Reunión de maestros en el episodio 47 de My Hero Academia

My Hero Academia

Reunión de maestros en el episodio 47 de My Hero Academia

La luz más deslumbrante se encuentra con la pura oscuridad

Reunión de maestros en el episodio 47 de My Hero Academia
 

Hace ya más de un mes que “My Hero Academia” reemprendió la marcha, y por fin se han cruzado los caminos de sus jugadores. Midoriya continúa sin poder proteger a todos sus seres queridos, pero cada vez se asemeja más a la sombra que fue All Might. Algo que oscurece la mente de Shigaraki, y que lo ha llevado a seguir intentando imponer su propio concepto de justicia. El secuestro de Bakugo solo era una pieza más en su plan, pero dentro de su ofuscación se olvidó de quien tiene enfrente. Cada vez tiene más seguidores, pero el valor de Katsuki, sumado al espíritu todavía combatiente de los héroes profesionales, le han devuelto a la más dolorosa realidad.

Tras el duro golpe a la U.A., sus responsables se ponen enfrente de la opinión pública para dar explicaciones. Aizawa junto a Vlad King, y el propio Nezu, se justifican frente a un periodista como poco obstinado. “Era todo lo que se podía hacer“, pero aún así fracasaron. A vista de todos era fácil de predecir que los villanos irían tras Bakugo; un joven sin las ideas muy claras y con un estado de ánimo cambiante. Las cualidades perfectas para que Shigaraki fuera tras él pretendiendo convencerlo. “Inició el camino del mal“, y ahora debe decidir que dirección tomar en la encrucijada. Sin embargo Eraserhead tiene claro que se está esforzando por ser uno de los héroes más poderosos.

La batalla dialéctica está siendo retransmitida por televisión, y todos los villanos junto al mismo Bakugo la están presenciando desde el bar. El plan de los héroes funciona según lo previsto, y hacen creer a la Liga que todavía están investigando para tomar una decisión. Tomura lo toma como un respiro para poder terminar de persuadir al chico, pero este se resiste. De hecho, Katsuki se siente más privilegiado que antes de ser capturado; es consciente de que será rescatado, y además conoce las verdaderas intenciones de sus enemigos. Su plan para escapar y su abierta oposición, sin embargo, terminan empujando a Shigaraki a que pida ayuda. ¿A quién? A su propio maestro, All For One.

Mientras todo esto sucede, el grupo de Deku por fin llega al bar tras un intenso rastreo por la ciudad, y ahora se detiene para pensar el siguiente plan. Midoriya entiende que deben evitar el combate directo, de hecho esa fue la premisa para que Lida les acompañara. Quiénes no parecen tener tanta calma son los héroes profesionales. La policía comienza a desplegarse por la zona al tiempo que All Might y compañía se preparan para irrumpir en el lugar. Tanto él como Gran Torino tienen en mente la aparición del verdadero enemigo, pero el resto también tienen sus propias motivaciones. Jeanist busca rescatar al que un día fue su alumno, y Tiger lucha por encontrar a Ragdoll tras su desaparición en el campamento.

El tiempo de reflexión no dura demasiado. Cuando Midoriya y el resto descubren la fabricación de Nomus en el almacén del bar, entra el equipo de héroes en la zona. All Might irrumpe con una patada que destruye la pared, y comienza el espectáculo. Kamui Wood retiene a todos los villanos con su kosei, mientras Gran Torino se mueve a toda velocidad por la sala golpeando con precisión. En pocos segundos queda claro que la diferencia de estos héroes con los alumnos no radica en la fuerza, sino en la coordinación y capacidad de trabajar en equipo. Shigaraki se siente arrinconado, y no vacila para recurrir al plan b con la ayuda de Kurogiri.

Pero ninguna de las tretas preparadas por los villanos funcionan. All Might y los demás conocían la existencia de los Nomus, y prevén su posible contraataque mandando a Mt. Lady para que con su kosei destruya las instalaciones. Sin dejar pasar ni un segundo, Jeanist no duda en dormir a Kurogiri ante posibles represalias, y Gran Torino desnuda las almas de los enemigos repasando uno por uno sus verdaderos nombres. En un instante estos villanos quedan reducidos a un grupo de psicópatas desesperados sin muchas opciones. Y es entonces, una vez controlada la situación, cuando All Might lanza la pregunta al aire: “¿Dónde está tu jefe?“. Shigaraki comienza a recordar.




La relación de Tomura y One For All es desconocida, pero el primero trata al segundo como un maestro. Cuando era joven, y había sido rechazado por la sociedad, encontró el amparo de una oscuridad que le devolvió su lugar en el mundo. Con ello forjó con sangre un contrato vitalicio de maldad difícil de corregir. De hecho, las emociones de Shigaraki rápidamente  explotan, y justo en ese momento unos extraños portales aparecen en la zona. One For All ha escuchado su llamada, mandando varios Nomus que no tardan en descontrolar la situación. Para colmo, uno de ellos atrapa a Bakugo y lo desvanece frente a los ojos de All Might. La ira se respira en el ambiente.

El líder de los villanos había llegado al lugar solo unos minutos antes, cuando Tiger y sus compañeros estaban limpiando el almacén de Nomus. Jeanist parece tener controlado el peligro, y por fin aparece Ragdoll. Pero junto a ella un invitado inesperado resurge de entre las sombras. A su comentario jocoso sobre la heroína inconsciente le sigue una gran explosión. Ha llegado el verdadero enemigo, ese que había estado moviendo los hilos hasta ahora. ¿Cómo logrará frenar All Might a su antítesis? El episodio de la semana que viene de “My Hero Academia lleva” por título “Un símbolo de paz”, ese mismo que porta el héroe.


Contenido relacionado