Emoción, lágrimas, y promesas en el episodio 131 de Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Finalizada

Emoción, lágrimas, y promesas en el episodio 131 de Dragon Ball Super

Un deseo, una promesa de reencuentro, y muchas aventuras por llegar

Emoción, lágrimas, y promesas en el episodio 131 de Dragon Ball Super
 

2 años, 8 meses, y 20 días de alegrías, decepciones, grandes momentos, y fracasos a olvidar, “Dragon Ball Super” ha recorrido un camino que hoy llega a su fin. Tras un combate apoteósico en el que Toei Animation sacaba músculo y callaba todas las voces críticas, la serie se enfrentaba a un complicado problema: ¿Cómo cerrar una serie en tan solo 20 minutos, y contentar a todos los fans? La respuesta que ha dado el estudio ha sido tan satisfactoria como complaciente, una apuesta segura que respeta la historia de la franquicia y promete más y mejores cosas en los próximos años. Pero para llegar a eso, antes debemos ocuparnos de un problema llamado Jiren.

Estaba predestinado a pasar, y terminó pasando. Goku lograba dominar el Ultra Instinto, y tras varios intercambios de golpes, y una furia nunca antes vista en él, lograba salir victorioso del combate. Sin embargo, en el último momento el sobre esfuerzo le pasaba factura, y caía derrotado dejando al Universo 7 prácticamente eliminado. En ese instante aparecía Freezer, a quien se le esperaba desde hacía varias semanas, y un Número 17 a quien se creía muerto. Ahora eran ellos dos quienes tenían el destino de todos los universos en sus manos, y para llegar al final feliz, debían hacer frente a un enemigo mucho más poderoso que ellos, pero también mucho más agotado.

A los pocos segundos de comenzar, Toei nos deja claro que esto no es un episodio normal eliminando el opening, y sustituyéndolo por un breve resumen del anterior episodio. Tras eso entramos directamente en la acción con las ya clásicas bravuconerías de Freezer. El Emperador del Mal sabe que juega con ventaja, y comienza a presionar psicológicamente a Jiren. “Ganaré las superbolas con mis propias manos“, le espeta ante la advertencia del guerrero del Universo 11. En pocos segundos la acción se desata, y de un solo golpe Jiren se deshace de Número 17, quedándose únicamente con Jiren.

Los primeros golpes evidencian un agotamiento evidente en los dos contrincantes, no obstante esta es la primera vez que el guerrero de las Tropas del Orgullo se muestra tan al límite de sus propias fuerzas. Después del discurso en el que se abría emocionalmente para explicar sus motivaciones, ahora Freezer tiene el control de la situación, y en cada mínimo momento que encuentra, se burla del estado de su oponente. Jiren no acepta estar entre la espada y la pared y menos contra un personaje como es el emperador. “¿Qué le ha pasado a tu cara de póker?“. Freezer sigue paso por paso la misma estrategia que ya empleó con Toppo antes de que este explotara de rabia.

Lo mismo que ocurrió con el candidato a Dios de la Destrucción sucede con Jiren. Este reacciona, y atrapa al rival pisándo su cola y lanzándole una lluvia de puñetazos sin ninguna resistencia. La leve ventaja sin embargo no dura mucho, y Freezer responde atrapándolo entre dos piedras gracias a sus poderes psíquicos. En ese instante aparece Número 17, y como buen compañero de equipo, placa a Jiren llevándoselo lejos del lugar.

El plan del androide parece ser el mismo que ya efectuó cuando todos creían haberle visto morir. Mientras sigue llevando entre sus brazos el cuerpo de Jiren, comienza a preparar un ataque de ki a bocajarro, al mismo tiempo que genera una Barrera Androide para contener la posible explosión. El movimiento le sale bien, y el guerrero del Universo 11 sale gravemente herido. Mientras reaparece entre el humo fatigado, Vermoud y compañía responden muy preocupados a lo que están viendo. Beerus por su parte se congratula: “Lo consiguieron“.

