Análisis Hyper Light Drifter: Special Edition

Nintendo Switch
 

Hay videojuegos que llegan a ser especiales no por su desarrollo jugable sino por el sentimiento que hay detrás a la hora de su creación. Es algo que ocurre con Hyper Light Drifter: Special Edition. Se trata de un videojuego con sello español que se lanzó hace algún tiempo en otras plataformas y que ahora llega a Nintendo Switch en su edición más completa; un proyecto que nos presenta a un personaje enfermo que tiene relación con el propio trasfondo del desarrollo: una enfermedad cardiaca que afecta al creador del videojuego desde su nacimiento.

Es por ello que durante el propio videojuego hay una gran correlación entre el personaje y una vida real de su creador. Y es aquí donde encontramos uno de los detalles más cuidados de esta aventura: su historia, contada solo con imágenes, es cautivadora. Muchas veces no sabremos qué ocurre pero la bella estampa de sus imágenes es más que suficiente para saber que hay una profundidad sentimental enorme en sus personajes, en sus pasajes y en sus avances argumentales. Hyper Light Drifter: Special Edition es una nueva adición al catálogo de Nintendo Switch muy interesante que pasamos a comentar a continuación.

La soledad de una vida

Como hemos explicado, el creador de este proyecto (producido por una empresa española) padece desde pequeño una enfermedad cardíaca que solamente él sabe cómo lidiar con ella. Algo que ha querido plasmar en parte en la odisea de nuestro protagonista. Ya hemos comentado que la historia no necesita de palabras para retratarnos un viaje solitario hacia un objetivo final: recopilar diferentes piezas de un eje central en el mapeado que, sin entrar en spoilers, esconde un gran secreto.

Es por ello que las escenas, lejos de ser cortas e introductoras, sirven para ponernos en escena imágenes prominentes con el precioso estilo artístico que hay en todo Hyper Light Drifter. Con estas postales, el desarrollo avanza lento pero con seguridad y con tan solo algunos problemas en cuanto a saber qué ocurre. Es cierto que aparecen enemigos y situaciones que no sabemos muy bien como describir pero, finalmente, siempre producen sentimientos en el jugador. Y uno es el eje central de toda la aventura. La soledad del peregrino.

Es por ello que el protagonista se aferrará a la vida, con cada derrota. Con cada caída en combate. Esa esencia “Souls” (mal llamada en cada juego con dificultad que nos encontramos) encaja perfectamente con un desarrollo argumental muy interesante. ¿Pero seremos capaces de sobrevivir?

The Legend of Zelda: A Link to the Past feat. esencia propia

Con cada imagen que aquí aparece estaréis de acuerdo en que se os viene a la cabeza un juego histórico: The Legend of Zelda: A Link to the Past. Una de las mejores entregas de la saga de Nintendo ha servido de inspiración a un proyecto complejo jugablemente en el que moriremos si no sabemos esquivar con rapidez. También bebe de Zelda en el mapeado y en la resolución de algunos puzles, bastante sencillos. Pero es en el combate y en la dificultad donde se desmarca de la saga de Link: rapidez, reflejos y muerte son los tres pilares.

Mientras que el ataque en sí es sencillo y se realiza de forma simple, el jugador debe tener una rapidez y reflejos enormes sobre todo en situaciones en las que hay muchos enemigos en pantalla. Además, hay que controlar en todo momento si tenemos fuentes de curación cerca o tener un momento para recuperar nuestras heridas. Es ahí donde entra en juego una de las principales mecánicas de Hyper Light Drifter: esquivar es lo que más haremos en los combates. Esquivar para atacar en el momento y desde el lugar correcto. Esquivar para asestar un golpe que termine con uno de los 20 enemigos que puedan estar en pantalla.

Por último, la exploración es otro elemento importante en la jugabilidad: una exploración también compleja por las múltiples fallas abiertas que pueden hacer que nos caigamos en el más profundo pozo. Esta exploración guarda secretos y tesoros muy a tener en cuenta para avanzar como la posibilidad de tener mejoras y potenciadores.

Un apartado artístico sublime y unas pequeñas caídas de frames

Mientras que es cierto que existen caídas de frames, sobre todo en momentos de mucho caos en pantalla, lo cierto es que si el videojuego es sobresaliente en lo gráfico es por su apartado artístico y, sobre todo, por la gran paleta de colores existente. Aclaramos que las caídas no son problemáticas en lo jugable, pero existen. Además, en la pantalla de Nintendo Switch todo se ve más vivo que en televisión, por lo que se trata de otro indie que mejora en el modo portátil.

Pero el mundo creado por este estudio catalán es sin duda bello: cada rincón está desarrollado con mimo y el propio estilo de las secuencias que aparecen generan sentimientos en el jugador de mucho valor. Es cierto que en lo sonoro no encontramos melodías que destaquen, pero cabe preguntarse si era eso lo que querían sus desarrolladores.

Un videojuego indispensable para el catálogo de Nintendo Switch

Claramente estamos ante un nuevo port que llega a la consola, pero estamos ante una plataforma que incita a jugar a videojuegos de este estilo. Es por ello que animamos a todos los jugadores a probar Hyper Light Drifter en su versión más completa, con un nuevo modo de juego más complejo tras terminar la partida y con la posibilidad de llevarse el juego a todas partes. Su apartado artístico y su historia emotiva nos transportará a momentos muy felices en los que el jugador empatizará no solo con lo que sucede en pantalla, sino con la propia historia real que esconde.


Positivo

  • Su trasfondo argumental real
  • El apartado artístico en todo su desarrollo
  • Bebe de lo mejor de Souls (dificultad) y Zelda (jugabilidad)
  • Una duración aceptable (10-15 horas)
  • La forma de contar la historia

Negativo

  • Caídas leves de frames
  • Echamos de menos algún contenido extra más llamativo
9

Increíble

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida