Análisis Layers of Fear: Legacy

Nintendo Switch
 

El género del terror va llegando poco a poco a Nintendo Switch. No son videojuegos de gran presupuesto, pero sí son obras a menudo interesantes que nos alegran a cualquier amante de este género. Hablamos de títulos como Detention y Outlast, y el presente Layers of Fear: Legacy. Los tres comparten un mismo elemento: la exploración es lo más importante junto a una atmósfera opresiva, pero este último añade un toque surrealista propio del argumento original del videojuego: somos un pintor, y necesitamos recoger seis objetos para completar su obra.

Algunos creen que Layers of Fear: Legacy es un buen sucesor de la idea ya extinta del P.T. (Silent Hills) pero a título propio he de decir que en las cuatro horas que me ha durado el título principal junto a su DLC (sí, es breve), he encontrado suficientes elementos distintivos que hacen injusta esta comparación como de si esa demostración técnica debieran derivar todos los videojuegos de terror a partir de entonces.

Ya tan solo hablando de su ambientación, podríamos decir que Layers of Fear: Legacy tiene un toque tan distintivo que requiere necesario hablar de su compra, pero sería injusto no desmenuzar la versión de Nintendo Switch, una versión que en lo técnico no es tan buena como quisiéramos; eso sí, errores que no quitan lo notable que es el videojuego.

El pintor que necesitaba seis objetos para culminar su obra

Lo primordial es situar al jugador: más que una historia de terror, estamos ante un videojuego que genera imágenes siniestras en la retina del que se pone delante de la consola. Nosotros somos un pintor que tiene como objetivo último completar la obra de su vida, por lo que tendremos que acudir a una mansión en la que hay que encontrar hasta seis objetos diferentes. El problema está es que el pintor no solo está obsesionado con lograr lo que hemos explicado, sino que el surrealismo, la corriente pictórica que podría definirse perfectamente por artistas como Dalí, está afectando a su propia mente.

layers of fear: legacy

Por lo tanto, no solo exploraremos una mansión, sino que cada vez que nuestro protagonista sale del taller donde se encierra a pintar se encontrará con una ubicación totalmente diferente. Las imágenes de las paredes y los techos cambiarán; los objetos… Se trata de una forma bastante interesante de cambiar la ubicación sin cambiarla realmente, y nos pondrá en más de un aprieto como jugadores puesto que termina jugando con nosotros mismos.

Tampoco lo tendremos fácil en el desplazamiento, puesto que el pintor protagonista anda lento y cojeando, por lo que podríamos decir que su vida no es fácil. Esto, junto a un entorno que va cambiando, provoca que la historia de Layers of Fear: Legacy, que se cuenta tanto por el propio desarrollo lineal del videojuego como mediante diferentes coleccionables, sea bastante interesante.

Historia que se ve completada con la inclusión en esta versión del DLC Incoherence, donde la hija del pintor regresa en un futuro a la casa donde su padre estaba terminando su obra para descubrir la verdad.

Exploración y nada de luchar: terror psicológico

Estamos ante un videojuego de terror en el que como hemos apuntado la exploración es lo primordial: la mansión tiene un desarrollo lineal que nos va llevando de habitación en habitación, encontrando secretos y, finalmente, hallando ese objeto que tanto desea el pintor. El juego, como decimos, nos va engañando con imágenes surrealistas por lo que ahí residirá el secreto. No hay luchas posibles, por lo que se aleja del terror más directo.

Sí habrá mucha exploración donde abriremos todo tipo de objetos, leeremos cartas, lograremos acceder a puertas que parecían imposibles de abrir… También hay varios puzles que pondrán a prueba nuestra habilidad aunque no permanecen a los más complicados del género.

En cuanto a la libertad que se supone nos otorga el juego a la hora de tomar decisiones (elegir una puerta, acercarse a un personaje o no, decidir si tomar el camino de la izquierda, o mejor evitarlo y tornar hacia la derecha…), no es que sea esencialmente compleja pero estos pequeños cambios supondrán acceder a un final de los tres disponibles. Esto provoca que haya un componente de rejugabilidad elevado en este sentido.

No podemos decir que la jugabilidad a la que estamos accediendo con Layers of Fear: Legacy sea una compleja, pero lo que hace, lo hace muy bien. Sobre todo, como decimos, es una jugabilidad supeditada al apartado artístico del videojuego, algo de lo que hablaremos más adelante, pero sí afirmamos, sin temor a equivocarnos, que las caídas de frames existentes entorpecen algo este apartado del juego.

Cuando lo artístico y sonoro funciona, pero lo técnico no

El aspecto sonoro del videojuego es una delicia: los efectos provocan auténtico terror y la música, como es habitual en el género, se utiliza solo cuando es necesario. Pero es el apartado artístico lo que más nos ha gustado. Hay elementos que parecen sacados de un cuadro surrealista, aparte de que hay cuadros, tanto reales como inventados, repartidos por las diferentes estancias de la mansión. Pero hay un grave problema con la versión de Nintendo Switch.

En el resto de plataformas, Layers of Fear es un título puntero en cuanto a apartado técnico: texturas, iluminación y tasa de frames. Todo sorprendía. En cambio, en Nintendo Switch hay sacrificios, sobre todo en cuanto a texturas y tasa de frames. La iluminación sigue funcionando bien, pero las texturas han bajado mucho en calidad, tanto en el modo portátil como en el modo sobremesa. Empaña mucho la experiencia, pero sobre todo, una tasa de frames que debería ser estable porque lo que muestra la pantalla no requiere tanto esfuerzo.

Una gran aventura de terror que no goza de su mejor versión

Sí, Layers of Fear: Legacy es un gran videojuego, y es algo que debéis tener en cuenta más ahora que esta versión está de oferta; pero no es su mejor versión. Hay problemas en la tasa de frames y en el apartado técnico. Aún así, es una de las mejores ofertas de terror en la plataforma.


Positivo

  • Jugabilidad muy bien medida: puzles, exploración...
  • Enorme apartado artístico
  • Banda sonora exquisita
  • Incluye el DLC Incoherence, con otra hora de juego

Negativo

  • El apartado técnico es pobre y hay caídas de frames
7.5

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida