Goku vs Jiren: El nacimiento de un dios en Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Finalizada

Goku vs Jiren: El nacimiento de un dios en Dragon Ball Super

Nada volverá a ser como antes

Goku vs Jiren: El nacimiento de un dios en Dragon Ball Super
 

Cuando dos entidades divinas colisionan, el mundo se viene abajo. “Dragon Ball Super” llevaba meses preparando este momento y por supuesto no ha defraudado. Las constantes polémicas al comienzo de la emisión, las quejas por las tramas simples o mal resueltas, las excesivas transformaciones, todo, ha quedado suplido por dos de los episodios más especiales y espectaculares de toda la historia de la serie. Hay ciertos momentos que quedan guardados en la retina de los fans durante toda la vida; el nacimiento del Super Saiyajin en Namek, Gohan explotando en ira por la muerte de A-16, la Genkidama lanzada contra Majin Buu para salvar a la Tierra. Ahora un nuevo recuerdo se hace hueco entre la leyenda para encumbrar a Goku como uno de los seres más míticos y memorables de toda la historia del anime. Pero vayamos por partes.

Goku vs el poder del amor

 El episodio 108 nos dejaba a las puertas del reinicio del combate entre Goku y Ribrianne, del Universo 2. La guerrera transformada del amor ya dejó un momento bastante espectacular hace varias semanas, y estuvo apunto de eliminar algún miembro del Universo 7 de no ser por que terminó siendo rescatada por un compañero suyo.

Ahora que el Torneo del Poder se encamina a su recta final, esta luchadora volvía a contraatacar lanzando algunas de sus técnicas contra Goku. Aunque al parecer el Saiyajin seguía estando ligeramente en ventaja, y resistía los envites con cierta facilidad. El rebote de doncella parecía no hacer ningún efecto, y eso la ha terminado empujando a tener que pedir ayuda a sus compañeras eliminadas.¿cómo? Con amor, por supuesto.

Los miembros restantes de La Bolas de Fuego Kamikaze, comenzaban a animarla con palos brillantes y ese ánimo provocaba tal impulso en la guerrera que la terminaba transformando de nuevo en una versión todavía más poderosa: Super Be Brianne. Sin embargo las flechas corazón del amor seguían sin surtir efecto y la luchadora finalmente era derrotada por Goku, y quedaba tendida a los pies de Jiren, que casualmente pasaba por allí.

La aparición de un titán y los primeros contactos

Tras semanas de rumores y especulaciones, Jiren por fin decidía prestar atención a Goku y dar comienzo al combate más espectacular de “Dragon Ball Super”. El Dios de la Destrucción, Vermoud, se comunicaba con Jiren telepáticamente para hacerle llegar la orden de que se olvidara del resto y centrara sus esfuerzos en Goku. Esto además de revelar el peculiar poder del dios, abre la posibilidad a pensar que es incluso más fuerte que el guerrero de las Tropas del Orgullo, quien obedece a sus órdenes.

La llegada de Jiren crea un efecto embudo en el campo de batalla y todos los participantes sienten la presión y el ki del guerrero. Incluso Beerus y los Reyes del Todo quedan sorprendidos por la presencia de Jiren, quien en menos de un segundo expulsa una onda expansiva gracias solo a su energía. Tal es su poder que es capaz de condensar el Ki a placer para hacer denotar su presencia, aunque eso no amilana a Goku, que se ve cada vez más motivado.

Es a partir de este momento cuando el combate empieza una escalada de tensión que desembocará en algo que nadie espera. Goku, como suele ser habitual en él, comienza probando la fuerza de su rival. De manera que su primer movimiento es lanzar un Kamekameha que por supuesto no le hace absolutamente nada a Jiren, y continúa testeando el poder del guerrero transformándose en Super Saiyajin.

A diferencia de lo que ocurriría con cualquier otro luchador, Jiren se mantiene estático mientras observa lo que está haciendo Goku. Parece que ambos siguen la misma estrategia, y a lo largo del combate el guerrero del Universo 11 dejará que el protagonista alcance su máximo poder sin interponerse. La transformación en Super Saiyajin God hace que Jiren se mueva ligeramente, y el Super Saiyajin Blue da inicio al verdadero enfrentamiento que ya hemos podido atisbar en las sinopsis de las últimas semanas.

