Crítica de The Rain, el apocalipsis adolescente que moja pero no cala

La nueva propuesta de la plataforma se presenta con un bonito envoltorio pero se va embarrando poco a poco

Crítica de The Rain, el apocalipsis adolescente que moja pero no cala
 
 

¿Qué es lo peor que le podría pasar a uno de los países más lluviosos del mundo? “The Rain” nos propone un mundo distópico en el que la humanidad ha perecido a causa de un virus mortal transmitido por la lluvia. Con esta ficción Netflix intenta prolongar el éxito de la bien recibida “Dark”, pero en este caso abandona los bosques alemanes para viajar a tierras escandinavas. Y es que la serie que aterriza en la plataforma es la primera producción danesa en portar el sello de la compañía, y llega con una gran premisa y una factura de primer nivel. Una propuesta que en los primeros tráileres ya conseguía llamar la atención, y que saca a relucir algunas fórmulas ya clásicas de la ciencia ficción con una trama poco sorprendente pero rodeada de un mundo muy atractivo.

Los grises tan pronunciados, el carácter de la historia, y el escenario podrían llevar a pensar que “The Rain” es una serie de corte adulto enfocada al terror. Nada más lejos de la realidad, la serie opta por abandonar las fórmulas del género vistas en propuestas como “The Killing” o “Fear the Walking Dead”, para lanzarse de lleno a la temática juvenil, con unos protagonistas adolescentes, y unos diálogos que buscan ser lo más directos y contundentes posibles. Jannik Tai Mosholt, Esben Toft Jacobsen y Christian Potalivo querían romper la imagen estereotipada que se tiene de la ficción danesa con una serie más cercana al gusto comercial americano. Y aunque el envoltorio con el que se presenta invita a abrir el regalo, el interior resulta anodino.

“The Rain” narra la historia de Simone (Alba August) y Rasmus (Mikkel Boe Følsgaard), dos hermanos que se ven obligados a refugiarse junto a su familia en un búnker para escapar de un virus mortal propagado por la lluvia. Tras la salida del padre, y el fallecimiento de la madre, ambos deberán valerse por sí mismos en un mundo totalmente devastado y poblado por pequeños reductos de supervivientes en busca de comida. Sin embargo todo cambiará cuando descubran que forman parte de un gran plan secreto que podría servir como salvación del mundo.

Los primeros compases impactan, todo se siente fresco, y la trama invita a conocer más. “The Rain” ofrece sorprendentemente una premisa muy original que no recurre a las historias mil veces ya vistas dentro del género. El terreno del que parten sus personajes da una gran cantidad de juego, y eso genera una sensación constante de sorpresa. Desde el primer momento la serie busca encontrar su propia personalidad con elementos originales principalmente anclados en sus personajes. Esto no es ni “Stranger Things”, ni “Dark”, ficciones con las que únicamente comparte género. Aquí el verdadero pilar no es la lluvia, irónicamente, ni ningún monstruo sobrenatural, el verdadero potencial de esta creación se encuentra en sus protagonistas.

En distancias cortas consigue atrapar, generar interés, y perfilarse como una propuesta interesante. El hecho de que Rasmus, el hermano pequeño, haya pasado la mitad de su infancia, y adolescencia sin ver el mundo exterior, permite generar situaciones muy interesantes. Cosa que se ve contrastada con el papel más maduro de la hermana, y su relación con las personas del mundo exterior. La dinámica entre los personajes funciona, y los diálogos, a pesar de no ser muy profundos, sirven de manera correcta al desarrollo de la trama.

El problema es que esa fuerza de los hermanos se diluye en el grupo de supervivientes liderado por Martin (Lucas Lynggaard Tønnesen), un actor que registra aquí una interpretación bastante mediocre y forzada. Los personajes que le acompañan tampoco aportan mucho más que él, y quedan reflejados como una turba sin apenas definir. Es solo en los momentos en los que interactúan con Simone y Rasmus cuando parece surgir algo de chispas, y la serie vuelve a ganar impulso. Pero eso es todo lo que se puede destacar como positivo de una historia que tras los primeros episodios comienza a flojear y termina abogando por clichés del cine de serie B.

Que tengas un accidente justo donde se encuentra uno de los búnkeres que te podrían salvar la vida, que tu hijo sea la cura para la plaga, y que nadie fuera de Dinamarca venga a buscarte en 6 años, son pequeñas coincidencias algo molestas que se pueden dejar pasar. La bola sin embargo no deja de crecer ahí, las inconsistencias se repiten en cada episodio. Las decisiones sin ningún tipo de lógica, y las reacciones extrañamente comedidas, o muy exageradas, se suceden en bucle cada ciertos minutos. A esto tampoco ayuda que todo lo interesante que tiene “The Rain” sea la lluvia, premisa que rápidamente queda olvidada en favor de una historia muy previsible y reciclada. La serie huele a un poco de todo, y al mismo tiempo a nada. Se va quedando sin fuerza hasta reducirse a un drama juvenil de domingo por la tarde.




A pesar de todo Netflix ha hecho una gran inversión para impactar tanto con la lluvia como con el mundo post-apocalíptico. La recreación de Copenhague en ruinas, y los distintos pueblos abandonados tienen destellos de The Last of Us, y en ciertos momentos de Fallout. Los cadáveres pueblan cada esquina, la vegetación ha comenzado a crecer donde antes habitaba el hombre, y todo respira a realismo. “The Rain” es creíble tanto en lo visual como en lo sonoro, un deleite sensorial de lo más destacado dentro del catálogo de la plataforma. Pero falla y se enreda cuando comienza a hablar un lenguaje demasiado familiar.

Se agradece el esfuerzo por salirse de lo habitual con una propuesta que claramente arriesga, y que marca un antes y un después para la historia de las televisión danesa. “The Rain” es el último intento de Netflix por seguir explotando esa nueva mina de oro descubierta fuera de Estados Unidos tras los excelentes resultados obtenidos con los estrenos no angloparlantes. Si eres un fan de la ciencia ficción puede que encuentres en este paraíso de muerte un entretenimiento que no te sorprenderá, pero sí te dará algunas horas de entretenimiento. Si te acercas a “The Rain” por la premisa y lo visto en los avances, esta historia de conspiraciones manidas y personajes de cartón piedra te dejará bastante decepcionado. La lluvia escandinava moja pero no siempre cala.


Contenido relacionado