Análisis Gravity Rush 2

PlayStation 4
 

Después del inesperado retraso, Gravity Rush 2 se pone a la venta con la esperanza de seguir ganando seguidores. El primer título fue todo un éxito de crítica y público en su lanzamiento para PlayStation Vita, y es por ello que Sony decidió lanzar un buen remaster, que también analizamos en Areajugones, para que la saga pasara de “pensar en pequeño” a hacerlo a lo grande. PlayStation 4 se convirtió en una mesa de pruebas para el título venidero.

Gravity Rush, aportaba un novedoso sistema de juego en el que podríamos controlar la gravedad a nuestro antojo. Esto, se mezclaba con un apartado artístico de gran nivel y un entorno de mundo abierto  que aunque con bastantes limitaciones, se compensaba con unos personajes y una narrativa inteligente e interesante que al concluir dejaba con muchas ganas de recibir una secuela.

La secuela se ha hecha esperar, y en esta ocasión es PlayStation 4 quien “cede” su potencia para ofrecernos un continuación que supera con creces a la original, corrigiendo fallos y mejorando en lo posible los aciertos. Desde luego, Gravity Rush 2 no cumple con aquel manido dicho de “la segundas partes nunca fueron buenas”.

La mejora gráfica resulta apreciable desde el primer momento

Situando la historia 

Sin duda, estamos ante un título de personajes y  Kat es el pilar fundamental. A partir de ella se construye una historia basada en la amistad, el esfuerzo, el valor y  justicia representada en nuestra bien querida protagonista a la que le notareis un punto mucho más madura y mucho más decisa fruto del paso del tiempo y la experiencia vivida Hekseville. Alrededor y junto a ella, volvemos a tener a Syd, el inseparable gato Dasty, Raven y un montón de nuevos personajes a los que pronto le cogemos cariño. Todos ellos muy humanos con sus luchas internas, miedos, problemas y secretos.

La historia de Gravity Rush 2, como ocurre en la entrega original, es de gran factura y está contada  con la misma técnica que el juego original, es decir que a través de viñetas y animaciones pero con el soporte de la misiones secundarias y la interacción de algunos personajes, iremos descubriendo los secretos que tanto ansiamos conocer acerca del origen de Kat, la gravedad, los viajes temporales, etc.

Los hechos de esta segunda entrega no se sitúa inmediatamente después del final de Gravity Rush sino que hay un período relativo entre uno y otro donde ciertos acontecimientos “puente” nos sitúan directamente en el principio Gravity Rush 2. Todos estos acontecimientos los encontraremos en los capítulos animados que hace algunas semanas se publicaron, por lo que no sólo son de suma importancia para conocer la situación temporal, sino también para conocer también algunas pinceladas sobre qué se va a contar en la segunda entrega, añadiendo más misterios a los que ya teníamos. Es, por tanto, prácticamente obligado verlos antes de empezar el juego para no perder detalle de lo que está por suceder.

Jugando con la gravedad

Una de las dudas que queremos despejaros muy rápidamente es la relativa al control. Hay que tener en cuenta que estamos ante un juego cuya principal característica jugable se basa en controlar  la gravedad. A partir de esto, debemos entender que es sumamente complicado crear un sistema de cámaras perfecto en el que no nos quedáramos nuca desorientados.

En esta segunda parte, el sistema será muy similar al que pudimos experimentar en el remaster lanzado hace unos meses, y este ya veníabastante mejorado respecto al original de PlayStation Vita. Nos obstante, sí que hemos notado cierta mejora a la hora de mover al personaje, añadiendo alguna animación más y un sistema “diana” mejorado, mediante el cual podremos lanzarnos a los enemigos con cierta ayuda como ya podréis haber experimentado en la demo.

Por lo demás, el control del juego sigue siendo prácticamente el mismo. Perderemos en ocasiones la orientación pero tendremos las marcas tanto de lo enemigos como la del punto de destino -ya sabéis que se marcan mediante flechas- que nos ayudarán a situarnos rápidamente. El control del personaje es todo un reto pero con la práctica conseguiremos dominarlo bien. Es como si aprendiéramos al mismo tiempo que evoluciona nuestro personaje.

Una vez aclarada esta duda, nos adentraremos en hablaros de todas las novedades que trae esta segunda entrega, que no son pocas. La primera que queremos hablar por el “momento” en que se sitúa la demo que se puede descarga en PlayStation Store, es del entorno en el nos vamos a mover, y en el que incluimos tanto la paleta de colores, como el tamaño de este o los detalles. Todo va unido, pero sería demasiado complejo explicar todos y cada uno de los nuevos aspectos juntos.

Si habéis visto los capítulos previos y posteriormente habéis jugado a la demo, os habréis dado cuenta -aunque viendo cualquier tráiler o gameplay también- que Kat ya no se encuentra en la ciudad de Hekseville. Ahora, nuestra aguerrida y simpática amiga se encuentra en una nueva “situación” geográfica bastante más grande que la citada ciudad y en donde encontraremos multitud de detalles, obstáculos y gente que reacciona a nuestra actividad, justo lo contrario a lo que vimos en la primera entrega. Sin duda, el tamaño del juego se ha multiplicado por dos así como su ambientación, detalles y tareas que realizar.

Durante la demo pudimos ver un cambio bastante grande en este sentido. Vimos como el cambio de localización nos llevaba a una ciudad que como hemos dicho es mucho más grande y llena de vida, pero mucho más colorida llamada Jirga Para Lhao. Sin embargo, y como ocurría en la anterior entrega, esta ciudad – que no es la única localización- se dividirá en distintas zonas, todas ellas diferentes entre sí debido a la situación política que reina en ellas. Es decir zonas comerciales de gran colorido y con un ambiente mucho más “festivo” y vivo, y otras muchas más oprimidas de un aspecto más gris y triste. Ya sabéis que en Gravity Rush se toca bastante los aspectos sociales y políticos. Insistimos, todas la localizaciones que veremos en Gravity Rush 2 serán cuatro veces más grandes que las del juego original.

En cuanto a las novedades jugables no será demasiadas, y son fruto más de el paso a una plataforma con mayor potencia que permite incluir muchas más cosas con un acertado equilibrio entre lo que había -en referencia al primer juego- y lo que se ha incluido, lo que nos hace sentir la sensación de novedad sin temer por lo que nos gustó en el pasado.

Lo que más os va a llamar la atención en la novedad de las misiones secundarias. Si recordáis, en Gravity Rush se lanzaron dos packs con misiones secundarias que explican un poquito más de la historia. En esta ocasión esto se ha sustituido por las misiones paralelas que no son otra cosa que misiones secundarias que son bastante variadas y aportan información sobre la historia, como es habitual.

Además de esto, tendremos las típicas misiones de desafío que tantas y tantas horas de relleno aportaron en la primera entrega, aunque en menor cantidad y un interesante modo en línea. Todo esto ayuda a que Gravity Rush 2 sea mucho más grande y variado sin perder su esencia principal.

Es quizás este modo en línea una de las novedades más sorprendentes, ya que al contrario de lo que se puede esperar de este tipo de modos de juego, consiste en hacer fotos y compartirlas, encontrar cofres repartidos por la ciudad mediante pistas que los demás usuarios dejan a través de imágenes tomadas por ellos mismos, así como “compartir” nuestras puntuaciones en los desafíos para competir con amigos y extraños, aunque esto último ya estaba disponible en el “remaster”. Un simpático añadido que no aporta demasiado más allá de “trastear” con la cámara.

Jugando con Kat

A pesar de que este apartado bien podría formar parte del anterior por su contenido, creemos que merece ser tratado como independiente por su importancia. Hasta ahora, ya os hemos comentado que el personaje se maneja genial, se han añadido animaciones, se ha añadido bastantes elementos en pantalla que sirven tanto como obstáculos como arma arrojadiza, pero no os hemos hablado de las sensaciones que produce el título al jugar ni de algunas novedades con respecto al desarrollo del personaje.

Es precisamente esto, las novedades del personaje, las que más nos han gustado y que creemos que gracias a ellas tenemos un título que podemos considerarlo como “más sandbox” que el primero. Obviamente, y como ya venimos diciendo a lo largo del análisis, el título conserva casi todas las características buenas de la primera entrega, esto incluye el desarrollo del personaje que, a pesar tener una pequeña variación, el concepto sigue siendo el mismo: recoger gemas, mejorar los poderes y adquirirlos.

La recolección de gemas ahora es mucho más variada. Por un lado, podremos recoger estas cuando están repartidas por el mapa, superando los desafíos pero también podremos hacerlo mediante la búsqueda de cofres, algo que ya os hemos hablado antes. Ahora se le añade otro elemento de búsqueda que sustituirá al “plano de la grieta” que teníamos en la primera parte.

Estas zonas, suponían la adquisición de nuevos poderes para Kat en la primera entrega, pero además suponía la posibilidad de buscar tanto gemas, como encontrar los eventos de “la pareja misteriosa” o derrotar a los “Navy raros”. Esto, aunque más o menos viene siendo lo mismo, se ha sustituido por la “Tierra prohibida” y las minas.

Estos nuevos “lugares”, como decíamos, sirven tanto para adquirir poderes como para recoger gemas y los nuevos talismanes, unos elementos que serán equipables a través del menú y con los que debemos “jugar” para darle a Kat unas u otras ventajas, añadiendo una pincelada RPG al personaje.

Pues bien, la variación más interesante en esta parte jugable, es que estas zonas no sólo consisten en derrotar Navys o llegar al final de la zona, sino que tendremos distintas pruebas que nos irán pidiendo para ir abriendo.

Y ahora es cuando ponemos en valor “el equilibrio” del que hablábamos líneas más arriba. Gravity Rush 2 ha conseguido mediante la introducción de pequeñas variaciones no demasiado radicales, que el juego sea el mismo pero lo suficientemente novedoso como para no sentir que estamos antes una extensión del primer juego, algo que consideramos bastante difícil de conseguir en un título de estas características, donde se tiende a crear mapas terriblemente grandes, vacíos y con misiones y mecánicas demasiado parecidas entre sí.

Esta claro que la PlayStation 4 tiene un límite, así que no esperéis encontrar mil elementos interactivos repartidos por el cielo, o esperar reacciones en los “NPC” variadas, pero el simple hecho de ver un mundo tan vivo, con tantos matices y poder “volar” con el personaje por todos los rincones que vemos en pantalla es toda una gozada. Si os gustaba vagar con Kat por los escenarios de la primera entrega recogiendo gemas, imaginaos esta sensación multiplicada por cuatro añadiéndole todas las novedades que tráe y además de las mejoras de control, gráficos y estabilidad que encontramos en esta segunda entrega.

Que bien luce Kat 

Continuando con el análisis, ahora toca cerrarlo con una obviedad que venimos viendo desde que el juego se presentó al público y con los distintos vídeos y demos que hemos vistos desde entonces.

Gravity Rush 2 luce de fábula, no podemos decir otra cosa de un juego que cuida desde su primera entrega el apartado artístitico y sonoro de tal manera. Es cierto que Gravity Rush tenía y tiene ciertos problemas de rendimiento tanto en la versión de PlayStation Vita, como el posterior -inexplicablemente- remaster. Lamentablemente, y aunque en menor medida, los problemas de clipping – superposición de elementos- y el poping siguen presentes en ciertas zonas del juego, sobre todo en las que haya demasiados elementos. En cuanto al poping, este aparece fruto de las cargas que el juego realiza al pasar de uno a otro lugar (islas flotantes), al igual que ocurría en la primera entrega, seguramente debido a que la consola carga la zona y no lo hace con la suficiente rapidez como para tener los elementos en pantalla adecuadamente. No sabemos si con el futuro soporte para PlayStation 4 Pro se solucionará, aunque en todo caso no molestara demasiado a no ser que el jugador sea bastante exigente en estos aspectos. En contraposición el juego se siente bastante fluido y estable.

Valoración final

Respecto a la valoración general del título, Gravity Rush 2 es un juego notable. Es cierto que tiene algún problema de rendimiento, el control es algo difícil de dominar pero en contraposición tenemos una bella factura tanto a nivel artístico como sonoro. Cuenta con un buen equilibrio entre los añadidos y novedades, tan bien integrados, como la evolución de unos personajes carismáticos y una historia bien cohesionada con la original, que estamos seguros que maravillará a los seguidores de la primera entrega que se quedaron con descubrir los secretos que esconde su continuación.


Positivo

  • Control mejorado
  • Añade y mejoras elementos jugables
  • La música sigue a un gran nivel
  • Las misiones secundarias
  • El modo fotoy el modo en linea es un añadido bastante curioso
  • Narrativa mejorada

Negativo

  • Ciertos problemas de clipping y popping
  • El control seguirá sin gustar a su detractores
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.
X