Comienza el combate: saltan chispas

El enfrentamiento no solo significa la victoria en el Torneo del Poder (no hay nadie más fuerte que ellos dos), sino que supone el respeto del resto de participantes. Cuando Vermoud entra en contacto con Jiren, confía en todo momento en la imagen que dará Jiren al vencer a Goku, cosa que da casi por hecho que sucederá. Y efectivamente, casi nada más comenzar el verdadero combate se descubre que el guerrero del Universo 11 está muy por encima de el del Universo 7.

Goku se transforma en ese momento en Super Saiyajin Blue y lo combina con el Kaio Ken como ya hiciera hace muchas semanas en el Torneo de Champa frente a Hit. Sin embargo Jiren sigue estando muy por encima de él, y aunque los movimientos de Goku son increíblemente veloces, este ejecuta un rápido ataque que nadie es capaz de ver y tumba al Saiyajin.

Nadie de los allí presentes es capaz de ver lo que está ocurriendo: ni Vegeta, ni siquiera el propio Beerus logra seguir el ritmo del combate. A partir de ahí todos comienzan a preocuparse por la vida de Goku, ya que son conscientes de que no tiene nada que hacer contra Jiren. De hecho Beerus se percata que ya ha gastado su última carta guardada haciendo uso del Super Saiyajin Blue más el Kaioken X20.

La técnica más poderosa contra el guerrero más poderoso

Siempre que Goku se ha visto entre la espada y la pared ha echado mano de su habilidad más conocida. La Genkidama ha aparecido en el pasado en combates tan memorables como el de Namek frente a Freezer, o la eliminación de Majin Buu entre otras. Para ejecutarla, Goku se deshace de todas sus transformaciones y vuelve a su estado básico dejando a su corazón limpio. Y es que tal y como revela Krilin, en Super Saiyajin el corazón pierde su pureza y no permite que el resto de seres le envíen su energía para conformar la gran bola de energía.

Todos los miembros del Universo 7 comienzan a levantar los brazos para que su Ki llegue hasta Goku. Incluso Freezer, que ya ha sido víctima de la técnica en el pasado, hace la concesión únicamente por puro morbo. Es sin embargo es Vegeta quien decide no aportar su energía a la técnica, quizás administrando sus fuerzas para lo que pueda suceder en el futuro. A cambio protege la retaguardia de Goku acabando con Ribrianne, que ya preparaba un ataque a escondidas.

Mientras todo esto ocurre Jiren continúa aguardando sin hacer ningún movimiento, y le asegura a Goku que le esperará. Es evidente que este guerrero tiene curiosidad por los Saiyajin y pretende que Goku alcance su máximo poder para ver de qué es capaz. Y así ocurre que la Genkidama termina de conformarse y comienza a acercarse a Jiren lentamente.

A partir de este instante da inicio un tira y afloja entre Goku y Jiren. El primer contacto de la bola de energía con el guerrero no parece hacer ningún efecto, e incuso consigue devolverla casi sin esfuerzo. Goku al ver la situación aumenta su poder al Kaioken X10 y termina alcanzando el Kaioken X20. La Genkidama adquiere así un tamaño nunca visto en la serie y se convierte en la más poderosa nunca lanzada por Goku, hasta que ocurre algo extraño.

Cuando todos ya creían que Goku caería por extenuación, y Whis confirmaba que había logrado alcanzar el poder de un Dios de la Destrucción, la bola de energía se tornaba momentáneamente negra y desaparecía en una explosión brillante. Seguidamente Goku caía inconsciente hacia el suelo en lo que parecía su derrota definitiva, sin embargo cuando todo ya parecía estar perdido, despertaba y su cuerpo chocaba de frente con la energía liberada por la técnica.

