3%, la primera serie brasileña de Netflix

Una sorpresa televisiva que tendrá segunda temporada

3%, la primera serie brasileña de Netflix
 

Los Juegos del Hambre” han hecho bastante daño a la escena cinematográfica actual. Aunque la franquicia tenga una calidad aceptable, e incluso notable con su segunda parte, no podemos decir lo mismo de los productos sucedáneos que han nacido a partir de ella como “La Saga Divergente” o “El Corredor del Laberinto” (algo más acertada, pero lejos del primer ejemplo puesto). Las distopías juveniles siguen creciendo poco a poco, y era cuestión de tiempo para que se apostase por una de ellas en el mercado televisivo.

Aunque “Wayward Pines” es algo más adulta, quizás sea una de las distopías televisivas más conocidas de los últimos años, pero a lo mejor no habéis escuchado hablar de “3%”, una serie que ha llegado a Netflix sin hacer ruido pero que, sin embargo, ha logrado atrapar a los espectadores no solo brasileños (tierra en la que tiene su origen), sino también mundiales.

Un punto de partida muy bien aprovechado

Como si se tratara de “Elysium“, película protagonizada por Matt Damon, en “3%” también vemos a una sociedad dividida en dos bandos: los afortunados que viven en Mar Alto, y la mayor parte de la civilización que sigue anclada en una sociedad atrasada, que se ha visto obligada a vivir en una situación de pobreza e inseguridad ciudadana que provoca asesinatos y muertes por doquier. En cambio, hay un proceso que permite a unos pocos afortunados llegar hasta Mar Alto: el 3% de los adolescentes de 20 años que logren superar una serie de pruebas podrán conocer cómo es la vida en el otro lado.

¿En qué se ha aprovechado el punto de partida que os acabamos de comentar? Mientras que “Los Juegos del Hambre” o “Divergente” dejaban la violencia en un apartado bastante superficial, “3%” no se corta a la hora de mostrar el lado más oscuro del ser humano. Rivalidades, traiciones, asesinatos por la espalda, y una sociedad capitalista que reina sobre la población y nos deja ver el lado más oscuro de unos líderes que no se preocupan por sus ciudadanos.

El punto de conexión de esta serie con las sagas mencionadas es el papel de una líder de la rebelión que adquiere un papel protagonista. Aquí, por lo tanto, tenemos a nuestra propia Katniss Everdeen interpretando a una líder de la resistencia que busca infiltrarse en las pruebas para vengar la desaparición/muerte de su hermano dentro del proceso. Esto hace que la propia protagonista sea desde el inicio el desencadenante principal de la fuerza ejercida contra el poder ejercido hacia la sociedad, logrando unos niveles de empatía bastante elevados.

Unas pruebas encorsetadas por el apartado técnico

No vamos a mentir al explicar que el apartado técnico de la serie es muy limitado, con unos efectos especiales bastante pobres que no logran ocultar las carencias del diseño de producción existentes. En cambio, las pruebas que se realizan durante toda la temporada son muy interesantes puesto que requieren más de la inteligencia que de la fuerza, y por lo tanto, el despliegue de efectos especiales es bastante menos necesario.

En cambio, a la hora de representar las estancias de las instalaciones, es donde vemos que se ha aprovechado cualquier edificio de empresas vacío, haciendo preguntarse al espectador si era necesario un pequeño desembolso económico para ocultar un diseño aséptico, en el que prima sobre todo el color blanco impoluto.

Por otro lado, en cuanto a la planificación, damos la enhorabuena al equipo de cámaras y al director por haber arriesgado mucho con la realización de planos bastante complejos y diferentes a lo que suele habituarnos la escena contemporánea. Así, aunque estamos en un escenario soso, ángulos aberrantes o cenitales, con algunos planos secuencias o primeros planos espectaculares, se mezclan para lograr dar un toque muy moderno, diferenciador y necesario a la serie brasileña.

El éxito radica en el nacionalismo que representa

“3%” es una muy buena serie con sus carencias presupuestarias que logra su mayor éxito al realizar una serie brasileña lejos de los tópicos televisivos del país, más cercanos a las telenovelas que a las series de ciencia ficción. Algo bastante diferente a lo que ocurre en España, que se ha apostado por el éxito de Bambú Producciones y sus dramas románticos con “Las Chicas del Cable“, en vez de realizar algo más en la línea de “La Peste” de Movistar+.

Los temas tratados en “3%” junto a las tramas paralelas, los juicios de valor y su distopía en general hacen que se convierta en visionado obligatorio: una serie a ver en versión original y obviando su doblaje al español latino. El portugués es un idioma precioso que hay que ver más en las ficciones internacionales. Y además, avisamos ya: “3%” tendrá una segunda temporada.


Contenido relacionado