Análisis The Inpatient

PlayStation 4 PlayStation 4 Pro
 

2018 es un año clave para la realidad virtual y más en concreto para el dispositivo de Sony, PlayStation VR; muchos títulos de -segunda hornada- llegan esta temporada para hacer las delicias de los cada vez más poseedores de este tipo de periféricos, que reclamaban mejor optimización de los recursos visuales, y que, en los últimos títulos aparecidos en PlayStation VR se nota bastante mejoría en la capacidad o experiencia para generar mejores gráficos más similares a los comienzos de PlayStation 4, que de la anterior generación; puesto que en un principio era el gran hándicap de PlayStation VR.

Pero claro, la realidad virtual necesita mucho más que unos gráficos bonitos para concebir un videojuego al uso, porque el término “experiencia” que tanto se acuñaba en los primeros meses de vida de los dispositivos de realidad virtual ya se ha quedado desfasada; y, es evidente, y con razón, por supuesto, que aquellos que han realizado la apuesta de adquirir una tecnología tan novedosa como prematura -muestra es quizás la falta de ideas y títulos el primer medio año de la salida al mercado de PlayStation VR-, ahora exijan juegos de verdad y no aventuras que tienen una duración más corta que cualquier capítulo de una serie de Netflix.
Pero, si un estudio tiene la capacidad de crear secuencias inmersivas, es Supermassive Games, que ostenta la proeza de llevar en desarrollo varios títulos para realidad virtual de forma paralela; y, uno de ellos es The Inpatient, el título de terror piscológico que vamos a reseñar en las próximas lineas.

¿Hospital Psquiátrico Blackwood Pines?

Psquiátrico, catedral decimonónica, sanatorio, hospital abandonado… seguro que habéis jugado a muchos juegos de terror basada en alguna de estas localizaciones, y alguno de ellos con un lanzamiento más o menos reciente en el tiempo. Seguro que también, la primera imagen que se os viene a la cabeza al pensar en uno de estos emplazamientos en un título de suspense, son esas dos niñas gemelas al fondo del oscuro y lúgubre pasillo. Pues sí, The Inpatient tiene todos esos clichés que se vienen repitiendo desde el cine de terror de los años 60, pero que para nada quiere decir que sea un punto en contra; puesto que si algo suele ser muy recurrente es porque sigue funcionando aun con el paso de las décadas.

En The Inpatient, la trama nos sitúa más de medio siglo antes de los hechos acontecidos en otra obra de Supermassive Games, Until Dawn, y ha sido el propio estudio los que han catalogado este título como precuela del genial juego de terror que sorprendió a todo el mundo hace un par de veranos, y que pocos contaban con este hecho debido a que Until Dawn se concibió en un principio para PlayStation 3 y en exclusiva para su dispositivo de movimiento, PlayStation Move. Es quizás de ahí, de las ganas del estudio por hacer algo mucho más inmersivo, y ya con PlayStation VR en la calle, cuando se embarcaron en este magno proyecto. Quizás, el definir a The Inpatient como una precuela de Until Dawn no sea nada más que un reclamo para atraer a aquellos jugadores que les fascinó aquella aventura de terror y supervivencia, pero, a pesar de centrarse en una de las localizaciones que encontramos en el propio Until Dawn y algunas secuencias y mecánicas similares, lo cierto es que su parecido, o mejor dicho, el testigo que recoge, acaba ahí.

Recuerdos difusos

Despertamos sin saber si quiera donde estamos, nuestro primero impulso es mirar hacia uno y otro lado para ver si somos capaces de reconocer nuestra estancia, pero no es posible, algunos flashbacks entrecortados recorren nuestros pensamientos, pero aun así tampoco somos capaces de reconocer si son reales o invención del subconsciente. Creemos estar despiertos y aun así tenemos extrañas visiones; el plácido hospital se convierte en una lúgubre pesadilla habitada por personajes de lo más desagradables, como si la habitación de la niña de El Exorcista se tratara. Pero, ¿por qué estamos en un hospital si nuestro estado es aparentemente sano? ¿Por qué esas visiones durante la vigilia? Alguno podría pensar que nuestro protagonista padece de una rara patología llamada Insomnio Familiar Fatal.
Enfermedad que, mantiene en un estado de insomnio persistente al afectado hasta 48 meses, por lo que estar despierto sin poder descansar por un periodo de 4 años como máximo, lleva al enfermo a la locura, a las visiones oníricas durante la vigilia, hasta el agotamiento extremo cuando llega el coma permanente.

