Análisis Anima: Gate of Memories

PC PlayStation 4 Wii U Xbox One
 

Anima: Gate of Memories es uno de esos proyectos que tanto tiempo llevamos escuchando sobre todo en nuestro país. En una industria como la del videojuego, con representación destacada en pocos países, un videojuego que sale de la icónica esfera norteamericana o japonesa siempre es una buena noticia. El proyecto que tenemos ante nuestras manos es una buena muestra de la salud que goza en España esta industria: pocos estudios han logrado brillar (Mercury Steam o algunos más pequeños gracias a acuerdos con Sony como Virtual Toys), pero que tres personas hayan conseguido lanzar al mercado un videojuego como este, es de admirar.

Lo primero, es mejor que no abordemos Anima: Gate of Memories como un indie. Vale, su distribuidora es Badland Indie, pero el videojuego en sí, en todo su empaque, no merece esa etiqueta. No porque sea despectiva (espero que a los jugadores se les olvide eso alguna vez), sino porque el resultado se acerca peligrosamente a videojuegos de rol japonés que han logrado brillar como es la saga Tales of, o nuevas IP como Nights of Azure. Videojuegos que con mucho mayor presupuesto, y decenas de personas más en sus estudios, se ven superados por esta pequeña joya. Y no nos queremos llevar por ser un videojuego español: aunque tiene sus evidentes fallos como veremos, Anima: Gate of Memories merece esos 20 euros que vale.

Una historia con libertad

Uno de los detalles que tenemos que tener en cuenta es que la historia de Anima: Gate of Memories se ve influida por la jugabilidad. Aunque en sus primeros compases parece que estamos ante una narración totalmente lineal como la que presenta otros videojuegos del estilo, y se recurre a una estructura que puede recordar bastante a Dark Souls. Pero antes de introducirnos en este detalle, comentemos a grandes rasgos la historia del videojuego.

anima gate of memories 2

Lo primero es que estamos ante un proyecto que ha salido al mercado gracias a tres personas que se encargaron hace tiempo de crear el juego de rol Anima: Beyond Fantasy. En este videojuego te sumergen en un universo en el que solo existen, supuestamente, humanos. Esta tierra es Gäia, y claro está, la existencia de otras razas es algo que permanece en secreto gracias a una gran organización que recibe el nombre Imperium. Seguramente muchos hayáis podido jugar a este juego de rol que se encuentra entre lo más famoso que se ha creado en nuestro país (y que se realizó gracias también a la colaboración de otros ilustradores y autores de diversos lugares del mundo).

Anima: Gate of Memories tiene un plus: si no conoces el juego de rol no importa ya que el juego es disfrutable por sí mismo. Y la premisa argumental hasta que llegas a la Torre es simple: el mundo se sume en un caos tras la caída de aquellos que tenían la labor de controlarlo, por lo que nosotros, como jugadores, tendremos que salvarlo. Nuestro primer objetivo es ir detrás de La Dama Roja, un enigmático personaje del que no desvelaremos mucho más ya que durante el inicio de la partida conoceremos de donde proviene. Ella ha robado un objeto, el Byblos, muy importante para los que nos envían a la batalla, por lo que hacernos con él es esencial. Y para ello no estaremos solos: a parte de la protagonista, tendremos una criatura que podemos intercambiar en combate llamada Ergo Mundus que nos aparecerá en los primeros minutos de partida.

Es después de esta premisa cuando comienza el núcleo central del videojuego. Podríamos decir que esto se trata de una especie de tutorial en el que aprendemos los controles básicos y comprobamos sus picos de dificultad. Después, por tanto, de esta primera hora (más o menos), llegamos a una zona central, La Torre de Arcane, que nos enlaza a diferentes zonas en las que deberemos adentrarnos.

anima gate of memories

Y la historia, como hemos dicho, a partir de aquí se desarrolla con libertad gracias a la posibilidad de acceder a la zona que deseemos. Por tanto, aquí no consiste en ir del punto A al B, y del B al C. Podemos ir primero al punto A para continuar al C y dejar el B para más tarde, con el pico de dificultad que conlleva eso. Y para saber qué difícil es esa zona, tendremos que sufrirla como jugadores. Esto, por supuesto, influye mucho en la jugabilidad de Anima: Gate of Memories, pero además, en la historia, porque sin entrar en detalles argumentales, el jefe final que nos espera en cada localización tiene un trasfondo, un pasado, que conoceremos mientras avanzamos en cada zona.

Por último, como suele ser ya cada vez más habitual en los videojuegos de rol, el videojuego incluye una biblioteca extensa (aunque menos que verdaderas biblias como en Final Fantasy Type-0) en la que conocer con más profundidad una historia que ya hemos comentado, se hace intensa.

Buscando el fragmento perdido

Un aspecto de la jugabilidad que hemos comentado es La Torre Arcane. Después de explicar que influye en el argumento y en la forma de encarar el videojuego, hay que hablar en qué consiste jugablemente. Como si de Dark Souls se tratase, es una zona central de la que aparecen nuevas localizaciones que explorar. No sabemos si la zona que vamos a encarar es adecuada a nuestro nivel o no, por lo que avanzaremos a ciegas hasta toparnos con ese pico de dificultad antes comentado.

anima-gate-of-memories-2013722155834_16

Pero tranquilos, no podréis llegar a los jefes finales sin encontrar sus fragmentos de memoria. Estos fragmentos se encuentran en las localizaciones a explorar, por lo que es esencial comprobar cada rincón del mapeado para poder llegar al final de dicha zona. Para alcanzar los fragmentos de memoria, deberemos superar diferentes retos para que podamos acceder al ansiado jefe final.

Y cuando llegamos a los jefes finales, descubrimos cómo han sido diseñados. Os podemos asegurar que no tienen nada que envidiar a videojuegos con un mayor presupuesto, y muy reconocidos dentro de la industria del videojuego: acabar con ellos nunca será fácil y se tratan de los momentos más espectaculares del videojuego. Lo interesante es que no serán jefes finales vacíos, sino que gracias a los fragmentos de memoria profundizaremos en ellos y nosotros, como jugadores, entenderemos mucho más de este mundo creado.

Combates “demasiado” frenéticos

El subtítulo de este apartado puede traer cola. Porque precisamente aunque parezca tener un tono peyorativo en las palabras “combates demasiado frenéticos”, el videojuego dispone de un sistema de combate muy cuidado. Tenemos la acción común de atacar, junto a la de esquivar, y saltar. Y como ya hemos comentado, es posible alternar entre el otro protagonista del videojuego.

Anima Gate 3

En cuanto a los ataques, aunque en un primer contacto parezca que es fácil derrotar a los enemigos, hay que tener cuidado y usar los dos tipos de ataques que tenemos: el mágico y el común. Nos podemos ver acorralados en más de una ocasión y alternar entre objetivos, y a la vez, mezclar diferentes ataques, es lo que más nos puede salvar de la muerte. Muerte que llegará sobre todo en los combates épicos contra los jefes finales o subjefes.

En estos combates, el término saltar o esquivar estará en nuestro vocabulario necesariamente, porque es tremendamente importante usar dichas habilidades para no morir. Y no queremos asegurarlo al 100% pero si eres de esos jugadores que odia estar en un combate final minutos y minutos esquivando, no es tu juego: es imposible derrotar a los enemigos solo atacando y recuperando vitalidad (con objetos que iremos encontrando en el escenario, por ejemplo).

Además, en estos combates finales, la cámara puede cambiar de perspectiva obligándonos a atinar la vista. No podemos negar que puede haber una cierta correlación con algunos jefes finales de Kingdom Hearts a la hora de diseñar su diseño de ataque, o incluso con el archiconocido Dark Souls, pero lo bueno es que han logrado crear una buena combinación de ellos, y además, con mucho carácter y que quedan en la retina del jugador.

Anima Gate 2

Unity, o el problema de tener un motor limitado

Aunque hemos comenzado explicando que es imposible tildar de indie como tal a Anima: Gate of Memories, llegados a este punto claramente es un videojuego de esa esfera independiente. Un proyecto de tres años, y tan solo un equipo de tres personas, utilizando únicamente el motor Unity como base del videojuego. Y como todos sabremos ya, Unity no es el mejor motor para un videojuego, y palidece en cuanto se compara con otros como Frostbite o Unreal Engine.

Pero aún así, el motor cumple. Sobre todo, halagamos que el equipo haya optimizado tan bien el videojuego: 1080p y 60fps constantes, sin caídas y con un estilo artístico que acompaña: si hay algo que destaca en el videojuego es ese arte impregnado. Se nota que son los creadores de un universo ya con personalidad propia, y que han contado con muy buenos referentes.

El estilo artístico unido al tono cell-shading, crean un estilo anime que, aunque no es idéntico, puede recordar a algunas entregas de Tales of (sobre todo las últimas). Y la comparación con la saga no va a acabar aquí: aunque hay texturas inferiores, a veces el videojuego luce mejor que Tales of Xillia, videojuego de finales de PlayStation 3 que lucía bastante bien. Sabemos que la comparación no es correcta al ser dos plataformas diferentes pero su presupuesto tampoco es igual, y es de agradecer el esfuerzo puesto en este apartado.

Anima Gate of Memories

Al igual que agradecemos el sonido y su doblaje, al inglés, pero bastante abundante y de una calidad muy correcta. Su banda sonora, además, es bastante bonita y aunque no sea memorable en su conjunto, si hay algunas pistas para recordar. El videojuego, por supuesto, viene subtitulado al español.

Un videojuego con alma y muy mimado

Anima: Gate of Memories no es perfecto, claro está. No es el mejor indie de los últimos años, pero sí que es un proyecto muy a tener en cuenta por los usuarios amantes del rol de acción. Encontrarán una historia bonita, bien contada y con una jugabilidad bien llevada y testada. Además, es un videojuego de bajo presupuesto muy bien optimizado y con un aspecto artístico muy bonito.

No vamos a negarlo: además, es un proyecto español, algo que hay que agradecer ya que solo con videojuego así se logra aumentar el prestigio de una industria que aún está en auge, y no puede más que crecer y crecer.


Positivo

  • Estilo artístico muy bello
  • La historia se torna bastante libre en su desarrollo, y es buena
  • La música es bonita y tiene temas para el recuerdo
  • El sistema de combate es frenético

Negativo

  • Saltar es impreciso
  • Gráficamente Unity no da la talla
  • Doblaje solo en inglés... Aunque no molesta
8.2

Muy bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida