Xbox Game Pass debería ser un vende-consolas

Debería haber revolucionado el mercado

Xbox Game Pass
 

Microsoft anunció por sorpresa un nuevo sistema de suscripción mensual que por 9,99€ da acceso a los usuarios a un catálogo de 100 juegos a los que se puede acceder desde Xbox One; aunque durante el primer mes de servicio la mayoría de ellos están formados por títulos de Xbox 360, hay algunos destacables de la consola actual de Microsoft que no tienen desperdicio alguno por esos módicos 9,99€.

Xbox Game Pass es el mayor adelanto en cuanto a catálogo de juegos disponibles para un usuario al precio de un menú de bar de carretera, y es que en el primer mes de vida del servicio permite acceso a toda la trilogía Bioshock, Devil May Cry Definitive EditionSunset Overdrive, Mad Max, Halo 5, Fable III, PayDay 2 Crimewave Edition, Borderlands, The King of Fighters 98, Samurai Shodown 2 y así hasta más de 100 juegos que están disponibles para descargar desde que se activa el servicio, que además tiene un período de prueba gratuito de 14 días.

Microsoft anuncia el servicio Xbox Game Pass

Lo único que tiene que hacer el usuario es darse de alta y, gracias a la nueva actualización de Xbox One, ir a Juegos y Aplicaciones, buscar la pestaña “Suscripciones” y ahí aparecerá Xbox Game Pass y tres carátulas de juegos destacados disponibles para descargar. Si entramos dentro accederemos al catálogo completo de la aplicación, que es realmente abrumador. Con solo entrar en cada juego disponible y seleccionar “Obtener”, automáticamente el título se empieza a descargar en nuestra consola. Como decíamos antes, es todo un avance ya que ni se tiene que ir buscando por la tienda ni se tiene que volver a pagar nada más que la cuota mensual; consideramos también que por la gran cantidad de juegos y géneros que hay disponibles no habrá usuario que se resista y que se quede con la sensación de que se ha sido estafado. Lejos de esto, cada mes se añadirán nuevos títulos que el usuario podrá volver a descargar si son de su interés. Y si el juego que queremos lo quitan del servicio pero nos interesa seguir teniéndolo en nuestra biblioteca, podremos comprarlo con un 20% de descuento.

El problema del servicio es que se ha instaurado en Xbox One, la consola que va por detrás en la carrera por vender más hardware, algo que desde Redmond creen que cambiará con el lanzamiento el 7 de noviembre de Xbox One X. ¿Qué hubiera pasado si este sistema de “alquiler” de juegos lo hubiera hecho Sony para PlayStation 4? Pues sencillamente hubiera sido el anuncio del año, la jugada final que hubiera hecho un Jaque Mate con rey y caballo; sin embargo ahora mismo Xbox Game Pass sólo ha conseguido eliminar un peón del tablero de ajedrez porque Microsoft no está sabiendo aprovechar el potencial de este sistema, o al menos no lo está publicitando tan fuerte como debería. En realidad Sony ya tiene el servicio PS Now en el que se pueden jugar a juegos de pasadas generaciones (y pronto de PlayStation 4) vía streaming, aunque no es lo mismo que poder descargarlo y tenerlo en tu disco duro. Además el servicio de Sony es el doble de precio que el de Microsoft.

Xbox Game Pass

Con un servicio tan bien pensado como este Netflix de los videojuegos, la compañía debería intentar promocionarlo más de lo que lo ha hecho ya que en este caso no sólo es suficiente con mandar notas de prensa y publicarlo por redes sociales, ya que si bien haciendo ésto se llega al público objetivo, también se debería intentar llegar al público indeciso a la hora de comprar una consola de tu marca. Microsoft debe ponerse las pilas, y tiene todos los números para ganar esta carrera o al menos intentar igualar a su principal competidora, pero hasta ahora no ha jugado bien todas sus cartas. Un buen ejemplo de son los nuevos juegos añadidos durante el primer mesResident Evil 6, F1 2015, Dead Island (Definitive Edition), The Flame in the Flood, Guacamelee!, Bard’s Gold y Monaco: What’s Yours Is Mine.  

Con el anuncio de Xbox One X ya no tienen excusa para no triunfar si piensan en una buena estrategia comercial como por ejemplo regalar 6 meses de Xbox Game Pass con cada unidad de la consola que se venda, así como extender los 14 días de prueba de Gold a 3 meses, ya que el Gold es un tema a parte. La combinación de estas dos plataformas deberían ser suficientes para que los usuarios empezaran a ver con buenos ojos la consola de Microsoft, de que se olviden ya los errores que tenía en mente y puso en boca de todos Don Mattrick (Always-On, no a los juegos de segunda mano…) y que la compañía acabó rectificando y cesando al directivo por sus erróneas palabras.

Xbox Game Pass cuenta con un período de prueba para todos los usuarios de 14 días, más que suficientes para comprobar la calidad del servicio que ofrece la compañía con base central en Redmond. Pero continuamos diciendo que algo falla cuando este servicio no está en boca de todos y no cuenta como un importante servicio “vende-consolas“. Es bien cierto que abundan los juegos de la pasada generación, pero también hay titulazos de Xbox One cuyos precios de venta en algunos casos (aunque en formato digital en Xbox Live) aún ronda los 70€ como es el caso del adictivo Mad Max de Avalanche Studios.

¿Qué está esperando Microsoft para publicitar en cualquier sitio Xbox Game Pass? ¿Por qué se ha sacado de la manga un servicio como este y no apuesta más fuerte por él? Nosotros lo hemos probado y tenemos la suscripción activa y nos da un poco de coraje saber que un servicio tan bueno está quedando en segundo plano por la propia desidia de la compañía. Como hemos mencionado antes seguramente apostarán para promocionarlo un poco más tarde, con el lanzamiento de Xbox One X y cuando el catálogo de títulos disponibles sean del mismo año en el que estamos.

La próxima Xbox ya está en desarrollo y tiene nombre en clave

Sabemos que Microsoft está trabajando en su nueva consola, después de haber terminado ya el desarrollo de la Xbox One super vitaminada que llegará en noviembre de este mismo año, por lo que no es de extrañar que Xbox Game Pass haya nacido para establecer un nuevo concepto en cuanto a la forma que concebimos ahora mismo de jugar. Podría ser que dentro de unos años, cuando cambiemos de generación de consolas, también cambiemos el concepto de “tener un juego nuestro” y simplemente podamos acceder a todos los que queramos pagando una suscripción a las principales empresas suministradoras de hardware, que se transformarían también en las proveedoras de videojuegos en formato digital, descartando por completo los discos y cartuchos para que el software pase a ser completamente digital. ¿Son realmente Xbox Game Pass y PS Now los servicios que nos prepararán de cara a un futuro próximo? ¿Empezarán a potenciarse al final de la vida útil de las consolas actuales para quedarse completamente instaurados en las siguientes consolas que aún no conocemos?


Contenido relacionado