Análisis Hunter’s Legacy

PC
 

De manos del joven estudio independiente mexicano Lienzo, llega a nuestros PCs Hunter’s Legacy. Este es el primero de una serie de títulos que saldrán al mercado ambientados todos ellos dentro del universo que sus creadores han denominado Universe of Something, y que conectará de una forma u otra todas estas obras. Hunter’s Legacy es un juego que se presenta a sí mismo como un plataformas de tipo metroidvania que bebe en todos sus aspectos de los clásicos del género. Un universo bastante interesante, una jugabilidad clásica y muchas horas por delante es lo que parece traer Hunter’s Legacy. Si queréis conocer lo que esconde con mayor profundidad, acompañadnos a lo largo de este análisis.

hunters legacy-2

Hemos venido a jugar

Lo primero que destaca en Hunter’s Legacy es el hecho de que se cuente una historia que, desde el primer momento se toma a sí misma de una forma poco seria, por no decir que simplemente le hace falta un cartel de “sáltame, no soy nada importante” (aunque incluso sin el cartel, es probable que lo hagáis). Toda la aventura que viviremos en el juego se justifica poniéndonos en la piel de Ikki, una cazadora venerable que, cuando el malvado Moronir decide robar un extraño orbe que mantiene la armonía entre la aldea y la naturaleza, se embarca en un peligroso viaje para salvar su mundo. A lo largo del transcurso, pocas cosas nuevas se cuentan y todo esto es simplemente la excusa barata para ponernos a pelear y explorar rincones; pero ¿acaso hace falta una excusa?

Lo cierto es que, personalmente, me gustan bastante los metroidvania y no creo que la historia deba ser profunda ni tan siquiera interesante, simplemente servirnos en bandeja el hecho de explorar cada rincón del mapa de forma casi obsesiva; y Hunter’s Legacy hace justo eso. Con esta excusa nos metemos en un mapeado que, a decir verdad, es realmente bueno y sigue el camino de los clásicos plataformas en 2D poniendo de su propia cosecha toques y detalles muy originales. Como en todo título del género, podremos explorar cada rincón para obtener tesoros con los que comprar ciertas mejoras (más tarde hablaremos del progreso) y todas las fases del mapa están conectadas, permitiendo hacer ciertos viajes rápidos de unas a otras. El diseño es bueno e incluye un fuerte componente de verticalidad, así como muchos caminos que tomar y zonas que explorar, ya sea cuando las visitamos por primera vez o más tarde cuando adquirimos una habilidad concreta.

hunters-legacy-5

Junto a todo esto, muy típico en los metroidvania, nos encontramos con algunos detalles muy interesantes para avanzar por el mapeado y que se adaptan a la ambientación de cada fase. Por ejemplo, en un bosque nos encontramos plantas que lanzan burbujas en las que podemos saltar para desplazarnos a ciertos lugares; y en un volcán helado incluso deberemos vigilar la temperatura de nuestro personaje, evitando que se congele en las zonas de hielo y nieve o que se queme en las de lava. Usaremos los efectos de unas zonas para contrarrestar el de otras y, de esta forma, poder salir con vida. Todo esto resulta tremendamente original y divertido.

Combate problemático

Sin embargo, con la buena presentación que tiene el juego, casi todas nuestras expectativas se van al garete debido a dos cosas que, combinadas, provocan caos y mucha (muchísima) sensación de frustración: el sistema de combate y el diseño de los enemigos.

En cuanto al primer aspecto, no hay demasiado que comentar ya que se trata de algo bastante simple. Tenemos dos espadas con las que realizar ataques cuerpo a cuerpo; pero muy cuerpo a cuerpo, tan corto es su rango que muchas veces chocaremos con lo que queramos golpear provocándonos daño. Además, tenemos un arco que no cuenta con demasiadas flechas, pero que se utiliza más para resolver “puzles” y derribar obstáculos que para combatir. No hay demasiadas estrategias que adoptar a la hora de utilizar nuestro escaso arsenal y esto se nota, haciendo que combatir se nos acabe haciendo repetitivo y agotador.

hunters-legacy-6

Por su parte, el diseño de los enemigos hace de la experiencia algo frustrante y casi tedioso. Si ya os comentamos que atacar con espadas cuerpo a cuerpo es difícil, imaginaos cuando los enemigos vuelan, se mueven y te atacan de formas imposibles de esquivar. Por si fuera poco, vencer a los enemigos no reporta ningún beneficio ya que no tenemos un sistema de progreso basado en la experiencia y lo único que conseguiremos derrotando enemigos será que, muy de vez en cuando, suelten algo de vida que probablemente sea menor a la que hemos gastando intentando matarlo. Por ello, evitar a los enemigos en lugar de combatirlos se convertirá en la tónica del gameplay; al menos hasta que lo hagáis un par de veces. El hecho de que todos los enemigos te persigan durante distancias bastante altas y sean capaces de colocarse en los peores sitios para el plataformeo hace que, si combatir es una mala estrategia, evitarlos sea igual e incluso peor. Y para rematarlo, sí es cierto que se nos da la posibilidad de rodar para esquivar algunos ataques, pero la poca distancia que cubrimos y el hecho de no tener unos frames de invencibilidad acaban haciendo de esta habilidad algo bastante poco útil.




