Crítica de la segunda temporada de The Handmaid’s Tale

HBO España ha estrenado hoy los dos primeros episodios de la serie

Crítica de la segunda temporada de The Handmaid’s Tale
 

Basada en la novela homónima escrita por Margaret Atwood y publicada en 1985, “The Handmaid’s Tale (El cuento de la criada)” cautivó a todos los espectadores con su estreno el año pasado y logró ganar diversos importantes premios tanto para la serie en general como para su estrella, Elisabeth Moss. Asimismo, se consolidó no solo como una adaptación literaria más que convincente, sino como una producción con un lenguaje visual realmente destacado.

Ahora, HBO España acaba de estrenar a través de su plataforma los dos primeros episodios de la esperada segunda temporada. A pesar de que la historia narrada por Atwood concluyó en la temporada antecesora, la adaptación televisiva continúa con el objetivo de explorar el mundo de Gilead más allá de la novela, y, sorprendentemente, lo logra de forma muy eficaz. Cuanto más avanzamos en la narración, cuanto más aprendemos acerca de este mundo, más sentimos la desesperación de June.

El primer episodio reanuda el punto exacto en el que finalizó la anterior entrega. La recién embarazada June Osborne había sido encerrada en una camioneta en dirección a un lugar desconocido tras el levantamiento de criadas contra la tía Lydia. “No tengo manera de saber si este es mi fin o un nuevo comienzo […] Subo y penetro en la oscuridad del interior; o en la luz“, decía la protagonista interiormente. De esta manera, la serie rompe con la genial ambigüedad de la novela y muestra qué sucede realmente. Ahora sabemos que ciertamente no se trataba de su final, pero tampoco encontrará un camino lleno de luz en esta nueva temporada.

Junto con la gran interpretación de Moss, uno de los mejores elementos de “The Handmaid’s Tale” sigue siendo su estética apocalíptica: colores degradados, viento helado, oscuridad envolvente… Las imágenes continúan impresionando de la misma forma que en la entrega anterior a pesar de que la estética ha cambiado debido a nuevas ubicaciones. La serie se ha abierto más allá de la peligrosa ciudad de Boston y la libertad de Canadá.

En los primeros minutos de esta nueva temporada conocemos las Colonias, un páramo brutal al cual las mujeres desobedientes son enviadas a trabajar durante lo que les queda de vida. Esta nueva localización supone un soplo de aire fresco para la serie, no por ser más o menos aterradora que Gilead, sino porque introduce un nuevo lenguaje visual dentro de la serie a través de sus colores quemados y nuevas reglas que expanden aún más este fantástico universo.

En casi todos los aspectos, “The Handmaid’s Tale” sigue siendo coherente con el tono de la primera temporada, pero varía ligeramente su enfoque narrativo. En primer lugar, hay una notable disminución en la cantidad de voz en off utilizada que tanto caracterizó a la anterior entrega de la serie. Ahora los guionistas parecen tener una mayor confianza narrativa y permiten que los momentos más oscuros de June se desarrollen rodeados de silencio.

Asimismo, en esta ocasión June cede parte de su protagonismo a su amiga Emily (Alexis Bledel), quien ha sido desterrada y esclavizada en las Colonias anteriormente mencionadas. De esta manera, conocemos a través de flashbacks que tiempo atrás ella fue una profesora universitaria con una esposa y un hijo. Las historias de ambos personajes, que se complementan mutuamente de forma magistral, se basan en la supervivencia, en cómo seguir manteniendo la humanidad frente a la tremenda brutalidad que sufren.

Por otro lado, la serie sigue detallando a través de situaciones realmente creíbles cómo la sociedad está reprimiendo a la mujer paulatinamente hasta llegar a la distópica República de Gilead. Sin embargo, esta temporada también se adentra en el sometimiento a homosexuales y otras religiones, consiguiendo que no desentone en ningún momento dentro de la temática general de la serie.

La historia se torna aún más oscura, pero cada nuevo detalle concuerda perfectamente con la novela de Atwood. Por tanto, difícilmente los seguidores de la serie quedarán decepcionados con esta nueva entrega, que continúa siendo intensa, desgarradora y mantiene un ritmo perfecto que permite que nosotros mismos sintamos la misma rabia de June.

HBO España estrena un nuevo episodio de “The Handmaid’s Tale” todos los miércoles a través de su plataforma de streaming. La próxima semana llegará el tercer capítulo de la serie, que promete seguir mostrándonos nuevos aspectos de este mundo distópico y hacernos reflexionar sobre nuestra propia sociedad.


Contenido relacionado