Análisis Shadow of the Tomb Raider

PC PlayStation 4
 

Pocas sagas como la que nos ocupa hoy han conseguido el impacto generado por Tomb Raider tanto dentro como fuera de la industria del videojuego. Lara Croft ha traspasado la pixelada pantalla de los videojuegos en numerosas ocasiones durante más de 20 años, y una vez más, la tenemos de regreso para dar el cierre a una de las mejores trilogías de aventuras de cuantas se han podido disfrutar en el mundo de los videojuegos. Con el efecto sorpresa que supuso el reboot desarrollado por Crystal Dynamics ya caduco, el equipo detrás de la propiedad intelectual, supo dar forma a un nuevo capítulo con Rise of the Tomb Raider que asentaba el gran trabajo realizado en la entrega previa, pero aderezando la secuela con bondades que si bien fueron interesantes, no marcaron una diferencia remarcable. Así pues, el resultado nos dejó un título que brillaba aún más si cabe en todos aquellos aspectos en los que la obra original acertaba, pero lamentablemente, volvía a repetir algunos de los aspectos menos lucidos de la obra original. Shadow of the Tomb Raider era por lo tanto un título del que se esperaba mucho y sobre el que recaía la responsabilidad de mejorar ciertos aspectos.

Pese a ello el equipo Californiano de Crystal Dynamics  ha tenido que abandonar el timón durante la conclusión de la trilogía al estar involucrados totalmente en la actualidad tras el proyecto conocido hasta ahora como Avengers Project. Sin embargo, y pese a las dudas iniciales, la comunidad encontraba alivio al conocer que sería el polifacético estudio de EIDOS Montreal el encargado dar forma a este Shadow of the Tomb Raider, el cual marcaría el final argumental iniciado por Lara tras su accidentada llegada a la isla de Yamatai.

¿Qué secretos guarda tu parte más oscura Lara?

Durante estos últimos 5 años, hemos podido observar como el personaje de Lara ha ido evolucionando a través de las diferentes entregas. Si bien es cierto que la trama argumental y sus guiones han sido uno de los aspectos más mediocres de todo el conjunto de ambas obras, el cambio en la personalidad de Lara se ha dejado sentir con fuerza en sus últimas aventuras. En Shadow of the Tomb Raider Lara alcanza un nuevo nivel que muchos estábamos esperando desde hace tiempo. Por fin somos testigos de ese tibio destello que deja entrever la cautivadora personalidad de la antigua Lara Croft, aquella tan hábil y experimentada que era capaz de algunas proezas prácticamente imposibles y ridículas, pero que tanto nos hacían disfrutar. Poco queda de aquella joven inocente que por puro instinto de supervivencia se vio obligada a matar a otras personas en aquel inhóspito lugar remoto perdido en el mar de Japón. El trabajo realizado por Jill Murray mejora el ofrecido por Rhianna Pratchett en las entregas previas, sin embargo, el trabajo realizado por la escritora jefe de Shadow of the Tomb Raider mejora de forma demasiado leve, e incluso podríamos considerar dicha mejora como escasa teniendo en cuenta las expectativas generadas alrededor de uno de los aspectos menos lucidos en anteriores obras. Con la llegada de una nueva entrega de una saga tan importante como esta, lo que uno espera encontrar principalmente son novedades que aporten frescura al conjunto, y sobre todo, la solución o mejora de los aspectos menos sobresalientes de capítulos anteriores. Por desgracia, Shadow of the Tomb Raider, a pesar de sus muchas virtudes, sigue adoleciendo de los mismos aspectos negativos que ya conocemos todos a estas alturas, y el guión así como la narrativa del título sigue estando a un nivel por debajo del resto del conjunto. A pesar de ello, hay que reconocer tal y como ya he adelantado, que la personalidad de Lara ha sido mejor reflejada en esta nueva entrega, y por fin tenemos oportunidad de disfrutar de algunos personajes secundarios de interés más tridimensionales en los que parece haberse puesto mayor énfasis. Por supuesto los mayores beneficiados en ese sentido son la propia Lara y Jonah, formando una singular pareja que en ocasiones nos deja algunos momentos de lo más emotivos. Dentro de las limitaciones del guión, el viaje interior y el desarrollo del personaje de Lara está llevado con gusto y acierto.

