Una revista económica demuestra que algo no va bien en Konami

Una revista económica demuestra que algo no va bien en Konami
 

Según datos aportados por la prestigiosa revista económica japonesa, Nikkei, algo muy negativo está ocurriendo en Konami. Los más al día, no les sonará extraño, el bajón de la saga Pro Evolution, la cancelación del nuevo Silent Hills y sobretodo la salida de Kojima del estudio, evidencian que algo no está funcionando correctamente en el seno de la empresa.

Estos son algunos de los datos a los que ha podido acceder la revista:

  • La compañía pasó de juegos tradicionales a títulos sociales más baratos en 2010, cuando Konami creó un juego para móviles llamado Dragón Colección, que obtuvo enormes ganancias a cambio de un bajo presupuesto.
  • El presupuesto de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain ha superado los ¥ 10 mil millones ($ 80 millones).
  • Kojima Productions se conoce ahora como “Número 8 Departamento de producción.” Sus equipos no tienen acceso a Internet y sólo pueden enviar mensajes entre ordenadores internos.
  • Los empleados que dejan la oficina durante el almuerzo son monitoreados con tarjetas de tiempo. Aquellos que regresan tarde han anunciado sus nombres en toda la empresa.
  • Hay cámaras en los pasillos de la oficina para vigilar los movimientos de los empleados de Konami.
  • La mayoría de los empleados de Konami no tienen sus propias direcciones de correo electrónico.
  • Desarrolladores de Konami, que no se ven tan útiles son reasignados como guardias de seguridad o personal de limpieza. Esto incluye a los productores que trabajaron en títulos grandes. En 2013, el periódico japonés Asahi News informó sobre un ex empleado de Konami que supuestamente pasó de desarrollo a trabajar en una fábrica de máquina recreativas de Konami, que lo condujo a la depresión.

 

La compañía ha intentado hablar sobre ello con Kagemasa Kozuki, fundador de la propia Konami, pero ha sido imposible obtener una respuesta de su parte. Parece ser que la tensión dentro de la empresa es máxima y pronto podría tener un desenlace preocupante para el sector.

 


Contenido relacionado