Y lo más frustrante aún está por llegar, porque cuando conseguimos superar los millones de obstáculos de cada área llegamos a los bosses. Estos enemigos no están mal diseñados y lo cierto es que las formas de matar a cada uno de ellos se dejan bastante claras desde el principio. Sin embargo, el mal sistema de combate combinado con algunos eventos aleatorios logrará tirar por la borda cualquier estrategia y darnos la sensación de que cuando matamos a un boss ha sido de pura casualidad o logrando explotar un pequeño bug. Y no, no es que se sienta difícil, se siente injusto; y son dos cosas muy distintas que cambian de forma radical la experiencia.

Como ya os comentábamos, el sistema de progresión no se basa en la experiencia, sino en mejoras que nos encontramos por el mapa (normalmente obligatorias) o que podemos comprar haciendo uso del dinero que recogemos al explorar las diferentes zonas y descubrir los tesoros ocultos. Todo este aspecto queda bastante al margen debido a que no hay demasiadas mejoras ni marcan una diferencia sustancial en la jugabilidad, por lo que muchas de las mejoras son totalmente opcionales para el usuario.

hunters-legacy-3

Apartado visual y sonoro

Hunter’s Legacy es un juego que apuesta por el corte clásico en todos sus aspectos, y eso incluye una estética 2D de estilo retro. Los escenarios y diferentes detalles tienen bastante personalidad y resultan artísticamente bastante bonitos, pero se nota que el estudio ha tenido un presupuesto bastante bajo y el apartado visual no se encuentra tan pulido ni cuidado como en otros títulos bidimensionales con mayores ambiciones.

La banda sonora, en cambio, sí que es muy agradable y de buena calidad. Suena totalmente a clásico pero, antes de que nos demos cuenta, estaremos tarareándola a la vez que peleamos contra los enemigos. Por su parte, los efectos sonoros son bastante abundantes y, a excepción de alguno que puede ser más cutre, sí que se nota que están trabajados y tienen calidad, configurando así un apartado sonoro más que decente para Hunter’s Legacy.

hunters-legacy-4

En cuanto al rendimiento, no hay nada que comentar, y es que el título se mueve perfectamente sin ninguna bajada de fps ni problemas de cualquier otro tipo, al menos con nuestra configuración basada en AMD y que supera ampliamente los requisitos establecidos por los desarrolladores del juego.

Conclusiones

En definitiva, Hunter’s Legacy es un juego con unas ideas muy buenas que intenta traer al presente una versión renovada del clásico (y tan amado por algunos como yo) género metroidvania. Un apartado visual aceptable, una buena banda sonora y un diseño de niveles espectacularmente bueno constituyen los principales alicientes de este juego. Por desgracia, es posible que el plataformeo y la exploración queden totalmente arruinados por un sistema de combate y un diseño de los enemigos que hacen al juego, no difícil, sino frustrante.




Es una pena que algo con tanta buena pinta se vaya al garete por problemas de este tipo, y solo queda esperar y rezar para que se pueda lanzar un parche que corrija estos problemas y logre hacer al juego un poco más justo. No me confundáis, no quiero que Hunter’s Legacy sea fácil, acepto que los enemigos sean duros de pelar y se pueda morir con mucha facilidad; pero sí deseo que el combate sea justo y que si muero sea por mi culpa, no por la del RNG o detalles que se escapan a mi control.

Incluso con esto, el juego puede divertirnos durante unas 6 horas (dependiendo de la suerte que tengamos) si somos muy fans del género. Pero, en este caso, tendréis que ser vosotros los que juzguéis si podéis sacrificar lo que Hunter’s Legacy sacrifica a cambio de las maravillas que ofrece. Además, hay que tener en cuenta que el juego llega de forma exclusiva en inglés, sin posibilidad de cambiar el idioma en ningún momento.


Positivo

  • Un mapeado estupendo
  • Artísticamente bueno

Negativo

  • Combate horrible e injusto
  • Mal diseño de enemigos
  • Le falta una vuelta de tuerca al apartado visual
  • No llega en castellano
5

Aceptable

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.