Análisis Disgaea 1 Complete

Nintendo Switch PlayStation 4
 

En lo personal, nunca he sentido una atracción muy grande por la saga Disgaea. Sé que habrá seguidores a los que les parezca una locura, pero cuando probé por primera vez uno, no terminó de engancharme todo lo que debería y, con el tiempo, he ido considerando que tal vez iba siendo hora de hacer un segundo intento después de aquella ocasión.

Tras jugar el tiempo que se merece, estas son mis conclusiones sobre la remasterización del primer juego de la saga y uno de los pilares del género JRPG Táctico. Sean bienvenidos a un mundo lleno de grandes posibilidades de la mano de Disgaea 1 Complete.

Un viaje al inframundo

Esta primera entrega de la saga Disgaea nos ayuda a ponernos en situación tanto con la jugabilidad como con algunos personajes de la saga y, sobretodo, con el tono empleado en la misma. La historia se centra en Laharl, hijo del Rey Krichevskoy, que planea convertirse en señor del inframundo tras el fallecimiento de su padre. Para dicha tarea, Laharl contará con la ayuda de otros vasallos que le ayudarán en sus aventuras como es Etna y el escuadrón Prinny, unos simpáticos pingüinos que ya se han convertido en sello de identidad de la saga.

El peso de la historia, como en casi todo juego de origen japonés, tiene una gran importancia dentro de la experiencia total que supone jugar a la primera entrega de Disgaea. Las razones pueden ser varias, pero si algo enciende la chispa es esa mezcla de humor, misterio y conspiraciones que está creando todo el juego a lo largo de sus distintos capítulos. Los giros de trama, los nuevos personajes, los diálogos están medidos especialmente para, además de disfrutar de un gran gameplay—del que hablaremos más adelante—también se disfrute de una de esas historias que no se olvidan y que quedan en la memoria.

Todo en su ambientación, guion y demás aspectos ajenos al gameplay están cuidados al detalle. Cada mapeado, cada personaje, posee unos aspectos que los hacen muy especiales, llegando a sentirte identificado con alguno a lo largo de tu viaje; ya sea por la arrogancia de Laharl, la manera de comandar de Etna o la inocencia de Flonne, el jugador tendrá su espacio para sentirse dentro del juego en Disgaea 1 Complete, algo que ocurre notoramiente en este género que ocupa la saga.

Pero si en el guion y la ambientación se dispone de un espacio rico en contenido, ya ni digamos de la jugabilidad del título que es, sin lugar a duda, de una calidad indudable. Y sí, bien es cierto que puede que algunos aspectos como la idea de ejecutar una batalla por turnos no sea de lo más original que hay, pero Disgaea sentó—y por tanto sienta—aspectos que son vitales de destacar.

Una aventura llena de batallas y sorpresas

El juego se nos presenta con una premisa clara. Nosotros, manejando a Laharl, nos encontraremos sitos en el castillo donde vive nuestro aspirante al trono. Dicha fortaleza se divide en varias salas donde algunos personajes nos hablarán de aspectos de la historia, pero hay una zona clave donde pasaremos gran parte de nuestro tiempo.

En esta zona nos encontraremos con unas tiendas que nos venderán a cambio del dinero obtenido en batalla, diferentes armaduras, ítems y, como no, armas para nuestros personajes. También tendremos, al más puro estilo juego de rol, un personaje que sanará nuestra heridas de guerra y que, dependiendo del dinero gastado, nos otorgará premios que podremos canjear; en ocasiones útiles y en otras simplemente harán su labor de ser intercambiadas por dinero a alguno de los comerciales de los que hablabamos antes. Hasta ahora, todo es demasiado común, pero es en ese instante que todo parece que no se sale de la norma cuando Disgaea 1 Complete saca todo su arsenal y nos arroja a un mar de creatividad sin límites.

Interactuando con uno de los personajes que nos encontraremos en la sala, tendremos acceso a infinidad de pruebas para poder mejorar el catálogo de armas y armaduras además de, como no, otras mejoras que nos ayudarán a hacernos más fuertes en el campo de batalla.

Uno de esos puntos clave para saber mejor a qué nos podremos enfrentar en nuestro futuro, son los exámenes en los que deberemos escoger uno de nuestros personajes principales para combatir a distintos enemigos que, como bien imaginaréis, se irán complicando. Aunque perezamos—no sin antes guardar la partida, por supuesto—, estos exámenes nos ayudarán a comprobar qué estamos preparados para enfrentar y qué no,además de ayudarnos en el control total del manejo de un personaje y en nuestra interacción con el panel de juego del que hablaremos más adelante. Pero aquí no acaba la diversión con la interacción del personaje dicho anteriormente.

Disgaea 1 Complete comienza a nuestra disposición con solo cinco personajes que nos servirán como un pequeño tutorial para familiarizarnos con el título. Pero es tras esos pequeños pasos cuando comienza lo verdaderamente divertido. A la obviedad de que se nos añadirán personajes a nuestro elenco principal, tendremos la posibilidad de crear el equipo que queramos a nuestra medida. Hasta un total de diez personajes nos acompañarán en nuestra aventura y tendremos que escoger sabiamente qué nos vendrá mejor para equilibrar el equipo; de esta manera comienzan las dudas de si elegir un equipo con fuerza bruta y algo de magia, un poco de todo, o improvisar de distintas maneras hasta dar con la tecla adecuada. En Disgaea cualquier tipo de equipo es posible y eso nos queda demostrado a las primeras de cambio.

