Análisis Resident Evil 6

PlayStation 4 Xbox One
 

Resident Evil ha muer… Que diga, ha vuelto. Y no con una nueva entrega, sino con un Remaster que nos trae su última parte numerada y que, pese a sus muchas bondades, no fue bien recibida por algunos puntos negativos que si bien en otra saga no lo serían, en Resident Evil si lo son.

Resident Evil 6 es una entrega que dividió a la crítica y por tanto, no brilló lo que hubieran querido desde Capcom, y ahora es la oportunidad de probarla en una plataforma que pese a ofrecer mejoras, no son sustanciales. Eso sí, el precio es redondo: 19.99€ por una obra que te puede durar varias decenas de horas solo en su “modo campaña” (puesto que son cuatro campañas diferenciadas). Comenzamos este análisis en el que volveremos a retomar qué nos ha parecido algunos elementos de la historia de Resident Evil 6, su jugabilidad, para acabar comentando sus novedades y/o mejoras.

Una historia que aporta poco, pero entretiene

Resident Evil 6 se aleja de sus predecesores más clásicos. Si bien hace un tiempo hemos conseguido algunos ports HD de juegos como Resident Evil (el clásico) o Resident Evil Zero, es la primera vez que recibimos una entrega “contemporánea” de esta forma (aunque en un futuro llegarán la cuarta y quinta entrega). Ya con Resident Evil 4 vimos cómo se apostaba más por la acción que en anteriores entregas pero el término survival horror seguía presente en algunos momentos de la jugabilidad. En cambio, con Resident Evil 5 esos elementos fueron ínfimos y ya era un TPS más, con una ambientación mucho menos opresiva y más espectacular en el peor de los sentidos de la palabra (hablando del género y la saga). Resident Evil 6 es un intento por rescatar lo que hizo especial a Resident Evil 4 y lo que hizo “famoso” a la quinta entrega (en términos de ventas fue un éxito).

Resident-Evil-61-660x350

Y eso se deja notar en la historia. Una historia que gracias a su larga duración puede profundizar en muchos aspectos pero que, al fin y al cabo, no es esencial. No me malinterpretéis. El universo de Resident Evil es rico en detalles, pero esta historia no consigue aprovechar la división en cuatro campañas para contar algo que podría haber sido una forma de usar la narrativa muy inteligente. Así, aunque a nuestros protagonistas les sucederá de todo, esas más de 20 horas se harán a veces largas por sus extensos pasillos y zonas lineales en donde solo habrá que matar y matar.

Las cuatro campañas, aunque independientes a la hora de acceder a ellas, no dejan de ser dependientes entre sí porque en algunos momentos del juego se cruzan y todas añaden información a la historia al completo. Pero repetimos: un error tremendo, en mi opinión como humilde analista, fue en su época dividir las historias por campañas independientes. El juego no deja de ser una aventura muy lineal, y su historia da la impresión de lo contrario, cuando podría haber lucido mucho más en una campaña de menos duración, pero más condensada. Capcom quiso hacer un juego largo y completo, olvidándose en algunos momentos de lo que contaba, con momentos en los que la trama se estanca con situaciones nuevas que entorpecen el objetivo de nuestros compañeros.

Resident Evil 6

Aún así, no estamos ante una mala producción. En realidad, ocurre como los videojuegos que han bebido del cine para contar su historia: hay un guion tremendamente cinematográfico (aunque presentado de forma seriada), con muchas lagunas pero tremendamente adictivo. En definitiva, un guion que se disfruta con palomitas al lado y un buen refresco. Así que si esperas algo más cercano a lo que descubriste hace algunos meses en los ports HD de los clásicos Resident Evil, puedes quedarte con un sabor de boca áspero (igualmente recomendamos jugar en el orden de lanzamiento los juegos para descubrir la evolución de la serie).

Cuando una saga dice adiós a su pasado

Si bien el apartado de la historia no es muy diferente al de otras entregas (ya que cuentan con un gran Universo pero no han sabido sacarle todo su jugo), en la jugabilidad la saga ya ha dicho adiós a su toque Survival, al menos en las entregas numeradas (la subsaga Revelations intenta recuperarlo, aunque tampoco del todo).

Cuando accedí por primera vez al videojuego hace unos meses en su versión de PlayStation 3, lo hice tras leer en multitud de medios que habían campañas que apostaban más por el terror que otras. Antes de comentar las diferencias entre cada una de las cuatro (que las hay), me gustaría afirmar que en mi opinión el videojuego se sustenta sobre unas bases muy claras: la acción, y en ningún momento la jugabilidad es afectada, salvo quizás por la ambientación o la presencia de mayor o menor número de enemigos. ¿Esto lo hace peor juego? No creo que podamos analizar Resident Evil 6 como un survival horror, porque estaríamos pecando de oportunismo ya que no lo es. Así que se trata de una aventura en tercera persona de acción con toques de terror. Toques. Nada de una tensión continua como si tenían las primeras entregas o el más reciente Alien Isolation (para un servidor, mejor juego de terror de los últimos años).

Resident Evil 2

Como decíamos, se trata de un TPS en el que la dosificación de la munición y los elementos curativos son importantes (más que en Resident Evil 5, por ejemplo), pero en realidad en pocos momentos nos veremos obligados a huir de una horda de enemigos por falta de balas. También hemos comentado que el videojuego se caracteriza por ser un pasillo extenso con interiores y exteriores limitados, con bastantes puertas que no podemos abrir. En este sentido, The Last of Us supo aprovechar mejor aún sus espacios, con muchos recovecos para investigar y muchos elementos con los que interactuar. Aún así, hay una gran cantidad de coleccionables a los que acceder.

