Análisis Sid Meier’s Civilization VI

PC
 

“Desde el inicio de la vida bajo el agua, pasando por las grandes bestias de la Edad de Piedra hasta los primeros pasos erguidos del hombre, has llegado lejos. Ahora comienza tu mayor misión: desde esta temprana cuna de la civilización hasta las estrellas”.

Con esta breve introducción Civilization VI se presenta antes de cada partida. Unas pocas palabras que representan a la perfección la esencia de la saga. Civilization es una ya una saga de culto en la estrategia por turnos y con motivo de su 25º aniversario, Firaxis Games ha decidido celebrarlo por todo lo alto: con una entrega que tanto fans de la estrategia como de la saga Civilization jamás podrán olvidar.

Un turno más… durante toda la eternidad

Civilization es una saga donde la adicción siempre ha estado presente. Pero en Civilization VI esto se lleva hasta límites inexplicables. Llegará un punto en que el juego te absorberá por completo, sumergiéndote en una aventura que jamás querrás abandonar. Y es que el título de Firaxis sabe cómo apelar a tu líder innato que llevas dentro de ti y sacarlo a la luz.

original

“Un turno más y a cenar” será una de las frases más recurrentes en tus horas de juego. Y el juego siempre encontrará formas de que ese “turno de más” se convierta en otra hora. Ya sea que en uno o dos turnos vayas a completar una investigación o que estás a punto de completar el asedio a una ciudad. Civilization VI no te va a dejar escapar de sus garras tan fácilmente. No solo porque siempre habrá algo que te retenga, sino porque el juego logra que sientas una satisfacción tremenda al cumplir objetivos o que, tu desventaja frente a las demás civilizaciones, te mantenga a los mandos para tratar de llevar a flote tu imperio.

Cuidado, Civilization VI no es título que puedas dedicarle esos ratos libres del día. Primero, porque sentirás que te quedas con ganas de más. Y segundo, porque es un juego que requiere tiempo, mucho tiempo. Si eres un experto y amante de la saga, porque la cantidad ingente de posibilidades que ofrece esta secuela enamorará a cualquiera que haya disfrutado de las anteriores entregas. Y si eres un novato, porque te harán falta varias horas para aprender a manejarte en los niveles más fáciles del juego y entender cómo funcionan las civilizaciones y las distintas posibilidades que te ofrecen.

El mejor edificio sobre los mejores cimientos

Esta sexta entrega puede presumir de ser un Civilization innovador para la saga, pero sin abandonar aquello que hizo grande a esta saga de estrategia por turnos: infinitos turnos, no solo puedes ganar por conquista, una gran cantidad de civilizaciones entre las que elegir…

Pero todo esto lo acompaña de novedades suficientes para decir que este Civilization es distinto a todos los demás. Lo primero que hay que destacar, y lo más llamativo, es la distribución del espacio físico (representado en un mapa dividido por casillas hexagonales). Civilization VI da mucha más importancia a las ciudades y sus alrededores de la que ningún otro título de la saga les había dado. Ahora las ciudades no se extienden en una única casilla sobre la que giraría nuestro imperio, sino que podemos expandir la polis a través de los distritos y las maravillas. Y es un acierto en toda regla. Ver cómo tus fronteras se estiran mediante, no solo las típicas granjas, minas y campamentos de la saga, sino con la construcción de distritos y ver cómo tu imperio cobra vida, es una sensación increíblemente satisfactoria.

Los distritos son barrios con una función especial. Pueden ser un cuartel, un centro de ocio, un centro comercial… Que no solo nos darán diferentes beneficios (cultura, producción, alimentos, etc.), sino que además nos permitirán formar nuevas unidades o mandar a construir maravillas del mundo. También podremos, a medida que avancemos, irlos mejorando. Pero no todo es de color de rosa, algunos distritos solo se podrán construir si se cumplen ciertas condiciones. Algunos pedirán que la ciudad tenga un número de ciudadanos, otros (como el acueducto) que haya un río cerca, que estén al lado de la ciudad…

Las maravillas del mundo son, simplemente, grandes construcciones de la humanidad que nos darán cultura, religión, producción o algún otro recurso y que, además, nos darán aumentarán el turismo y la posibilidad de que los grandes personajes de la historia (que no sean líderes, como artistas, generales, científicos o escritores) decidan alojarse en nuestro imperio.




