Dreams

Dreams

PlayStation 4

Un aficionado recrea parte del primer Metal Gear Solid en Dreams

El título de Media Molecule no deja de sorprender a la comunidad

Dreams
 

Desde hace algunos años, los propios diseñadores de videojuegos han encontrado un gran potencial en la estrategia de dotar a sus fans de determinadas herramientas de creación. Media Molecule lo supo cuando lanzó al mercado el primer Little Big Planet y lo remató recientemente con la puesta a la venta de la beta de Dreams; una propuesta que posee tantas posibilidades a la hora de diseñar tus propias experiencias que más de un usuario se encuentra trabajando en verdaderas obras de arte. Siendo el caso que os traemos hoy uno que se inspira, ni más ni menos, que en el primer Metal Gear Solid.

Lo curioso de todo esto es que la creación está siendo llevada a cabo por uno de los trabajadores de TT Games (el estudio que se encuentra detrás de los videojuegos de LEGO). Así, el desarrollador, conocido como Bear Parker, ha colgado en su canal de Youtube un vídeo en el que muestra y explica el trabajo que está llevando a cabo a la hora de recrear el primer juego de la franquicia de Konami usando las herramientas de Dreams. Y la cosa es que el resultado no podría ser mejor. A continuación os dejamos con el vídeo para que podáis echarle un vistazo por vosotros mismos.

Resulta realmente increíble como el editor de Dreams permite crear todo tipo de experiencias como la que os traemos con este artículo. Y es que, tal y como decíamos en nuestras impresiones sobre el juego, ”hay que ver el título como una potente herramienta de creación tras la apariencia de un videojuego”.

De esta manera, lo nuevo de Media Molecule podría erguirse en un futuro no sólo como una de las grandes exclusividades de PlayStation 4, sino como una de esas raras excepciones en las que el videojuego traspasa sus propias fronteras para convertirse en algo más, tal y como demuestra el uso que le está dando la comunidad de jugadores.

Ramón Baylos
Redactado por: Ramón Baylos
Crecí rodeado de naturaleza y campos de trigo, pero con la cabeza llena de historias sobre dragones y planetas lejanos. Después me hice psicólogo para poder fascinarme con las historias de los demás.