En cuanto a las diferencias de campañas, para mí hay dos campañas que destacan sobre el resto: en primer lugar la de Leon, la más larga, con una duración para un servidor de ocho horas (yendo lento y con cuidado). ¿Por qué es la mejor? Como decíamos, los elementos jugables están ahí, son los mismos y no han cambiado, pero se vale de una ambientación bastante opresiva, con bastantes enemigos que inciden mucho sobre nosotros y con una munición que ha escaseado en más de una ocasión. Esto ocurrió con menos frecuencia en el resto de campañas. La otra campaña que más convence es la de Ada, pues presenta una campaña breve pero intensa, que de nuevo se ve mejorada por una ambientación que juega a favor de una jugabilidad brillante. En cambio, las dos campañas restantes (la de Jake y la de Chris) apuestan más por la acción y menos por la exploración, con escenarios sacados de una película de Hollywood y con una velocidad de juego mucho más amplia. No son malas, por supuesto. Repetimos por enésima vez que la jugabilidad es la misma y funciona (su sistema de apuntado me parece muy bueno, por ejemplo), pero los dos primeros ejemplos la ponen en funcionamiento en una ambientación que casa más con lo que es Resident Evil, y los dos últimos apuestan por usarla en un escenario más cercano a la quinta entrega.

Resident Evil 6 2

Para acabar este apartado sobre las campañas, comentar que no veo necesariamente esto un error. Debido a la larga duración del juego, ir compaginando diferentes campañas de diferentes estilos ayuda (en mi primera partida, en la versión de PlayStation 3, el juego me duró 25 horas (a diferencia de las 16 actuales), y da impresión de ser más variada de lo que en realidad es por su gran cantidad de situaciones.

Lo que nunca me gustó de Resident Evil 6 fue el uso de QTE. Para mí es el mayor veneno de la industria en los juegos de acción. No porque no me gusten, ya que en las aventuras como Heavy Rain los veo necesarios, sino porque son demasiado numerosos y rompen el estilo de juego de la saga. Más que el mayor número de enfrentamientos, la menor cantidad de puzles o la ausencia de un terror real, lo que dividió a la crítica fue el uso de combinaciones de botones para solventar algunas situaciones. Si bien en algunos videojuegos de la saga esto ya fue implementado, aquí ya se hace excesivo, y llega a facilitar mucho las cosas en momentos en los que sí que hubiera aparecido un componente de terror en el jugador.

¿Es tan diferente de lo ya jugado?

Las novedades gráficas quedan en un segundo plano en este remaster/port para hablar de contenidos. Por veinte euros podremos acceder a algunos modos exclusivos de PC en su lanzamiento como el modo Mercenarios Ilimitado, una forma de juego exclusiva de compatibles que aquí nos llega de forma completa. Es un modo de juego que expandirá mucho la duración del título y ya es un habitual en las últimas entregas.

También incluye todos los DLC lanzados para la aventura, algunos trajes nuevos y mapas para el modo multijugador. Son contenidos que por ese precio son más que suficientes para entretenernos mucho tiempo. Además, son contenidos divertidos y que si no probasteis en su época os gustarán.

Y ahora toca hablar de lo que muchos quieren saber. ¿Son las mejoras gráficas importantes? A primera vista, el videojuego se ve que proviene de PlayStation 3. No hay una limpieza de imagen tan exhaustiva que parezca un videojuego de nueva generación (las dos entregas de Metro remasterizadas son un buen ejemplo de un buen trabajo en este sentido), pero sí han logrado que Resident Evil 6 funcione a 60 fps, estables y sin caídas, algo que era necesario y que en la anterior generación tenía como problema pendiente. En cambio, la resolución a 1080p no ha sido algo que se aprecie demasiado si comparamos versiones, y pese a que se deja notar a la hora de jugar, no era un problema en las versiones de antigua generación.

Es decir, nos encontramos ante un port en alta resolución dirigido para aquellos que no hayan jugado esta entrega, los fans de la saga o los que quieran probar el contenido añadido (que aunque corto en número, no lo es tanto en duración). No creemos que merezca la pena gastarse el dinero por su mejora gráfica (reducida quizás al ámbito de la iluminación y alguna textura de personajes y escenarios, pero nada evidente y a la resolución) o su aumento de la velocidad de frames por segundo. Se trata de lo mismo, pero más completo, y más fluido, a diferencia de las remasterizaciones realizadas con la primera entrega y Resident Evil Zero, donde la mejora es sustancial.

Una entrega mejorada de un videojuego con sus más y sus menos

No vamos a engañaros. Es un videojuego que gustará a quiénes saben qué ofrece. Si eres fan de la saga y no lo jugaste en su época por lo que es, no os va a gustar ahora. Pero no por ello es una mala producción. Se trata de un buen TPS (Third Person Shooter) que ofrece una historia duradera, contenidos end-game de sobra (gracias al modo Mercenarios) y un precio bastante bajo.

Cierto es que el guion no es novedoso, ni sorprende, que es una aventura bastante lineal y hay campañas que destacan sobre otras, pero por el precio al que está es una buena oportunidad para entrar a una saga que dudamos vuelva a ser como era en un pasado. Por ello, hay que ir acostumbrándose a esta forma de juego, ya que Capcom apostará por esta línea (vendió bastante bien, pese a las críticas) y dejará la forma de juego más clásico a otras entregas como la subsaga de Revelations. Por eso, si lográis pasar por alto la pérdida del componente de survival horror, os encontraréis con una muy buena aventura.


Positivo

  • La fluidez es óptima en este port
  • El juego añade el Modo Mercenarios Ilimitado, exclusivo de PC hasta ahora
  • Un buen TPS con una gran duración
  • Las campañas de Ada y Leon

Negativo

  • Las otras dos campañas tienen una ambientación menos opresiva
  • Los abusivos QTE
  • Que busques una aventura de terror
8

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida