Primeras impresiones de la beta cerrada de Call of Duty: WWII

Call of Duty: WWII

PC PlayStation 4 Xbox One
8.5

Muy bueno

Primeras impresiones de la beta cerrada de Call of Duty: WWII

La saga intenta volver a las raíces con este título

Primeras impresiones de la beta cerrada de Call of Duty: WWII
 

La saga Call of Duty no está pasando por su mejor momento, eso es algo que salta a la vista: continuada ambientación futurista, polémicas con los suministros, “modernización” de la remasterización de Call of Duty 4: Modern Warfare… Por eso, Call of Duty: WWII es tan importante para Activision, ya que es el primer Call of Duty nuevo en cuatro años que vuelve a tener la jugabilidad en tierra que tanto enamoró a los primeros fans.

Sledgehammer Games y Activision tienen la difícil tarea de encandilar de nuevo a los antiguos jugadores y atraer a los indecisos entre tanto shooter online actual. Este primer periodo de beta se abrió el pasado día 25 y hasta ahora hemos podido jugar unas cuantas horas para poder transmitiros nuestras sensaciones en esta beta, sus puntos fuertes y en lo que debe mejorar de cara a su salida.

Divisiones como su mejor novedad

Nada más entrar en el juego sorprende la primera novedad incluida en Call of Duty: WWII, la elección de divisiones en función de nuestro estilo de juego. Cada categoría de arma (fusil, subfusil, ametralladora ligera, escopeta y francotirador) tiene su propia división especializada en ellas. Las divisiones se caracterizan por tener unas ventajas propias que no se pueden conseguir de otra manera y estas se consiguen de la mejor manera posible: jugando. Por ejemplo, la división de Montaña se especializa en los rifles de francotirador, por lo que sus ventajas se centrarán en el sigilo, como ser invisible para los radares y las rachas de puntos. A medida que juguemos, conseguiremos experiencia en estas divisiones y desbloquearemos habilidades hasta llegar al nivel 5, en el que desbloquearemos un arma clasificada. Todo esto no impide que podamos jugar en una determinada división con otro arma que no pertenezca a ella, sin embargo subiremos de nivel bastante más lento que si lo hiciésemos con la categoría adecuada. Esto es todo un acierto e incentiva mucho a jugar con las distintas armas y a probar nuevos estilos de juego.

El sistema de habilidades, por lo tanto, ha cambiado con respecto a entregas anteriores. En la clase podremos elegir una de las ventajas que se nos presentan a medida que subamos de nivel y a esta tendremos que añadirla las otras dos ventajas que se nos pueden acumular si subimos el rango de nuestra división. En lo que a la personalización se refiere, es muy limitada por ser una beta, pero esperemos que la posibilidad de poder personalizar a nuestros soldados sea más amplia que poner un simple traje.

Cara a cara con las armas

El sistema de clases sigue siendo más o menos igual en lo que a armas se refiere aunque sin la restricción del número de elementos.: una principal con dos accesorios o tres en función de la división o ventaja y una secundaria. De los tres fusiles de asalto disponibles, el más potente y versátil es sin duda la STG, que tiene un gran balance entre cadencia y daño. Para los amantes de los fusiles semiautomáticos está la conocida M1 Garand, que puede matar de dos tiros al enemigo, pero requiere cierta precisión. Además, la división de infantería proporciona a los fusiles una bayoneta con la que poder matar de un solo golpe al enemigo y con la que poder cargar, cosa que nos será muy útil en distancias cortas.

En la categoría de los subfusiles destaca mucho la PPSH, con una buena cadencia de disparo y muy versátil. La división de aerotransportada garantiza una de las funciones más útiles de Call of Duty: WWII, la posibilidad de incorporar cuando queramos un silenciador a nuestro subfusil cuando nos sea necesario simplemente con darle a una flecha. Las escopetas cuentan con un plus de variedad visual, ya que la división propia cuenta con la posibilidad de usar cartuchos incendiarios, los cuales añaden daño de fuego a los enemigos. Los fusiles de francotirador, sin embargo, flaquean un poco en el daño y dan la sensación de ser demasiado lentos. El accesorio de fuego rápido es prácticamente vital en el Commonwealth, pero Sledgehammer tiene que subir un poco el daño para que no den tantos hitmarkers y sean una opción más viable.

Los reflejos cuentan ahora más que nunca, ya que no podremos escapar de los enfrentamientos con jetpacks ni “supersaltos”. Las rachas de bajas, aunque conocidas, dan una dimensión muy vistosa a la jugabilidad. El juego cuenta con rachas nuevas, como los cócteles molotov o los paracaidistas, pero ninguna que esté demasiado desequilibrada, o eso parece de momento.

Ambientación y sonidos excelentes

La beta cuenta con tres mapas principales: Gibraltar, las Ardenas y Pointe du Hoc. Cada una de estas localizaciones se encuentra en puntos clave de la Segunda Guerra Mundial y muestra una estética muy marcada y maravillosamente recreada. Cuentan con zonas amplias en las que es un peligro ser demasiado temerario y salir al descubierto, ya que hay nidos de ametralladoras y posiciones perfectas para los francotiradores. En mapas como Pointe du Hoc se priorizará mucho el combate muy cercano, por lo que el jugador tendrá que adaptarse bien a los nuevos mapas y jugabilidad de Call of duty: WWII. Algunos respawns están de momento algo desequilibrados, por lo que es algo que debería mejorar de cara a la salida final del juego. Además, en esta entrega se han incluido también los “callouts” al lado del mapa, una función muy útil para el modo competitivo y los eSports.

Y finalmente llegamos a uno de los puntos más fuertes y mejor logrados del juego: su sonido. La recreación de los sonidos de las armas, la ambientación y los efectos parecen ser en lo que Sledgehammer Games ha puesto más énfasis. Jugar con los cascos puestos y escuchar cómo silban las balas cerca de tu cabeza o cómo suena esa bala de francotirador cuando sale y acierta en el objetivo tras dejar un rastro humeante. El juego cumple de manera muy eficaz en ambos apartados y, aunque Call of Duty nunca se haya caracterizado por sus gráficos, esta entrega promete ser algo espectacular en lo que ambientación se refiere.

Conclusión

Sledgehammer Games y Activision tienen que hilar muy fino con este juego, ya que tiene mucho potencial y parece querer ser la entrega que reviva de nuevo a la saga para bien. La beta volverá el 1 de septiembre tras haber estado tres días activa y haber añadido nuevo contenido. Podemos afirmar que Call of Duty: WII cumple con las expectativas y tiene un futuro muy prometedor con lo visto en esta beta. Falta esperar que el estudio y la compañía no cometan errores futuros cuando el juego salga en su versión final el próximo 3 de noviembre.


Contenido relacionado