Esta novedad nos obliga a pensarnos dos veces qué construir y qué no. Ahora el mapa es finito y se nos va a hacer pequeño, haciendo verdaderos puzles para lograr que nuestra ciudad esté abastecida. Ya no bastará con empezar a fundar ciudades en cualquier parte, necesitaremos ver qué zona tiene buenos recursos cerca y más espacio para construir distritos y maravillas, ya que cada cosa ocupará una casilla entera. Esto también se debe a otra de las novedades: el cambio a los Constructores. En anteriores entregas, la construcción de, por ejemplo, una granja eran varios turnos. En Civilization VI los Constructores harán su trabajo en un turno, pero tendrán un número limitado de “horas de trabajo”, desapareciendo cuando las cumplan.

ss_a79c8fabd12e0f1711ac61486c859656d4cd894e_1920x1080

El mundo no son solo batallitas

A pesar de que una de las características principales de Civilization siempre ha sido la interacción con los demás imperios, Civilization VI lleva esto a un nuevo nivel. El título llega con un total de 19 civilizaciones (20 con la azteca, que estará disponible más adelante) y cada una es completamente distinta al resto. Cada imperio cuenta con características propias: edificios únicos, tropas exclusivas y, donde reside la magia del juego, una actitud radicalmente diferente a los demás. ¿A qué nos referimos? Pues, por ejemplo, al liderar Ghandi a los indios el título te invitará a ser una nación pacífica y centrada en la religión ya que así sacarás todo el potencial de los susodichos. Otro ejemplo, sería la España de Felipe II, que defenderá la religión que profese recibiendo un “plus” en sus unidades de combate cuando se enfrente a un imperio con otra religión. Y así en cada una de las 19.

Esto no solo afecta a nuestras fronteras, los distintos imperios contra los que nos enfrentemos reaccionarán de una manera especial dependiendo de lo que hagamos. Algunas civilizaciones entrarán en conflicto con nosotros por tener más poder armamentístico que ellos o contar con un mayor número de maravillas. Además, las relaciones con los demás líderes es un factor realmente importante en Civilization VI. Regalos, exigencias, declarar amistad, guerra conjunta, denunciar… y, como gran novedad, el Casus Belli. Esto nos permite advertir a otra nación de que le declaramos la guerra, dándole 5 turnos de preparación. Esto servirá para que el resto de cabecillas no vean con tan malos ojos nuestra decisión. Todo esto se va extendiendo gracias al estudio de Principios, en las que entraremos más adelante.

También tenemos la opción de realizar Misiones, “cruzadas” para convertir a nuestra religión a otras ciudades tanto fuera como dentro de nuestras fronteras. Podemos enviar Obispos o Misioneros, aunque este proceso puede ser peligroso ya que algunas naciones te criticarán por ello e incluso puede ser un foco de gran conflicto. Otro motivo de disputa son los espías, que han adquirido una gran importancia en Civilization VI. Ahora serán cruciales para ganar la partida a la inteligencia artificial. Podremos mandarles a distintas ciudades para conseguir recursos, retrasar un poco al enemigo, conseguir información… pero nos pueden pillar. Entonces tendremos la opción de escapar por medio de un coche, avión, etc. En caso de que lo detengan finalmente, nos veremos obligados a comprar su libertad.

Conocimiento es poder

Civilization VI, al igual que los demás, sigue el ya clásico sistema de Ciencias por el cual vamos estudiando diferentes disciplinas para avanzar por el árbol tecnológico. A medida que vayamos investigando, iremos adquiriendo nuevas unidades, distritos, edificios, maravillas… Hasta alcanzar la era espacial. Esta es otra forma de ganar la partida: vencer a los demás en Ciencia. Aunque el árbol no varía entre partidas ni naciones, sí cambia la importancia que le deberemos dar a cada una de las investigaciones. Por ejemplo, antes hablábamos de España. Al tener ventaja en los mares, recomendaría que te centrases en investigar todo lo naval. Pero, la gracia también está en que, al final, quién decide eres tú.

