo abierto, o al reciente Mafia III, que en este aspecto sí que logró brillar bastante alto.

Watch Dogs 2

En cuanto a la presencia de bugs, no hemos podido observar ninguno que empañase la experiencia, por lo que pensamos que se trata de uno de los juegos de Ubisoft más pulidos de los últimos años. Sí hay como hemos mencionado a lo largo del análisis desincronización labial en algunos puntos pero en un proyecto con tanto diálogo es algo común. Sí que hay que mencionar que actualmente el modo multijugador online con desconocidos se ha desactivado por la generación de algunos problemas que no nos han aparecido. El caso es que es un error que seguramente haya sido paliado el día de lanzamiento.

La banda sonora elegida es amplia, y cubre todos los géneros: desde el rap hasta el rock, pasando por el pop y la música clásica. Además, en las misiones principales la música de fondo acompaña siempre y aunque no destaca por su ambientación musical, siempre podemos utilizar nuestro reproductor de música del móvil gracias a los cascos permanentes que lleva Marcus consigo mismo.

Las segundas entregas no siempre fueron peores

Watch Dogs 2 es el Assassin´s Creed II de Ubisoft en esta generación. La compañía gala, hace unos años, logró remontar una franquicia que parecía destinada a morir por una primera entrega simple, innovadora pero justa en lo jugable. Muchos compararon la primera entrega de Watch Dogs con dicho lanzamiento, y otros esperábamos poder ver un juego mejorado con esta secuela. Las expectativas se han cumplido y de qué manera.

Watch Dogs 2

Estamos ante uno de los grandes exponentes del sandbox de acción de los últimos años, que, pese a caer en errores como misiones algo parecidas en su modo campaña, las sabe paliar debido a una jugabilidad calculada al milímetro que te permite actuar como quieras, y utilizar la tecnología a tu manera. La libertad de acción es enorme, y el contenido disponible da para más de cuarenta horas de juego. No solo eso, sí nos entretenemos con todo lo que ofrece hay juego para meses gracias a su trabajado modo multijugador.

Sería una pena no dar la oportunidad a un juego como éste por una primera entrega que no pasó del notable. Ubisoft ha hecho los deberes y nos ha dado uno de los mejores videojuegos en esta recta final de año, con un apartado gráfico de infarto, y sin ningún problema como el que tenía el lanzamiento original.


Positivo

  • Apartado gráfico espectacular y pulido
  • El tono desenfadado nunca se olvida de contar una historia interesante
  • La ciudad de San Francisco, con miles de cosas que hacer
  • Su modo online
  • La posibilidad de actuar de forma sigilosa o mediante la acción

Negativo

  • Algunas misiones principales se parecen en su resolución
9

Increíble

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida