Crítica del episodio 7 de Dragon Ball Heroes: Menos fanservice, más Dragon Ball Super

Dragon Ball Heroes

Crítica del episodio 7 de Dragon Ball Heroes: Menos fanservice, más Dragon Ball Super

Tadayoshi Yamamuro eleva el nivel general del anime con un inicio de saga solvente

Crítica del episodio 7 de Dragon Ball Heroes: Menos fanservice, más Dragon Ball Super
 

Nuevo año, nueva saga, nuevos personajes. “Dragon Ball Heroes” deja atrás el colocón de fanservice con el que finalizó el 2018, y se sumerge en una nueva etapa marcada por una historia más centrada, una animación algo más interesante, y la sensación general de que Toei Animation se está alejando poco a poco del tono promocional, para acercarse a algo más parecido a una serie estándar.

Aunque las comparaciones entre la película y esta serie resultan dolorosas, el regreso de Tadayoshi Yamamuro es más que bienvenido. Querido y odiado a partes iguales dentro de la comunidad de fans, artista regresa a televisión con sus ya habituales diseños conservadores, pero consistentes. Y es que si por algo destaca este episodio 7 es precisamente por eso. Si en el pasado el anime había ido dibujando un claroscuro de momentos destacables, con secciones bochornosas, ahora todo mantiene una línea más constante.

Quizás era el paso más lógico después de tocar techo con la aparición del Ultra Instinto y la derrota definitiva va Cumber. La saga comienza sin responder al paradero de Goku, quien explotaba junto al Planeta Prisión tras el increíble combate final. Vegeta y Goku Xeno ahora se marchan, y el resto de protagonistas se preparan para descansar en el planeta de Beerus. O al menos lo intentan, porque los guionistas vuelven a exprimir el reloj.

Pese a que este episodio pedía a gritos un breve receso tras la locura vivida el mes pasado, “Dragon Ball Heroes” sigue teniendo muy claro cuál es su objetivo y limitaciones. La duración sigue siendo muy reducida, y aunque ahora su historia parece encajar parcialmente con el final de “Dragon Ball Super“, no abandona el tono puramente promocional. Mientras unos se van, otros llegan.

Fuwa, el Kaio Shin del Universo 6 aparece en escena para aguarles la fiesta a los protagonistas. Al parecer unos individuos -los vistos en el anterior episodio- han invadido su mundo y ahora intenta buscar ayuda. Sin embargo Beerus está reunido con Zeno-Sama y no puede entrar en contacto con el resto de compañeros para formar un grupo y salvar su universo. Parece la situación ideal para que Vegeta vuelva a sacar su lado orgulloso a pasear, y se haga el héroe poniéndose al frente de la misión.

Los gestos ahora recuperan la esencia clásica

De peras a manzanas, el anime cambia por completo de registro, y recupera la paleta de colores y el escenario de la saga de Goku Black. Vuelve la destrucción, el cielo apocalíptico, y los guerreros del Universo 6. Hit, Cabba Caulifla, y Kale son el principal aliciente del séptimo episodio, y saben cumplir con las expectativas. Los personajes mantienen el desarrollo visto en “Dragon Ball Super“, y las relaciones entre ambos no tardan en reflejarlo. ¿Conexión con el anime principal? Sí, pero solo como mera anécdota.

Los guerreros del Universo 6 protagonizan el grueso del episodio con un combate que a diferencia de los previos vistos en la serie, sí contiene bastante animación. En este caso el equipo no se amilana, y opta por mantener el enfoque visto en el Torneo de Poder con varios frentes abiertos al mismo tiempo; los que libran cada uno de los guerreros contra Kamin y Omen, dos nuevos enemigos de aspecto tsufur.

Dragon Ball Heroes
Baby ¿eres tú?

Y es en este punto cuando el fanservice vuelve a hacer acto de presencia. Si hasta ese momento “Dragon Ball Heroes” parecía estar innovando con una trama aparentemente original, pronto se descubre el pastel. Regresan las técnicas conocidas de la serie sin justificación aparente. Ver a Hit ejecutando su Salto Temporal siempre es bienvenido, claro, y de eso se trata. La aparición de Vegeta y Trunks al rescate termina de cocinar el caldo de complacencia.

Con todo ello nos encontramos con un combate de notable mayor calidad que el resto de la serie. Las técnicas interminables dispuestas a prolongar los frames estáticos dejan paso a un enfrentamiento más enfocado en el cuerpo a cuerpo y el movimiento táctico. Hay intercambio de golpes, variedad de secuencias, y un ritmo general mejor ejecutado de lo que cabría esperar. A todo ello se suma unos enemigos nuevos con técnicas no vistas hasta ahora en la franquicia. ¿Recuperación mágica? Por qué no.

Dragon Ball Heroes” sigue cumpliendo episodio a episodio, pero con el inicio de la nueva saga, algo parece haber cambiado. El fanservice seguirá sustentando toda su historia, pero para todos aquellos que abandonaron el barco tras ver lo que se acercaba por proa, parece que la serie tiene algo más que ofrecer. Mientras tanto, es agradable disfrutar de lo que siempre mejor se le ha dado al universo de Toriyama: entretener.

Bonus

A continuación te dejamos con las capturas que nos ha regalado este episodio 7.