A parte de la Ciencia, podremos estudiar los Principios. Si lo anterior se centraba en el aspecto cultural, los Principios están enfocados a las Políticas. Según vayamos estudiando más Principios (que también cuentan con su árbol “político”) iremos adquiriendo mayor capacidad diplomática, distritos, maravillas, Políticas y formas de gobierno. Las Políticas son “ventajas” divididas en cuatro grupos: militar, cultural, económica y varios. Las tres primeras están claras, pero en la cuarta podremos utilizar políticas de las otras tres o de grandes personajes. El número de Políticas que tendremos dependerán de la forma de gobierno que adoptemos en cada momento (por ejemplo, en monarquía tendremos 3 espacios de militar mientras que en República solo 1). Pero cuidado, muchos cambios de gobierno pueden hacer que nuestra ciudadanía se rebele.

civilizationvi_2-768x432




Todo este sistema está pulido hasta la, casi, infinitud de posibilidades. Convirtiendo a Civilization VI en uno de los juegos más completo de estrategia por turnos de los últimos años.

Un poco más, por favor

Civilization VI es una maravilla visual y sonora. El estilo artístico, cercano al cartoon, consigue que los líderes transmitan a la perfección una personalidad única a través de sus muecas, gestos y voces. Las unidades, ciudades, distritos y, sobre todo, maravillas lucen con un diseño precioso para tratarse de un juego de estrategia. Además del pequeño detalle que ahora la “niebla de guerra” (cuando aún no has visto una parte del mapa) y las zonas no visibles son tapadas con el dibujo de un mapa del tesoro pirata. Rebozando personalidad propia por los cuatro costados.

Sobre la banda sonora, solo una cosa: excepcional. Christopher Tin ha logrado que la música sea, literalmente, una extensión completa del título. Cada civilización cuenta con un tema propio y a medida que avancemos por las eras nos podemos dar cuenta de que la música evoluciona con nosotros. Un increíble trabajo musical. A parte, el doblaje al español es muy bueno. La voz en off de Civilization VI te pondrá los pelos de punta más de una vez.

Sobre el multijugador… añádele todo lo anterior pero online. Son más y más horas de juego, con la ventaja de jugar con un amigo u otra persona que sepas que pueda ser un mayor reto que la IA.

Conclusiones

25 años después de su inicio, Civilization ha conseguido redefinir el concepto de la saga y sacar al mercado el mejor juego de estrategia por turnos en los últimos años. Tras el tropiezo de Beyond Earth, Civilization VI ha vuelto a recuperar el trono y a demostrar por qué esta saga está donde está.

grandeur

La jugabilidad se ha dinamizado haciendo el juego aún más divertido, la infinidad de opciones, la personalidad de cada civilización… un cóctel que ningún jugador que le guste la estrategia por turnos debería perderse. En definitiva, Firaxis Games ha creado una obra maestra del género.





Positivo

  • Lo innovador que es para la saga
  • Es tremendamente adictivo y divertido
  • Los distritos y maravillas dan mucha vida al juego
  • Las personalidades tan marcadas de los líderes
  • La banda sonora es perfecta
  • Lo ágil de la jugabilidad
  • Muy bien optimizado
  • No tiene rival en el mercado
  • Un juego 100% completo en contenido

Negativo

  • A veces la IA puede fallar
  • Alguna carga se puede hacer larga
  • No es un juego fácil para recién entrados en la saga
10

Obra maestra

Política de puntuación

Luis H. Rodríguez
Amante de los videojuegos, desde bebé. Kingdom Hearts y Bioshock son los amores de mi vida, pero mi género es la Estrategia. Coleccionista de cómics los fines de semana.