Super Campeones

Super Campeones 2018

Oliver desconcierta y se luce en el episodio 6 de Super Campeones 2018

Tom Baker acude por primera vez al despliegue de la estrella japonesa

Super Campeones
 

En el último episodio de “Super Campeones 2018” observábamos a Oliver, Benji y respectivos equipos dando las últimas pinceladas a sus entrenamientos para llegar al torneo entre colegios de la mejor forma posible. El período de preparación ha llegado a su fin y finalmente da comienzo el enfrentamiento entre las dos escuelas, que tendrá como plato principal el cara a cara protagonizado por ambas estrellas japonesas.

El torneo intercolegial no solo tiene como acontecimiento el partido de fútbol entre las escuelas de nuestros protagonistas, sino que también supone una gran variedad de enfrentamientos entre distintas disciplinas. Tal es así que en observar el horario de las competiciones, los miembros del equipo de fútbol descubren que su escenario no tendrá lugar hasta el final del festival. Conociendo estas noticias, deciden que es el momento idóneo para darse un paseo y observar los resultados de los otros deportes.

En una breve toma a continuación podemos ver a Tom Baker y su padre. Recordamos que el joven jugador ha abandonado recientemente su antigua escuela debido a las necesidades profesionales de su padre. Ya instalados en lo que será su nuevo hogar temporalmente, ambos parten por tal de explorar un poco la ciudad y dirigirse hacia la siguiente obra que deberá plasmar el padre de Tom (el cual es pintor de profesión).

Nos desplazamos hasta el campo en el que tendrá lugar el partido entre Oliver y Benji para encontrarnos con un descansado Roberto. A este se le sumará la madre de Oliver, quien sorprendida preguntará los motivos de la presencia del exjugador brasileño. Roberto aclara que estar en el campo le tranquiliza, pues se dedica a imaginar con qué magia sorprenderá en esta ocasión Oliver. El ahora entrenador de la promesa asegura encontrar en él un clon de sus capacidades, y cree que el sueño de elevar el fútbol japonés a la élite mundial es uno por el que sin lugar a dudas vale la pena luchar.

Con todavía bastante tiempo por delante, Oliver, Bruce y demás miembros del equipo comienzan a visitar las diferentes competiciones del torneo intercolegial. Cuando se acercan a la competición de atletismo, los pésimos resultados del conjunto se hacen notables, lo cual deriva en una disputa entre Bruce y el capitán de atletismo por, realmente, determinar quién ha sido menos decepcionante en los últimos años. Aprovechando el desconcierto, Oliver se planta como un miembro del equipo de atletismo y se dispone a correr la carrera de 200 metros, eso sí, manejando su balón. Sin importar la desventaja que ello supone, Oliver logra una victoria aplastante que ridiculiza por completo al resto de competidores.

Tom Baker aparece con su padre mientras este último empieza a esbozar su próximo gran proyecto. La estancia compartida de ambos, sin embargo, dura poco, pues Tom decide que es momento de preparar su inscripción en su nuevo colegio. En este punto aún desconoce que llegará a compartir con Oliver mucho más que un cruce de miradas, y hoy se convertirá en el primer día en el que podrá admirar el talento de la apuesta de Roberto.

Momentos antes de iniciarse el partido, Oliver y sus compañeros comparten un momento de relajación en el vestuario. El nivel del desafío al que se enfrentan es extremadamente alto, pero ello no debe impedir que disfruten del partido que les espera. Habiendo sacado ya unas risas e instantes de relajación, se encuentran preparados para mirar cara a cara a aquellos que el año anterior les plantaran una dolorosa derrota por 30 goles a 0.

Lógicamente, el gran duelo no puede darse si falta una de las estrellas, y en cierto momento parecía que así podía darse. No obstante, para calma de los suyos, el capitán Benji Price hace acto de aparición retando, como es habitual, a un Bruce Harper que fácilmente pierde la calma. Benji ha estado entrenando duramente para este partido y su confianza se encuentra más alta que nunca, reafirmando su postura de que Oliver es el único y verdadero rival que encontrará en el campo.

Unos breves instantes previos al comienzo del enfrentamiento, Tom Baker se encuentra con Patty mientras este andaba interesado en inscribirse en su nuevo colegio. La capitana del grupo de animación decide acompañar al nuevo jugador hasta la zona en la que le será posible apreciar el cara a cara de Benji y Oliver. Si a Tom le quedaba alguna duda respecto a quién era Oliver, es posible que la bandera y los cánticos de Patty hayan servido para esclarecer toda duda para con la estrella del equipo.

Con todos los jugadores disponibles ya situados en el campo, salta la gran sorpresa: Bruce Harper será el delantero del New Team. ¿Qué implica esto? Pues que sorprendentemente Oliver Atom pasa a ocupar la posición de central. Esta táctica inesperada no solo provoca el desconcierto entre los miembros del San Francis, sino que como era de esperar causa una irritación en Benji al considerar que su rival no se está tomando el duelo en serio.

Una vez iniciado el partido se hace bastante notoria la diferencia de nivel entre ambos equipos. Por mucho que el New Team y su integrantes hayan entrenado duramente en las últimas semanas, la diferencia de nivel que existe entre los jugadores no es algo que pueda acortarse en tan poco tiempo, sobre todo si tenemos en cuenta el famoso cuarteto de San Francis. No obstante, repentinamente salta a la luz el motivo de tener a Oliver como central, y es que cuando parecía que los de Benji ya estaban a punto de anotar su primer gol, Atom consigue robar el balón para lanzar un magnífico contrataque.

En la última acción del partido observamos a Bruce Harper intentando marcar el primer gol del New Team, y resaltamos intentando porque su disparo se queda en un mero picotazo de mosquito para Benji. El portero, que ya de por sí contaba con un increíble nivel, superó un duro entrenamiento con el objetivo de detener todos los disparos de Oliver, por lo que los intentos del resto de miembros del equipo no van a suponer una sola dificultad. Veremos cómo se desarrolla el partido, pero si el New Team quiere tener alguna oportunidad de victoria, necesitarán que Oliver aporte algo más que una sólida defensa.