El infierno interno de Jiren arrasa en el episodio 127 de Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Finalizada

El infierno interno de Jiren arrasa en el episodio 127 de Dragon Ball Super

El pasado del guerrero le proporciona una sed de venganza y poder casi infinitas

El infierno interno de Jiren arrasa en el episodio 127 de Dragon Ball Super
 
 

Ni si quiera el guerrero más poderoso y frío de todo el torneo está ausente de sentimientos. Tras la eliminación de Toppo la semana pasada, los cuatro guerreros del Universo  se enfrentaban ahora al verdadero enemigo del Torneo de Poder. “Dragon Ball Super” está a las puerta de su desenlace final, y a poco más de dos minutos para que llegue a su fin la competición, ahora Jiren está preparado para liberar su verdadero poder interior. Y es que aunque el enfrentamiento esté muy descompensado numéricamente, este guerrero del Universo 11 tiene un propósito por el que luchar que le proporciona fuentes de poder casi ilimitadas. No obstante su desafección por los sentimientos humanos no tendrá el camino libre para la victoria.

Con Freezer desaparecido todavía tras su último combate, Goku, Vegeta y Número 17 se preparan para hacer frente a Jiren. Sin embargo el orgullo y la pasión del príncipe Saiyan a penas deja tiempo para pensar a sus compañeros, y pocos instantes después de que Jiren comenzase a emitir un aura infernal a su alrededor, Vegeta se lanzaba contra él obligando a Goku y el androide a acompañarle en un ataque casi suicida.. Sin embargo pronto descubrirían que ni las ofensivas coordinadas, ni los golpes individuales tienen nada que hacer contra este rival.

Por suerte para Vegeta, hay alguien que le cubre las espaladas. Esta no es la primera ocasión que el Saiyan arriesga su vida de manera precipitada, pero en esta ocasión Número 17 se convierte en su salvador, evitando que Jiren termine con él en los primeros compases del combate. El androide ha comprendido su papel en este enfrentamiento, y no tiene ningún reparo en convertirse en un escudo humano si es necesario. De esa forma empujaba a Vegeta en un instante y recibía de lleno un golpe del enemigo.

El combate lo continúa Goku, pero solo unos segundos después Vegeta regresa con un potente ataque que hace incluso retroceder a Jiren. Por un momento parece que el príncipe está consiguiendo igualar fuerzas, pero tras un breve alago por sus puñetazos, y  una alabanza por haber conseguido eliminar a su compañero Toppo, Jiren lanza uno de sus ataques a melé y deja casi inconsciente y fuera de combate a Vegeta.

A continuación reaparece Goku, e intenta lo mismo con él, sin embargo este logra esquivar un golpe que sería fatal, para teletransportarse encima suya y ejecutar un poderoso Kamehameha. Jiren confiado se mantiene en su posición y responde con una contraofensiva a distancia que sobrepasa la técnica de Goku, y genera una gran explosión. En poco menos de tres minutos Jiren ha conseguido quitarse de en medio a quienes se supone que eran sus oponentes más fuertes, o al menos eso pensaba él.




Apareciendo por la espalda sin que nadie lo espera, Número 17 logra detener lo que parece ser el ataque definitivo de Jiren, y ejecuta una técnica explosiva a muy poca distancia. Esta lógicamente logra dañar levemente a Jiren por primera vez en todo el Torneo de Poder (ni si quiera Goku logró más que acertarle una patada), pero también se golpea a sí mismo por el gran alcance del ataque. No obstante este simple gesto provoca que Goku se dé cuenta por fin de cual es la posible solución para acabar con el enemigo.

Los ataques frontales no surten ningún efecto debido a la gran resistencia de Jiren, pero si utilizan su ventaja numérica, puede que tengan alguna oportunidad. Al menos así lo cree Goku, que se lo comunica a sus compañeros mientras se preparan para ejecutar la estrategia. Con el poder de los Saiyan, la atención de Jiren estará puesta en un solo punto, y eso podrá ser aprovechado para que Número 17 le vuelva a golpear con otro ataque por sorpresa. Así sin dudarlo los tres comienzan a moverse hacia él con el primer plan contra él que tienen y que no está centrado únicamente en la fuerza bruta.

Jiren recibe un ataque a distancia de Número 17 tras intercambiar unos golpes con Vegeta y Goku, pero la situación no termina como se esperaba. En esta ocasión no vuelve a funcionar lo mismo, y Jiren se gira rápidamente hacia Número 17 rompiendo todas las barreras que este pone en su camino, y acertándole de lleno mientras sale despedido hacia la pared de rocas más cercana. El androide sigue recibiendo golpes de manera inconsciente con lo que parece ser una convicción mucho mas fuerte que la propia vida. Sin embargo, sus compañeros no opinan lo mismo que él, y cuando observan lo que está ocurriendo acuden en su ayuda.

