Análisis Guardianes de la Galaxia – Capítulo 1

Android PC PlayStation 4 Xbox One
 

Telltale lleva años otorgándonos proyectos audiovisuales de alto nivel en el mundo de los videojuegos, con apuestas tanto laureadas (el caso de The Walking Dead en casi todas sus temporadas), como criticadas por su conservadurismo o mal tratamiento de la licencia (Minecraft: Story Mode es un ejemplo de ello). Por lo tanto, vemos que es capaz tanto de lo bueno como de lo malo, dependiendo en muchas ocasiones del material de partida. Así pues, con The Wolf Among Us consiguieron crear una novela interactiva de alto nivel, mientras que con Batman desaprovecharon una licencia que daba para más.

Así llegamos a Guardianes de la Galaxia, lo nuevo de la compañía especializada en aventuras gráficas (o como hemos llamado antes, novelas interactivas) que intentará dejar en buen lugar la marca de Marvel. Y a grandes rasgos, antes de profundizar en lo que nos ofrece, podemos decir que ha cumplido las expectativas depositadas pero a la vez, la adaptación a videojuego no le sienta todo lo bien que debiera por un problema: el ritmo no es el mismo que en la película (aunque ambos tengan argumentos radicalmente diferentes y originales).

Una narrativa experta que adolece de ritmo en el tramo central

Aquel que llegue a Guardianes de la Galaxia pensando encontrarse con un ejemplo jugable de la película homónima, puede ir olvidándose. Al igual que ocurre en las series de televisión, adaptar un universo a un videojuego episódico es complicado ya que hay que meter tramas secundarias, personajes más complejos, evolución de los mismos… Así pues, sobre todo durante el tramo central del primer capítulo llamado “Enredados en la melancolía“, estaremos absortos en largas conversaciones a veces prescindibles que pretenden ahondar en la psicología de cada uno de los miembros del equipo. En cambio, la escritura es buena, la narrativa también, y el guion es mejor que por ejemplo lo visto en Batman o Minecraft: Story Mode.

La historia, sin ser un alarde de originalidad, sí es bastante interesante de seguir, y al tercio de aventura (este episodio puede durar hora y media) nos encontraremos con un giro de guion que no esperábamos y cambia el concepto del argumento. Es entonces cuando, el segundo tercio, pierde fuelle, evidenciando que Guardianes de la Galaxia es una franquicia que precisa de más acción y no tantos diálogos. Eso sí, aquellos interesados en conocer por dentro a los protagonistas de la aventura se sentirán encantados, puesto que no solo tendremos momentos de humor como ocurría en la película en su mayor parte, sino que comprenderemos algunas de las motivaciones que hacen actuar a determinados personajes de una manera u otra…

Las decisiones, en cambio, no tienen un papel relevante salvo una que haremos en el último tramo del capítulo que cambia una escena completa de la acción. Las frases a elegir simplemente nos pondrán a favor de uno u otro para demostrar nuestra lealtad, o simplemente, nuestra mayor afinidad con una u otra personalidad, y al ser Star-Lord un personaje tan peculiar, a veces, con nuestras propias decisiones, estaremos cayendo en un error disonante entre el cómo actuamos al inicio del capítulo, y cómo lo hicimos al final.

Como suele ser habitual en los videojuegos de Telltale, el título nos llega en “español“, y lo entrecomillamos por la cantidad de frases que vienen sin traducir en completo inglés. Sin duda alguna, una completa falta de respeto al jugador que compra un juego pensando que viene en su idioma y luego se encuentra que la mitad está sin traducir. Esto nos lleva a pensar que Telltale ha malutilizado una marca tan famosa como Guardianes de la Galaxia y no ha apostado como debiera por el mercado hispanohablante.

Jugabilidad básica, accesible, y en la justa medida

La jugabilidad vuelve a ser básica: poco movimiento, y el que hay, en direcciones prefijadas por el propio videojuego. En cambio, a menudo tendremos que utilizar un propulsor de Star-Lord que nos permitirá subir a nuevas alturas que de otra manera serían inaccesibles. El aparato es fácil de usar: se va cambiando de nivel con la cruceta, con un máximo de tres en este episodio, y tendremos que aterrizar sobre superficie llana. Es un guiño bastante bueno a la franquicia que nos ha sorprendido.

Los combates que tendremos, sin ser para nada difíciles, son espectaculares. Utilizaremos combinaciones de cruceta con botón, los gatillos para disparar, o los joystick para movernos y evitar golpes no deseados. Lo más especial de estas batallas son los planos utilizados para cada uno de los movimientos: habrá giros de cámara sorprendentes que parecen sacados de una película de acción, planos rápidos que van pasando uno tras otro, cámara en mano… Un despliegue bestial para un videojuego de una franquicia que lo pide.

En cuanto a los gráficos, el título vuelve a utilizar el nuevo motor gráfico de Telltale, que sigue adoleciendo de problemas técnicos de diversa consideración: mientras que los modelados son buenos (aunque poco parecidos a lo que tenemos en mente salvo Groot), la ambientación lograda por el equipo artístico es sublime y representa totalmente el espíritu de Guardianes de la Galaxia. En cambio, el rendimiento es pobre: en el último tramo del episodio (al entrar a una estancia en recodo), el juego de paró de golpe mientras sucedía una escena entre dos personajes, provocando que durante quince segundos la escena no se moviera pero sí se escuchara. Y existen otras caídas menos problemáticas en la hora y media que nos ha durado el videojuego.

En cambio, el sonido destaca por un buen doblaje y una banda sonora espectacular como es habitual con Guardianes de la Galaxia. Los temas seleccionados son los adecuados con el espíritu ochentero que plantea reclamar tanto la película, como el videojuego y la propia marca.

Un capítulo de iniciación lastrado por un segundo acto flojo

No podemos decir que Guardianes de la Galaxia no sea lo esperado, pero la conversión a videojuego de unas ocho-diez horas de duración y dividido por episodios no ayuda a que el ritmo sea el buscado por cualquier fan del equipo más loco del universo, tanto de los cómics como de la propia película. Mientras que el primer y último tercio del capítulo es espectacular y tiene un ritmo vertiginoso, el resto es bastante plano, con diálogos insulsos y una profundidad psicológica que a veces sobra. En cambio, el título sigue manteniendo el espíritu de la franquicia y el sonido destaca por encima del resto. En cambio, su apartado gráfico (problemas técnicos y modelados que no pasan del aprobado) y la mala traducción (o nula en algunos momentos) son problemas a tener en cuenta.


Positivo

  • El sonido es simplemente espectacular, sobre todo banda sonora
  • Mantiene el espíritu de la franquicia
  • Técnicas cinematográficas de alto nivel
  • Primer y último tercio muy conseguido en cuanto a ritmo y guion

Negativo

  • Momentos planos y aburridos en el tramo central
  • Problemas técnicos
  • Traducción a medias, de forma literal
7.5

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida
 
X