Bethesda nos deja jugar en primicia a RAGE 2 y os contamos que nos ha parecido

RAGE 2

PC PlayStation 4 Xbox One

Bethesda nos deja jugar en primicia a RAGE 2 y os contamos que nos ha parecido

Diversión brutal en un mundo sin ley

Bethesda nos deja jugar en primicia a RAGE 2 y os contamos que nos ha parecido
 

Había muchas ganas de saber que es lo podía ofrecer RAGE 2. Por suerte, nosotros hemos podido probarlo durante los días que ha durado el E3 2018, pudiendo disfrutar de una demostración que nos metía de lleno en la acción tras el visionado de un espectacular tráiler. No todos los días participan en un mismo desarrollo dos estudios de renombre como id Software, que cuentan con un extenso historial dando vida a sobresalientes shooters como DOOM o Quacke, y Avalanche experta en ofrecer inmensos mundos abiertos tan sobresalientes como el de Mad Max. Del buen hacer de ambos equipos de desarrollo nace RAGE 2, dando forma a una amalgama de impactantes sensaciones donde la diversión y la acción desenfrenada con una brutal violencia está asegurada.


La demostración jugable comenzaba de forma pausada en un tutorial en el que poder experimentar con algunos de los aspectos más básicos de la jugabilidad. La nueva entrega de la saga de Bethesda no será un shooter al uso, en él podemos hacer uso de numerosas y singulares habilidades que nos convertirán en una auténtica máquina de matar. Durante la demostración tuvimos la oportunidad de disfrutar de tres de estas, que se activarán mientras mantenemos pulsamos uno de los gatillos del mando y pulsamos al botón correspondiente donde este asociada la habilidad que nos interese utilizar en cada momento. Cada una de ellas nos ofrecerá una ligera ventaja en los enfrentamientos, y aunque se volverán a cargar lentamente tras su uso, habrá que escoger bien cual usar en cada momento, ya que muchas veces nos salvarán de una muerte segura. Una de ellas lanzaba una onda expansiva telequinética que servía para eliminar todo rastro enemigo que tengamos por delante. Otra de ellas, algo más salvaje, nos hacía levitar por los aires, y caer provocando un fuerte golpe al suelo que afectaba a todos los enemigos que tuviéramos alrededor. Por último, y con el medidor de rage completo, podremos desatar una furia temporal que hará que nuestro personaje se convierta literalmente en un magnicida que desmembrará a todo enemigo que se cruce por delante. La violencia será explicita, y aunque realizaremos varias amputaciones en diferentes partes de los cuerpos enemigos en los numerosos enfrentamientos más habituales,  será cuando entremos de lleno en estado rage, cuando piernas, brazos y todo tipo de extremidades inundarán la pantalla de nuestro televisor o PC.

Visualmente el juego se encuentra a un nivel muy cuidado, sin resultar sorprendente a día de hoy, pero si sobresaliente en todo momento, aderezado además con un personalidad desgarradora que nos trasmite el título en todo momento gracias a su impoluta personalidad y fuerte diseño con una estética punk ambientada en el siglo XX. A ello también ayudaba la banda sonora que sonaba adecuadamente en los momentos de máxima acción, aunque en ocasiones se quedaba relegada a un segundo plano por la acción desenfrenada que vivimos durante la partida. El escenario que pudimos disfrutar nos trasladaba a un páramo desértico en el que teníamos que adentrarnos en una base atestada de enemigos. En él, nos esperaban enemigos de curioso aspecto, con cabellos de todo tipo de colores, tatuajes y estrafalarias vestimentas que nos sumergen en este mundo apocalíptico en el que todo parece valer a la hora de sobrevivir. Una vez eliminados los enemigos del exterior, nos adentrábamos en unas instalaciones donde teníamos que ir recogiendo algunos objetos necesarios para montar una potente bomba.

Lamentablemente, la demostración jugable dispuesta no nos ofreció la oportunidad de disfrutar de las bondades del mundo abierto y el uso de vehículos, que parecen ser aspectos que se mantienen de forma similar a la entrega original. Tendremos que seguir esperando para conocer con mayor exactitud todas las novedades que a buen seguro Bethesda habrá incluido en este aspecto, aunque como ya os hemos indicado, es un aspecto que no pudimos explorar en la demostración jugable disponible en este E3 2018.

Aún quedan meses por delante para el lanzamiento de RAGE 2, meses que la compañía aprovechará para finalizar una obra que tras lo que pudimos disfrutar en la feria de Los Ángeles, ya se sentía realmente pulida. Tuvimos ocasión de disfrutar de la versión de PlayStation 4 Pro, y en ella, el título se mostraba con una fluidez mayor de la que muchos esperaban, un aspecto que nos hizo disfrutar enormemente de un juego que está llamado a ser uno de los grandes lanzamientos de 2019 en PC, Xbox One y PlayStation 4.


Contenido relacionado