Una y otra vez chocan con un muro. Jiren se defiende de los ataques de los tres guerreros a la vez, y al mismo tiempo contraataca consiguiendo que queden exhaustos en el suelo. Todo parece perdido para el Universo 7, el cual ni con todo lo que puede ofrecer, logra si quiera igualar la contienda. Al menos casi todo, ya que siguiendo ya el modus operandi del Emperador del Mal en este Torneo de Poder, el juego sucio reaparece. Un Freezer encolerizado por las constantes humillaciones que ha sufrido, se lanza con un ataque frontal hacia Jiren que termina fracasando. Sin embargo no se rinde, y con la intención de matarlo sin importar las reglas de la competición, regresa transformado en su forma Golden para acabar repelido por la misteriosa técnica ocular/psíquica de Jiren.




Toda esta situación es de nuevo aprovechada por Número 17, que sigue demostrando insolencia y logra acertar al rival desde la distancia. La insistencia del androide genera una gran molestia en Jiren y mucha curiosidad en Vermoud, quien lleva siguiendo el combate desde las gradas desde el inicio. El Dios de la Destrucción del Universo 11 conoce las motivaciones de su guerrero, pero no comprende las del rival. “¿Para qué quieres las Super Esferas del Dragón?“, le pregunta. Y Número 17 sorprende respondiendo que solo las quiere para irse de crucero con su familia. Eso da pie a que Vermoud saque a relucir el pasado y cruel origen de Jiren.

Un descenso a los infiernos

Cuando Jiren era solo un niño, un asesino acabó con la vida de sus padres y con las de todas las personas que vivían en su poblado. Desde ese momento su única razón para seguir existiendo se convirtió en la venganza. Convenido de que sólo el poder y a fuerza podría darle todo lo que el quería, e reunió junto a su maestro para comenzar a entrenar muy duro todos los días. Se fue rodeando de otros guerreros también muy poderosos, y tras mucho tiempo de fortalecimiento, Jiren por fin parecía que recuperaba su ilusión por continuar en la vida. Hasta que un día regresó el asesino.

Con todo lo que había aprendido, y junto a todos sus amigos, Jiren intentó consumar su venganza acabando con las injusticias de este misterioso asesino. Sin embargo su fuerza era tal, que ni si quiera entre varios lograron derrotarle, y los pocos que sobrevivieron decidieron abandonar la causa temerosos por sus vidas. Jiren se quedó completamente solo, sumido bajo la tiranía de todos los que eran más fuertes que él. “Los débiles obedecen a los fuertes“, resume Vermoud. Jiren entendió que la confianza no servía para proteger a las personas que él quería, que solo servía la justicia. Desde ese día se refugió en la fuerza y comenzó a invadirle una sed de poder inagotable.

La explicación demuestra que incluso Jiren tuvo su parte humana en el pasado, aunque ahora haya abandonado cualquier rastro de sentimiento para convertirse en un ser frío y calculador. Número 17 es consciente de esto, y lo aprovecha para provocarle. “Vives del pasado y te aprovechas de ellos“, le increpa en relación a el resto de sus compañeros del Universo 11. Su único propósito le ha llevado a convertir a todos los que le rodean en simples herramientas de usar y tirar. Esto último acierta directamente en la consciencia de Jiren, y despierta en él una ira infinita que rápidamente se convierte en puños.

Número 17 sufre la verdadera fuerza de Jiren, quien cansado de tanta charla y de haberse expuesto demasiado, comienza a preparar una técnica definitiva para acabar con sus tres rivales al mimo tiempo. Sin embargo el androide vuelve a colocarse en medio para defender con sus propia vida a Goku y Vegeta. Los Saiyan se oponen a esta decisión, pero dadas sus lamentables condiciones no pueden hacer nada para detenerlo. Así Número 17 recibe frontalmente el gran ataque de Jiren, y aunque en un principio parece estar consiguiendo pararlo gracias a su Barrera Androide, pronto todo se convierte en luz y una gran explosión invade el campo de batalla.




Cuando el humo se disipa, todos se percatan de lo que acaba de ocurrir. Número 17 se ha sacrificado por sus compañeros perdiendo la vida en el proceso. Esto sin embargo no provoca la expulsión de Jiren, ya que ha sido el propio androide quien se ha terminado suicidando con una explosión voluntaria para disipar el ataque y salvar a Goku y Vegeta. Ahora son ellos dos los que tendrán que honrar la vida de su amigo en un combate que no ha hecho más que empezar. “Dragon Ball Super” ahora comienza a mostrar su artillería pesada.


Contenido relacionado

4 comentarios

  1. no puede ser que androide 17 es posible que muera…

  2. le di a me enfada

  3. un spoiler

    en el ep 128 y 129 despierta una posible aura mas poderosa que se llama miggate no gokui perfecto

  4. lo de la familia de jiren me dio pena

Dejar un comentario