The Inpatient

Toda esta patología es lo primero que se nos viene a la mente cuando no encontramos explicación alguna a lo que está pasando en ese hospital psiquiátrico; que a su vez se suma las constantes visitas a un supuesto doctor que nos hará preguntas clave donde nosotros deberemos decidir la respuesta más acorde a nuestra personalidad, lo que hará que los sucesos más inmediatos y la trama a largo plazo pueda variar de forma drástica.

No todo va sobre ruedas

A pesar de que la mayoría el tiempo nos encontremos en sillar de ruedas o en la cama del hospital, donde apenas podremos interactuar con los objetos de los alrededores, con la comida que nos trae la enfermera o con nuestro compañero de celda, y también en el despacho del doctor que guiará nuestra aventura. En algunas ocasiones y cuando entran en escena los fenómenos paranormales, es cuando podremos movernos a nuestro libre albedrío, aunque con un sistema bastante limitado mediante un caminar pausado, donde con el stick izquierdo avanzamos o retrocedemos dependiendo a la dirección que apuntemos, y con el derecho giramos la cámara en función de donde queramos ir, pero, como sucede con muchos títulos de realidad virtual, el giro no se hace de forma orgánica, sino, de forma gradual como pasaba en Resident Evil 7 -aunque en el título de Capcom se podía cambiar-, quizás para evitar mareos.

The Inpatient no es un título que busque el susto permamente, es una historia de suspense y terror psicológico bastante guiada aunque nos permitan tomar decisiones que cambian el curso de la trama; pero que más de una vez nos hará despegarnos de nuestro asiento con el corazón en un puño debido a acciones abruptas que pueden causarnos pánicos, aunque repitiendo lo antes mencionado, el título de Supermassive Games no busca el susto fácil, es mucho más inteligente que eso, y su objetivos es el hacernos sentir incomodidad en todo momento, en saber que no somos bienvenidos donde estamos, o traduciéndolo en limpio -sentiremos la sensación de “mal-rollo”- debido al terror más sobrenatural en pos de engendros a los que nos vienen acostumbrando este género.

Evidentemente, con PlayStation Move es mucho más inmersivo que con el DualShock 4, aunque con ambas opciones de control obtenemos una experiencia “grata” por disonante que suene esa expresión en un título de esta índole, aunque con los dispositivos de movimiento podremos sujetar varios objetos a la vez, así como cambiarlos de mano si la ocasión lo requiere. Por otra parte, una novedad que aunque haya que pulir, sin duda es un gran acierto, es la inclusión de los comandos de voz para elegir la opción que más nos convenga en nuestras charlas con el doctor.
Cómo siempre, en PlayStation VR, quizás la forma más cómoda de jugar sea con Dualshock 4, pero la experiencia se vuelve mucho más inmersiva, y, sin duda está diseñada para disfrutarla con los controles de movimiento de PlayStation Move.

Conclusión

La última obra de Supermassive Games, para PlayStation VR, The Inpatient, es sin duda uno de los mejores exponentes de los juegos de terror para la realidad virtual, compitiendo de tú a tú en este sentido con -un primera espada- como Resident Evil 7. Quizás en este punto, y a nivel global, la obra de Capcom sea mejor en el género que compiten; pero si hablamos de inmersión pura, este The Inpatient la supera con creces, porque se nota desde el principio que está desarrollado pensando única y exclusivamente en la realidad virtual. Es por eso que en todo momento logran transmitirnos la sensación de agobio y de mal rollo a pesar de tener un comienzo algo lento.

Se aprecia que con The Inpatient, Supermassive Games han hecho el videojuego con el que llevan años soñando y que por fin, gracias la tecnología de PlayStation VR les ha permitido llevarlo a cabo.


Positivo

  • La tensión constante está muy bien llevada
  • El control por movimiento ofrece una inmersión sin igual
  • Los comandos mediante la voz es un gran acierto

Negativo

  • El inicio del juego es muy lento
  • Se echa en falta más libertad de movimiento
  • A pesar de las elecciones es completamente guiado
8

Muy bueno

Política de puntuación

SEGA does what Nintendon't