Por si esto fuera poco, podremos ir desbloqueando nuevos personajes, monstruos e incluso enemigos caídos con los que crear el equipo más potente para poner la corona a nuestro protagonista. Las posibilidades son enormes y las tendremos al alcance de nuestra mano, pudiendo dotar a cada partida de una manera distinta, dado que no es igual jugar con un equipo basado en fuerza que en otro basado en magia.

El llamado Item World está provisto de una dinámica bastante curiosa. Basándonos en un ítem que entregemos, se nos creará un mapeado aleatorio, con enemigos y distintas ventajas o desventajas para el jugador, para seguir disfrutando del gameplay con un número de niveles bastante elevado dado a la cifra de ítems que hay en el juego. Por supuesto, los niveles no serán nada fáciles a medida que vamos avanzando, pero a más dificultad, más recompensa tendremos, por lo que hay que pensárselo dos veces antes de entrar en este modo de juego. Llegados a este punto merece la pena hablar de un modo de combate que, como comentaba anteriormente, si bien no innova, deja un regustillo de querer seguir jugando una y otra vez.

En Disgaea 1 Complete avanzaremos por distintos escenarios en los que, además de relatarnos en algunos momentos cosas relacionadas con la historia, tendremos que combatir.

El tablero de combate se dispone de un sistema de cuadrículas donde íremos moviendo a nuestros personajes como si de un tablero de ajedrez se tratara, lo que nos lleva a pensar detenidamente cada uno de nuestros movimientos. Bien es cierto que la jugabilidad permite dar marcha atrás los movimientos siempre y cuando nuestro personaje se quede totalmente vacío de los mismos y haya atacado, pero no siempre nos damos cuenta a la hora de rectificar, errando cuando creíamos que estábamos siendo los más listos del lugar frente a nuestra némesis.

En nuestra mano estará si toca combatir, utilizar habilidades especiales, defendernos y dejar que los enemigos avancen o tender una emboscada de alguna manera creativa que se nos ocurra; un ejemplo podría ser usar de señuelo un personaje débil para atraer a los enemigos al mismo y después golpearlos hasta la muerte con nuestros personajes más fuertes o con uno de nuestros aliados que haga que arda en llamas con su magia. Las posibilidades vuelven a ser infinitas.

Disgaea 1 Complete es un juego donde nuestros actos deben ser inteligentes si no queremos vernos en peligro y es aquí donde entran los combos, que en el juego se ejecutarán cuando dos personajes estén próximos entre sí y, dependiendo de la situación, puedan llevar a cabo un ataque combinado que sume la fuerza de un personaje con el de otro. A priori, esto puede ser una ventaja, pero si nos descuidamos, nuestros enemigos podrían aprovechar estos movimientos para hacer un ataque en zona o devolvernos la misma moneda con los mismos combos que ellos pueden ejecutar. Si a todo lo nombrado anteriormente le añadimos que también habrá repartidos en el escenario diversos objetos que aumenten o disminuyan las opciones de derrotarnos de nuestros enemigos, ya todo se vuelve una completa locura, pero al fin y al cabo divertida y muy entretenida.

Es un gameplay glorioso de contemplar, con la posibilidad de pasarnos las pantallas tantas veces como nos de la gana y notar que en cada partida hay cosas, pequeños o grandes detalles, que cambian y convierten al título en algo que da gusto jugar durante horas. En ningún momento se siente pesado y, aunque pueda pecar de repetitivo, si sabemos buscarnos las castañas, sabremos que es más bien todo lo contrario.

Una remasterización digna de aplauso

Cuando Disgaea salió al mercado en 2003, el juego contaba con un estilo que no convencía a todo el mundo en su apartado gráfico y, siendo francos, el rendimiento del mismo no terminaba de resultar demasiado agradable. Estos dos aspectos han sido la clave de su mejoría en Disgaea 1 Complete; el juego se viste de fluidez y, además, el apartado gráfico ahora está mucho más trabajado y pulido, siendo estéticamente más japonés que lo que anteriormente era—y en cierta manera, ya es decir—.

Sigue siendo un juego que viene doblado al japonés y al inglés, y con interfaz y subtítulos en inglés y francés. Una vez más, para desgracia del público hispanohablante, nos quedamos sin la traducción a nuestro idioma, siendo también cierto que para los que disfruten de un nivel medio de inglés les será factible seguir absolutamente todo lo incluido en el juego que nos trae NIS America.

Conclusiones

Comentaba al inicio de este análisis que mi primer encuentro con la saga Disgaea fue un auténtico desastre y, años más tarde, como habéis podido leer por mi entusiasmo, la cosa ha cambiado notoriamente. No solo nos encontramos ante un auténtico titán dentro del Tactic RPG, nos encontramos ante uno de esos juegos que se tachan como imprescindibles y que merece la pena jugar a su remasterización antes que al original.

Tendremos a nuestra disposición todos los complementos del primer Disgaea en esta colección llamada Disgaea 1 Complete y además podremos comenzar un romance con una saga que un servidor creía que no llegaría a tener interés por ella.


Positivo

  • El gameplay es divertido, desafiante y reta a la inteligencia
  • La historia es muy atractiva y te engancha desde el principio
  • Los distintos modos de juego hacen que no se haga monótona la experiencia
  • Uno de los mejores Tactics JRPG

Negativo

  • Que no venga traducido o subtitulado al español puede echar atrás a mucha gente
9

Increíble

Política de puntuación

Conecta el escribir sobre videojuegos con la ingesta de Doritos. Reside en Madrid rodeado de gatos.