Número 17 le explica a Freezer que solo arriesgó su vida porque sabía que aunque él muriese, todavía quedarían dos compañeros suyos sobre el campo de batalla. Es entonces cuando la personalidad del villano entra en un punto de inflexión, y parece que en su oscuro interior comienza a brillar un pequeño halo de esperanza. El trabajo en equipo al menos tumba sus convicciones temporalmente, y con esa carga encima se acerca a Jiren para terminar de ejecutarlo.

Regodeándose del momento, Freezer camina muy lentamente hacia su rival y empieza a preparar un Rayo de la Muerte que apunta directamente a su cabeza. La situación no puede ser más humillante para Jiren; postrado de rodillas, es incapaz de mirar a la cara de su enemigo, al tiempo que todas sus creencias se vienen abajo, tras verse sobrepasado por un rival tan ruin como el emperador. Tal es la incomodidad de la escena, que Toppo no se mantiene callado, y empieza a gritar a su compañero. “No te arrodilles“, comienza. “Lucha por tu orgullo hasta el final“. Jiren aprieta el puño en señal de rabia, y empiezan los problemas para el Universo 7.

Su cuerpo comienza a recubrise de nuevo de su ki en forma de llamas, y en menos de dos segundos Número 17 tiene que crear una nueva barrera para protegerlo de la gran explosión. Los dos intentan contener el ataque como pueden, pero la ola de calor es demasiado intensa. Tanto, que Freezer pierde su forma Golden, y el androide empieza a mostrar signos de agotamiento. Por suerte para ambos reaparece Goku en el instante más oportuno y refuerza las defensas para encontrar unos pocos minutos que le permitan elaborar una estrategia.

En un primer momento Freezer se toma la propuesta de su archienemigo como una broma, pero rápidamente entiende la seriedad de la situación. El plan de Goku pasa por que ellos dos se pongan en la primea fila de batalla, mientras Número 17 les cubre desde la distancia. Tras un breve intercambio de palabras, se ponen sorprendentemente de acuerdo, y se disponen a actuar en equipo por primera vez en la historia.

La respuesta de Jiren a lo que está escuchando es mostrar una sonrisa complaciente, seguida de una nueva explosión. Esto adormila a Goku, pero es despertado rápidamente por Freezer, quien le pone como única condición que no se olvide de su promesa. El emperador sigue pensando en revivir tras el final de la competición, e incluso en un momento así, sigue actuando para lograr sus propios objetivos. “Mientras no rompas la tuya, yo mantendré la mía“, le responde el Saiyajin que conoce a la perfección la forma de pensar del villano. Se rompe la barrera, y comienza el combate final.

Mientras Vegeta observa todo incrédulo, los dos se lanzan a la vez contra Jiren. En ese instante Toei se desata y despliega un poderío visual sobrecogedor. Ver a Goku y Freezer atacar de manera coordinada, hombro con hombro, prepara la escena para el movimiento final. Tras un intenso intercambio de golpes y bloqueos, Jiren sale despedido contra el pilar de la plataforma que marca el tiempo que queda en competición, y los dos guerreros del Universo 7 salen tras él para continuar con la ofensiva.

 

 

Por un momento parece que Jiren está contra la espada y la pared, pero entonces logra defenderse de los dos ataques a la vez, y reacciona activando de nuevo sus ya característicos ojos rojos, seguidos de dos poderosas ráfagas de ataques a distancia. Goku y Freezer salen despedidos a puntos distintos de la zona, pero el emperador logra responder deprisa y toma la iniciativa de su arriesgado plan; convertirse en proyectil gracias al impulso de Goku, mientras Número 17 les consigue algo de tiempo desde la distancia.

 

Dicho y hecho. En una secuencia muy espectacular, el Saiyajn se desliza por uno de los trozos flotantes del escenario, y logra situarse debajo de Freezer para a continuación utilizar sus manos como propulsores. Su cuerpo sale disparado a toda velocidad y parece que va a impactar con Jiren gracias a que este se ha entretenido atacando al androide. En el último segundo se gira, y consigue detener al emperador, dando paso a otro intercambio de golpes. No obstante, de lejos se ve acercándose a toda velocidad un brillo intermitente.