Tanto los compañeros del Universo 7, como el resto de participantes y los Reyes del Todo creían que Goku había muerto. De hecho la desaparición de su cuerpo apuntaba a que se había desintegrado muriendo en el proceso. Esto además no supone la descalificación de Jiren, ya que como bien apunta Daishinkan, ha sido el propio Goku el que se ha eliminado con su técnica. Pero entonces el ring de combate empieza a temblar, y una poderosa presencia inunda el aire.

El nacimiento de un dios

En medio del cráter que había dejado la Genkidama reaparece una figura misteriosa. Los Dioses de la Destrucción se sobresaltan al reconocer entre el brillo a Goku, quien ha renacido de las cenizas cual mártir. No obstante hay algo extraño en él, su cuerpo no desprende una gran cantidad de Ki pero está ardiendo, todo lo recubre un aura azul nunca vista en él.

Antes de que nadie pueda valorar lo que está sucediendo, Goku se desplaza a la velocidad de los dioses para atacar a Jiren que se encontraba junto a sus compañeros. Nadie alcanza a ver al guerrero hasta que ya está junto a las Tropas del Orgullo, quienes tienen que retroceder rápidamente para ver a los dos verdaderos protagonistas intercambiar golpes. De hecho Vegeta percibe algo extraño en él, siente que no es velocidad lo que posee Goku, sino que se mueve instintivamente, es impredecible.

La ofensiva provoca que tanto Jiren como Dyspo y Toppo retrocedan para recuperar posiciones. Estos dos últimos comienzan a atacar a Goku ni tan si quiera logran rozarle. El Saiyajin ahora está muy por encima de sus rivales y consigue parar dos ataques al mismo tiempo casi sin percatarse. Jiren ahora entiende que por fin tiene un rival a su altura, y que la diferencia entre ambos a desaparecido instantáneamente.

La nueva transformación de Goku genera todo un revuelo entre los espectadores. Los Dioses de la Destrucción se sobresaltan al observar algo que a primera vista reconocen. No dan crédito a que un mortal sea capaz de alcanzar ese estado, y Whis confirma que ha superado el nivel de los propios dioses. En un intento por explicar lo que está sucediendo a los demás, revela que no ha sido la Genkidama la que ha provocado el cambio en él, como apuntaba Krilin y el resto.

Cuando Goku se quedó sin energía mientras lanzaba la técnica, su cuerpo colapsó e hizo desaparecer la Genkidama. Toda la energía acumulada entonces chocó de frente contra él reponiendo sus fuerzas. Sin embargo eso provocó algo más, rompió el cascarón de Goku dando lugar a algo llamado “movimiento instintivo”. A pesar de ello no parece controlarlo, y es que según pasa el tiempo va ganando en potencia, pero también incrementa su temperatura.

Mientras todo esto sucede fuera de la plataforma, Jiren y Goku continúan intercambiando golpes a una velocidad inimaginable y este último consigue acertar. Para preocupación de Vermoud, ahora parece que ambos están al mismo nivel, y eso favorece que Goku le aseste un golpe de lleno a Jiren en el estómago.

El fin de una era y el comienzo de otra

El combate prosigue con una animación nunca antes vista en “Dragon Ball Super” y un tema musical nuevo. Goku lanza un increíble Kamekameha que lo desplaza hacia atrás de la potencia, y aprovechando el momento se impulsa en el ataque definitivo. Pero es el fin para él, que tras haber estado acumulando temperatura ha alcanzado su verdadero límite. Jiren es consciente y así se lo revela cuando detiene su golpe y lo deja completamente K.O y fuera combate.

Todos se han quedado paralizados ante lo que acaban de presenciar menos Vegeta y Hit. El asesino aprovecha el último movimiento de Jiren para atacarlo, pero este le detiene casi sin dificultad e inicia el enfrentamiento que veremos la próxima semana en “Dragon Ball Super”. Por otro lado el príncipe acude a Goku para que le explique lo que ha ocurrido pero cuando este comienza a hablar, desaparece de lugar y aparece junto a Freezer, que finaliza el especial con un gesto malvado y diciendo: “Esto me recuerda a Namek”.


Contenido relacionado