The Legend of Zelda: Breath of the Wild

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Nintendo Switch Wii U

14 días – El pilar de Nintendo Switch durante el lanzamiento

Continuamos desgranando a Nintendo Switch

The Legend of Zelda: Breath of the Wild
 

En el artículo de hoy, vamos a hablar del juego más esperado de Nintendo Switch. No se trata de un título por el que haya que esperar mucho, ya que la compañía japonesa lo ha dispuesto todo para que llegue junto al lanzamiento de la consola: tampoco es un exclusivo, ya que se lanza también en Wii U. Pero seguro que muchos de vosotros vais a comprar Nintendo Switch con The Legend of Zelda: Breath of the Wild como principal atracción el día 3 de marzo, fecha de lanzamiento tanto del sistema como del juego.

Nintendo, en una maniobra parecida a la que realizó con The Legend of Zelda: Twilight Princess (lanzándose en GameCube y Wii), intentará realizar una transición de usuarios de una consola a otra, y el mayor incentivo es la portabilidad que comentamos ayer en el artículo respectivo sobre Nintendo Switch: pese a que Wii U podrá utilizarse para jugar en la pantalla del Gamepad, no será lo mismo que llevarse The Legend of Zelda: Breath of the Wild a la calle. Es una experiencia que hemos podido probar en la saga en juegos menos ambiciosos tanto en Gameboy y “sucesoras”, como en Nintendo DS y Nintendo 3DS, pero nunca habremos podido jugar en cualquier sitio a un juego tan ambicioso como este.

Llega el verdadero mundo abierto a la saga

Por primera vez, tras haber probado experimentos en Wind Waker, Ocarina of Time o Majora’s Mask, o incluso la primera entrega de la franquicia, llega el verdadero mundo abierto a la saga tal y como lo conocemos actualmente: grandes extensiones sin límites, con contenido secundario abundante, y con una narrativa diferente a lo que nos viene acostumbrando The Legend of Zelda.

En los vídeos mostrados hemos podido ver diferentes paisajes que varían según la zona en la que estén: así, aunque lo que más se ha publicitado es la extensa llanura, no han faltado imágenes de poblados de distinta envergadura, montañas nevadas, lagos… Parece ser que The Legend of Zelda: Breath of the Wild será un juego muy completo en este aspecto, alejado de otros juegos de mundo abierto que no aprovechan el tamaño de su mapeado para mostrar una gran variedad ambiental.

¿Dudas? Que su extensión no se cargue la inmersión que habitualmente ha tenido la franquicia para el jugador. Zelda se ha caracterizado por ser una saga que logra que su jugador, sin tener una historia profunda ni compleja, consiga entender los sentimientos por los que pasa Link gracias a su jugabilidad, sus puzzles, sus mazmorras, sus objetivos… En este caso, Link tendrá 120 santuarios a los que acceder, con dudas sobre la existencia de mazmorras principales (no del todo confirmadas aunque sí rumoreadas) y sobre una experiencia más o menos lineal. Sabemos que podemos llegar rápido al final, ¿implicaría que la línea argumental inmersiva ha dado lugar a una más caótica? Igualmente confiamos en el buen hacer de Nintendo.

Un combate evolucionado y más maduro

Otro aspecto visible en los vídeos promocionales es que el combate, bebiendo directamente de la franquicia, han evolucionado hacia otra forma de juego más cercana al jugador occidental: los enemigos son más duros según se observa, los jefes finales tienen su barra tradicional de vida, podemos conseguir numerosos objetos para equipar y combinar… The Legend of Zelda bebe en su jugabilidad perfectamente de juegos como Skyrim o The Witcher 3, y no tiene miedo de ocultarlo.

Otras entregas tenían su dificultad en los rompecabezas presentes, y quizás ahora se ha apostado por una dificultad más residida en el combate. ¿Un combate en la pradera puede ponerte en serios aprietos? Esto está por ver, y dependerá de muchos factores como el énfasis en el combate que se haya puesto (en otros juegos de la saga los combates eran un aspecto secundario).

También se han mejorado las animaciones de Link para hacerlas más complejas, y no solo eso: jugablemente seguro que las misiones secundarias, los establos y otros elementos añadidos y novedosos tendrán un gran impacto en la franquicia. The Legend of Zelda se ha occidentalizado, y como tal, Breath of the Wild tiene el futuro de la saga en sus manos; su éxito dependerá el camino que se seguirá.


Contenido relacionado