En Shadow of the Tomb Raider, Lara pasa de ser la presa a convertirse en una verdadera depredadora. Ahí radica una de las principales novedades jugables más remarcable de la nueva entrega. A través de la frondosa selva, en ocasiones nos sentiremos en la piel de una auténtica bestia de matar, pudiendo utilizar el barro para camuflarnos o usar la diversa vegetaciones de las paredes para ocultarnos ante la mirada de nuestros enemigos. Se han mejorado aunque de forma sutil las diferentes mecánicas de sigilo y ahora existen nuevas posibilidades para eliminar a nuestros enemigos y diferentes formas para estudiar un ataque con los diversos resultados que ello conlleva. Además, otro de los rasgos estrella es la posibilidad de explorar ciertas áreas sumergidas bajo el agua gracias al nuevo sistema de buceo que a su vez, además de añadir mayor versatilidad a las mecánicas jugables ofrece la posibilidad de ampliar de sobremanera la diversidad de los escenarios.

Los mayores amantes del género tendrán en este título una de las mejores alternativas para disfrutar en la actualidad. La interesante mezcla entre exploración, plataformas, puzles y acción sigue igualmente presente en este Shadow of the Tomb Raider, y de una forma tan acertada como a la que nos tiene acostumbrados esta franquicia desde hace unos años.  La exploración se ha reforzado más si cabe, y algunos de los momentos más placenteros del título nos seguirán dejando boquiabiertos. La versatilidad de Lara Croft nos va a seguir regalando momentos únicos, en los que tan pronto veremos a la protagonista oculta tras la maleza acechando a sus enemigos, observando los escenarios desde la altura que le confieren las ramas de los árboles como haciendo uso del garfio y el gancho en una sucesión de saltos y plataformas que nos van a dejar momentos realmente increíbles. La resolución de los enigmas también cobra especial protagonismo, y hay algunos realmente interesantes. No obstante, la dificultad de estos es poco desafiante aunque los amantes de los títulos clásicos podrán ajustar este parámetro y os aseguramos que el mayor nivel de dificultad será un desafío hasta para los más acostumbrados a este tipo de juegos. Los momentos más espectaculares estarán de regreso, derrumbamientos, persecuciones, tsunamis… Sin embargo en este aspecto tampoco brilla todo al mismo nivel, y habrá momentos de acción que nos dejarán gratamente sorprendidos con otros que sentiremos que no “funcionan” tan bien como deberían. Los escenarios siguen siendo uno de los grandes protagonistas, y es que aunque no observamos un cambio gráfico demasiado acusado desde Rise of the Tomb Raider, la nueva entrega sigue ofreciéndonos estampas realmente admirables y bellas, tanto en escenarios exteriores repletos de vegetación como algunas de las impresionantes tumbas que abundan por Perú y los diversos lugares que visitamos en Shadow of the Tomb Raider. Es cierto sin embargo, que en ocasiones el título peca de ser demasiado pasillero aunque lo compensa con algunas de las zonas abiertas más amplias de toda la saga.

Si a eso le añadimos el espectacular uso de efectos de luz, estamos ante un título realmente atractivo y que entra por los ojos con fuerza a cualquiera que se ponga delante de la obra realizada por EIDOS Montreal. Por si fuera poco, los poseedores de una Xbox One X y una PlayStation 4 Pro podrán priorizar la resolución o la tasa de imágenes por segundo, adecuando a nuestras preferencias un título visualmente imponente, y que nos invitará a hacer un uso exhaustivo del modo foto que incluye con el claro objetivo de conseguir algunas capturas sensacionales. .

Octopath Traveler

Lara Croft seguirá sufriendo momentos de mucha angustia en Shadow of the Tomb Raider

En el resto de apartados, siguen estando presente el árbol de habilidades, dividido en las mismas tres categorías que ya estaban presente en anteriores entregas. Como ya sabrán aquellos que jugaron a las anteriores entregas, todo nuestro avance en el título nos otorgará experiencia. Ya sea descubrir nuevas zonas, campamentos o coleccionables. Dicha experiencia nos servirá para ir adquiriendo punto de habilidad que luego utilizaremos para ir desbloqueando las diversas destrezas disponibles. Lo que si se ha reforzado sin embargo es el sistema de crafteo añadiendo un mayor número de recursos con los que crear diferentes objetos que nos otorgarán una importante ventaja en la aventura; botiquines, diferentes tipos de flechas…

