AMC podría empezar a cobrar distintos precios de entradas de cine en función de la butaca

La solución estaría siendo estudiada para aplicarse en Estados Unidos

AMC podría empezar a cobrar distintos precios de entradas de cine en función de la butaca
 
 

La industria del cine está cambiando a pasos agigantados, y desde la llegada de las tres dimensiones, la revolución parece imparable. Y es que la subida de precios en las entradas no solo está perjudicando a los espectadores, sino también a las grandes cadenas de salas de cine. El margen de beneficios se ha ido reduciendo con los años, y soluciones como el Día del Espectador, o la Fiesta del Cine en España, son muestra clara de los esfuerzos de la industria por paliar esta situación. No obstante en Estados Unidos el contexto empresarial es mucho más complejo, y soluciones como el MoviePass, que facilita la entrada abierta a las salas a cambio de una mensualidad, son solo el principio de lo que podría ser el punto de inflexión definitivo.

AMC Theatres es una de las grandes cadenas de cines en Estados Unidos, y con el peso que ejerce en la industria, podría estar ahora proponiendo una medida drástica para aumentar los beneficios que deja cada entrada. Tal y como ha podido saber Slashfilm a través de un trabajador de la propia compañía, la plantilla ha comenzado a recibir una encuesta vía e-mail en la que se pregunta la posible viabilidad de cobrar distintos precios de entradas en función de la posición de las butacas. Esta información además fue posteriormente contrastada por otro usuario en Twitter.

Durante los dos últimos años el número de entradas de cine vendidas en Estados Unidos ha ido a la baja, y los ejecutivos de AMC estarían buscando así colocarse a la vanguardia de la competencia. En un efecto similar a lo que ha sucedido recientemente con el fin de la neutralidad en la red, la compañía podría empezar a vender entradas con distintos precios, inflando la especulación y provocando que las ventas anticipadas por los mejores sitios se disparen. Si esto se materializa, nadie duda de que en Europa también comenzamos a acudir al cine como si fuera un concierto o una obra de teatro.


Contenido relacionado