mortal kombat 11

Mortal Kombat 11

Nintendo Switch PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One Xbox One X

Impresiones Mortal Kombat 11: Sanguinaria y brutal variedad

El éxito de la violencia

mortal kombat 11
 

No vamos a descubriros nada si decimos que Mortal Kombat siempre se ha mantenido un paso por detrás de la gran referencia en los juegos de lucha que es Street Fighter. Aun así no son pocos los jugadores que siempre se han sentido más unidos a la lucha sangrienta que ha ofrecido Mortal Kombat antes que a la lucha más descafeinada, light si se puede decir, que ha ofrecido la saga de los Ryu, Ken y demás caracteres de la franquicia de Capcom.

Con Mortal Kombat 11 vuelven las hostilidades, los golpes, los fatalities y demás términos dignos de una de las sagas más longevas y famosas del mundo de los videojuegos de lucha. Hemos podido probar la beta del título y estas son las conclusiones que hemos sacado tras estos primeros intercambios de golpes.

Que comience el “kombate”

Desde el primer momento en el que comenzamos a darnos de golpes contra nuestros adversarios, entendemos que estamos ante un título creado con mimo, dedicación y con el más mínimo detalle pensado para dejarnos satisfechos. Mortal Kombat 11 apunta claramente a un eslabón cuanto menos ambicioso: conseguir ser el mejor Mortal Kombat de la historia, algo que, a buen recaudo, muchos nostálgicos de otras entregas, se negarán a afirmar a pesar de ser un duro candidato.

Aunque bien es cierto que esta versión beta solo nos permitía movernos por dos modos de juego con cinco personajes, nos ha bastado para saber que no sabremos a ciencia cierta si será el mejor Mortal Kombat de todos los tiempos, pero sí tenemos claro que sus virtudes son muchas y saltan a la vista, sobre todo si lo comparamos con la anterior entrega.

mortal kombat 11

Como comentábamos, hemos tenido dos modos para jugar: el modo online y el modo Towers en su versión de cinco personajes, siendo estos Scorpion, Baraka, Skarlet, Jade y Kabal. El funcionamiento del online es soberbio y funciona a las mil maravillas, sin prácticamente problemas para toparnos con un enfrentamiento rápido y, sinceramente, esperaremos que continúe de esta manera. En cuanto al modo Towers, poco que comentar que no se viera en anteriores entregas de la saga y siendo perfecta para estrenarnos con los personajes y luego ponerlos a prueba en el modo online o, si por el contrario, queremos disfrutar de una experiencia puramente offline.

Donde verdaderamente nos metemos en un terreno más novedoso y particular de este Mortal Kombat 11 es en la división del medidor de energía que han utilizado; uno de ellos dedicado exclusivamente al uso de los movimientos de ataque y otro dedicado a los de defensa. Esto otorga al jugador una mayor variedad o, dicho de otro modo, mas funcionalidad, para gestionar la energía y usarla para salir de situaciones en las que ya nos veamos con la soga al cuello. Sumado esto a la rápida adaptación y lo intuitivos que son sus controles, la experiencia es notablemente superior a las de otras entregas de la saga.

Los Fatal Blows son otra novedad que hacen que las partidas se tornen mucho más interesantes, interactivas y con posibilidades de todo tipo para que el que se las daba por ganador, vea peligrar su puesto. Se han implementado como un sustitutivo de los Rayos X de otras entregas y en esta ocasión deberemos tener cierta cantidad de vida—casi mínima—para poder activar un comando de dos botones que hagan que salte este nuevo movimiento. Al activarlo, proporcionaremos a nuestro rival un buen número de sangrientos y dolorosos golpes que nos servirá para poder revertir la situación. No me ha convencido tanto el hecho de que sea tan complicado errar dicho golpe, o al menos, no me ha dado esa sensación.

Pese a todo, llegados a este punto, podemos observar como Mortal Kombat 11 se convierte en un título donde todo puede ocurrir y puede cambiar en cuestión de segundos: aquello que creíamos tener ganado se puede tirar por la borda y nos tocará morder el polvo sin verlo venir, así como también puede suceder a la inversa.

Por otro lado, por si esa variedad no se viese traducida en las propias condiciones que otorgan los combates, también lo veremos presente en el editor de personajes que nos ofrece el juego. En esta ocasión, Mortal Kombat 11 nos brinda un editor donde podremos añadir técnicas, mejoras, aspectos, habilidades, etcétera. Con esto conseguiremos que, por ejemplo, manejar a Scorpion, sea totalmente distinto dependiendo de lo que le otorguemos al mítico personaje.

Conclusiones

Si tuviera que definir a Mortal Kombat 11 de alguna forma, sería como el de ese amigo en el cual has visto una progresión a lo largo del tiempo y que, con cada año, como los buenos vinos, va mejorando. Esta undécima entrega supone la más variada de toda su historia y, aunque suene a cliché, a afirmación que se hace antes de que salga un juego a la venta: creo que estamos ante el que probablemente vaya a ser el mejor juego de toda la saga. Solo la versión final se encargará de quitarnos o darnos la razón.