La banda sonora del título recuerda a los títulos más clásicos, con partituras breves, donde los instrumentos de percusión son los principales protagonistas. Aunque algunas piezas son muy buenas, en general nos encontramos ante un apartado que cumple su función de forma correcta pero sin despuntar en ningún momento. Por suerte, el doblaje a nuestro idioma si que alcanza un nivel sobresaliente, y aunque algunas de las voces están mejor localizadas que otras, el trabajo realizado por Danai Querol como Lara merece una especial mención. Aunque se nota que no es la misma voz que en entregas previas, la actriz ha realizado con gusto un trabajo que además no ha debido ser nada sencillo gracias a los diferentes registros de tono que que el personaje ha obligado a la actriz a emplear en este trabajo. Y para todos aquellos que se hayan emocionado ante el recuerdo de las entregas originales de la franquicia, es importante destacar que el juego depara varias sorpresas a todos aquellos nostálgicos de las entregas clásicas.

Shadow of the Tomb Raider es un gran juego de aventuras, muy bueno, su principal problema radica en que sigue ofreciendo a un gran nivel los aspectos mejor valorados de las entregas anteriores, pero de igual manera, sigue lastrando también los aspectos más negativos. ¿Significa esto que Shadow of the Tomb Raider es peor juego que Rise of the Tomb Raider? No para nada, pero la nota obtenida es un claro reflejo de que las expectativas no han sido cumplidas en la medida que se requería. Shadow of the Tomb Raider es parte de una de las sagas más reconocibles de la industria, y como última entrega de una trilogía que inició su andadura hasta alcanzar incluso una nominación a mejor juego del año 2013, este Shadow of the Tomb Raider termina dejando una leve sensación de desánimo. No en vano esperábamos grandes cosas del final de esta trilogía que en su conjunto sigue siendo sobresaliente. Rise of the Tomb Raider ya fue una entrega que mantenía la línea iniciada por el reboot, y algunos cambios significaron las novedades necesarias para considerarlo como una entrega de mayor calidad, como por ejemplo, las misiones secundarias, las impresionantes tumbas de mayor relevancia o los nuevos modos de juego.

Por todo ello, no sería justo considerar este Shadow of the Tomb Raider como una evolución relevante respecto a lo que la franquicia ya ha ofrecido hasta ahora. La nueva entrega protagonizada por Lara Croft es una digna aventura y un gran título de videojuegos, pero siendo parte de unas de las grandes propuestas del género triple AAA de la industria, el resultado final no evita dejarnos una ligera sensación de desilusión. Las novedades respecto a entregas previas se nos antojan insuficientes, pese a que todos los nuevos añadidos funcionan todo lo bien que deberían, como el buceo libre o el rápel. Sin embargo no ha tenido lugar esa gran conclusión que esperábamos, y el cierre de la trilogía podía haber dado mucho más de sí. Shadow of the Tomb Raider es un juego muy bueno, pero que claramente se aleja de las grandes sensaciones que conseguían emocionarnos en el reboot. El mayor defecto de la nueva entrega es que resulta demasiado parecido a las entregas previas y no aporta nada revolucionario a una saga que repite patrones por tercera vez en 5 años. Para el cierre de un ciclo, el equipo de desarrollo tenía que haberse esforzado en ir un paso más allá, ser valiente y ofrecer algo rompedor que de alguna forma marcara una clara diferencia a lo ya visto hasta ahora. Pese a ello, se ha apostado por lo seguro, reutilizando una fórmula que sigue funcionando pero que comienza a acusar cierto desgaste.


Positivo

  • La jugabilidad del título sigue siendo sobresaliente
  • Lara luce una personalidad más atractiva
  • La exploración de los escenarios sigue siendo tan satisfactoria como siempre
  • El apartado gráfico deja estampas increibles

Negativo

  • El guión sigue siendo muy mejorable
  • Algunos molestos bugs
  • El poco valor del equipo de desarrollo a la hora de implementar novedades de peso
8.3

Muy bueno

Política de puntuación

Urko Miguel
Alumno y prefecto de la casa Hufflepuff del colegio Hogwarts de magia y hechicería. Simpatizante de la casa Stark y tributo del distrito 4. Mi elemento es el agua, y por ello, formo parte de erudición. Próximo estudiante de la escuela Xavier para jóvenes talentos. Seriéfilo, cinéfilo y amante de los videojuegos.