Goku aparece lanzado mientras su cuerpo hace intentos de transformarse en Super Saiyajin. No lo logra, pero sí termina impactando con Jiren, y Freezer se une a él creando un tándem que comienza a empujar al guerrero del Universo 11. El aura amarilla de uno, y la morada de otro, crean dos estelas increíblemente bellas que desembocan en un rival varado en medio del aire. Jiren parece que va a responder, pero en ese instante los dos aliados redoblan fuerzas, y consiguen salir de la pista con su objetivo por delante.

Daishinkan da el aviso de que el Universo 11 será eliminado. Sobre el campo solo queda Número 17, quien transforma automáticamente al Universo 7 en el ganador del Torneo de Poder. Sus respectivos luchadores reaparecen junto ellos en las gradas, y cuando parece que la aniquilación se va a suceder, Goku se gira para hablar con Jiren. “Siento que nos hemos hecho más fuertes combatiendo juntos“, le confiesa. “Quiero volver a verte“. En ese instante el guerrero desaparece con una sonrisa en la cara.

La competición por fin ha llegado a su conclusión, y como estaba pactado, Daishinkan invoca a Super Shenron. El escenario se inunda de un intenso brillo dorado, y el colosal dragón ocupa todo el espacio visible. Es el momento para que Número 17 pida su deseo. En un principio el androide solo accedió a participar si a cambio lograba poder irse de crucero, pero tras todo lo vivido, y la influencia que ha ejercido Goku sobre él, cambia de idea, y pide que todos los universos eliminados sean restaurados. El dragón obedece, y revive a todos, incluyendo a los Universos 13 y 18.

Lo que sigue a continuación es una secuencia de imágenes que repasan universo por universo a todos los guerreros que han participado en el torneo. Vemos cómo el Universo 6 se reencuentra, cómo Cabba se emociona al comprobar que Vegeta ha cumplido su promesa, cómo Caulifla no duda en lanzarse para dar un abrazo a su compañera. Champa por su parte se sigue mostrando igual de orgulloso. En otro punto del plano vemos a Jiren observando la estela que deja el dragón sobre su planeta. Toppo se acerca a él, y se abre emocionalmente, diciéndole que por fin ha conseguido conectar con alguien, que ya no está solo. Ahora tiene un motivo por el que vivir más allá del poder o la venganza.

Pero, espera ¿Qué ocurre entonces con Freezer? El plano cambia y nos devuelve al Reino de la Nada, donde el Universo 7 se está reagrupando mientras se felicita por el desenlace conseguido. El emperador sin embargo, vuelve a sacar su vena orgullosa, y declara que preferiría regresar al infierno antes que ver un final feliz. Cosa que no consigue tras aparecer Whis, y en un giro inesperado de los acontecimientos, revivirlo delante de las caras estupefactas de sus compañeros. ¿Tenía esa capacidad desde el principio? Beerus observa desde lejos viendo como se cumple su favor al villano por todo lo que ha hecho.

Aunque todo haya parecido fortuito, estaba más que planeado, al menos en parte. Daishinkan se acerca a los héroes, y asegura calmado que estaba confiado en la benevolencia y justicia del ganador. Era consciente de que muy probablemente el deseo final sería el de revivir al resto de universos, pero si el androide hubiera optado por su crucero, las muertes se hubieran perpetuado. Cosa que no parece importarle mucho a ninguno de los Omni King, que se acercan a Goku para felicitarlo y chocar los puños en promesa de un nuevo encuentro.

“Dragon Ball Super” se despide con un bonito guiño a los fans, con una escena de combate entre Goku y Vegeta. Tanto las poses como los planos son un claro homenaje al primer encuentro que tuvieron los dos Saiyajin en “Dragon Ball Z”, y pone la guinda perfecta a una serie que ha tenido sus altibajos, pero que ha sabido cerrar más de dos años de emisión de una manera redonda. ¡Hasta que nos volvamos a ver!


Contenido relacionado